¿Cómo afrontar una ruptura de pareja? - La Mente es Maravillosa

¿Cómo afrontar una ruptura de pareja?

Mariana Luque Santoro 28 diciembre, 2014 en Psicología 74 compartidos
Rosa simbolizando una ruptura de pareja

¡En cualquier pareja es inevitable el conflicto! Este surge a partir de las incompatibilidades e inconsistencias entre el mundo interno de sus miembros cuando no coinciden las ideas creadas acerca del otro y de la relación. Una realidad que puede desembocar en la ruptura de pareja.

Sin embargo, no siempre el conflicto lleva a la separación. El conflicto puede darse en un nivel adaptativo y ser gestionado de forma adecuada. Pero puede producirse una crisis cuando uno o ambos miembros de la pareja dejan de estar conformes con la relación, al no cumplir sus expectativas, lo que puede conducirles a romper el vínculo.

La ruptura de pareja

Pareja con corazon partido

Cuando las parejas no comparten su proyecto de vida es probable que una vez pasado el enamoramiento inicial, tengan dificultades para continuar. Vivir una ruptura puede ser una de las experiencias más dolorosas de afrontar. Se pierde algo que se ha tenido y valorado, pero que ya nunca va a ser igual.

Una vez que se termina la relación es necesario redefinir aspectos fundamentales de la individualidad, ya que cada uno pierde al otro como apoyo y referente.

Se vive el desconcierto y la incertidumbre de cómo definirse a sí mismos, ya que la vida continúa, pero a partir de ahora sin el otro. Es angustioso perder ese proyecto de futuro como pareja, lo que puede mantener viva la esperanza de volver.

¿Y ahora qué?

Después de la ruptura de pareja, lo esperado es que ambos puedan hacer un trabajo de duelo que les permita aceptar la realidad, recuperar la esperanza y reorganizar su vida personal y/o familiar.

Mujer sola que afronta una ruptura de pareja

El duelo es ese proceso psicológico que nos permite adaptarnos a las pérdidas. En ocasiones puede iniciarse antes de la separación física, si alguno comienza a construir un espacio separado, deja de contar con el apoyo del otro y pierde su idealización.

Inicialmente ante la ruptura, hay dificultad para asumir lo que se ha perdido, es un momento lleno de incertidumbre y culpa. Posteriormente surgen fuertes sentimientos que favorecen el insomnio y hacen difícil continuar con la rutina, viendo la vida insoportable.

Cada uno en su tiempo y a su manera, logrará adaptarse a la situación, reconstruirá la experiencia y seguirá hacia adelante, consiguiendo superar la ruptura.
Compartir

Para la mayoría, el duelo es un proceso complejo, pero para algunos, resulta extremadamente difícil. Algunas personas no logran adaptarse a la nueva situación y quedan atrapados en el dolor y la rabia, con esfuerzos desesperados de eliminar al otro de su vida, impidiéndoles avanzar. Si el duelo se congela, la separación se vuelve destructiva, se estanca y se prolonga.

Algunas ideas para superar la ruptura de pareja

¿Cómo superar el final de una relación? No es sencillo, pero se puede conseguir. Estos son algunos consejos que pueden ayudar

Asumir cuanto antes la ruptura

De esta forma, antes generarán herramientas para continuar con sus vidas, distanciarse emocionalmente y crear nuevas rutinas. Es fundamental cerrar ese capítulo, reestablecer las expectativas puestas en la relación anterior, darle un sentido a lo vivido y reajustar lo que esperamos.

Nunca hay que engancharse al pasado. Buscar obsesivamente “posibles razones encubiertas” del otro para finalizar la relación, o aferrarse a lo que alguna vez fue, puede prolongar y dificultar el proceso.

Y, por supuesto, no hay que comenzar una nueva relación sin superar el duelo. Esto lo hará más complejo, al llevar a la nueva pareja todo lo no resuelto de la relación pasada.

Discusión provocada por un ruptura de pareja

Busca una separación constructiva

Cómo gestionar la ruptura determinará el impacto sobre los involucrados, especialmente si hay hijos. Es importante asumir su responsabilidad y su papel en esta nueva etapa, manifestar y expresar el dolor, establecer límites claros, e impedir que terceros se vean involucrados.

Se deja de ser pareja, pero no padres. Si hay hijos, con la ruptura se pierde la pareja, pero ambos siguen siendo padres y deben respetar estas funciones, tanto en el caso propio, como del otro. Asimismo, no hay que involucrar a los hijos en el conflicto, ya que les genera daños profundos y permanentes.

Siempre hay que evitar la separación destructiva. Es importante dejar a un lado el deseo de ganar y buscar culpables.
Compartir

Vivir cada etapa

No queramos estar bien de la noche a la mañana, es necesario experimentar el dolor para superarlo. Es importante vivir cada fase del duelo, expresar las emociones sentidas y dejar que sigan su curso, no forzar el “no pasa nada” o “no me importa” cuando aún la herida está abierta.

Aunque es importante dar cabida al dolor, no podemos quedarnos en él. Una vez llegado el momento, debemos recuperar y reinventar nuevas rutinas. Hay que intentar sacarle partido a la situación, puede ser una oportunidad para retomar o comenzar actividades gratificantes que eran difíciles de realizar con la expareja.

Es un buen momento para dedicarse a uno mismo, para cuidarse y consentirse con aquello que nos guste. Es fundamental cuidar la autoestima.
Compartir

No caer en la tentación de volver

Mujer alejándose tras la ruptura de pareja

La situación tras la ruptura de pareja es dolorosa y puede llevarnos a retomar desesperadamente la relación, aunque no sea la opción más favorable. Al ser un momento de vulnerabilidad, es mejor esperar para tomar decisiones permanentes hasta que haya mayor estabilidad.

Busca apoyo. Puede ser conveniente y necesario buscar ayuda profesional a través de la terapia o mediación familiar. Asimismo, acércate a tus seres queridos que te ayuden a sentirte mejor.

Y mientras, aprende de la soledad. Aunque el miedo a la soledad es muy frecuente y compartido, es una experiencia que trae mucho aprendizaje y crecimiento personal de la que seguramente ¡saldremos fortalecidos!

Mariana Luque Santoro

Ver perfil »
Te puede gustar