11 errores en la ruptura amorosa

Superar una ruptura amorosa suele ser un proceso arduo, especialmente si llevamos a cabo comportamientos que no hacen más que prolongar el duelo. Veamos cuáles son estos errores para evitar caer en ellos.
11 errores en la ruptura amorosa
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 20 abril, 2022

Una ruptura amorosa siempre es dolorosa. A veces afecta más, a veces menos, todo depende de varios factores. Influye, por supuesto, el tiempo que duró la relación de pareja; también la calidad del vínculo y las expectativas que nos hayamos formado en torno a él.

La edad, la historia de vida, la estabilidad emocional y el contexto son elementos adicionales que inciden de manera decisiva en la forma como asumiremos esa ruptura amorosa.

Como puedes ver, son muchas las variables que entran en juego. Por eso, el dolor de la ruptura amorosa es único para cada persona, no puede ser comparado con el de nadie más, cada uno lo vive de una manera completamente diferente.

A todo lo mencionado, podemos añadir que una separación se puede sobrellevar mejor si contamos con alguna educación sobre la mejor forma de manejarla. Por eso, es bueno que conozcas algunos de los errores más frecuentes en los que podrías caer, si no tomas conciencia al respecto.

11 errores tras una ruptura amorosa

La actitudes mostradas a continuación dificultan la superación del duelo tras la ruptura. Por lo que debes evitarlas a toda costa.

1. Pensar que no te va a doler la ruptura amorosa

Pareja rota

A veces te sientes tan fuerte que en realidad llegas a creer que estás por encima del dolor de una ruptura. Quizás tienes un gran amor propio, o quizá es un narcicismo muy desarrollado y por eso no admites la posibilidad de que una separación te afecte.

Es posible que ni siquiera derrames una lágrima y aún así, no tiene nada de raro que empieces a dormir mal, a sentirte irritable o a volverte intolerante y rígido frente a todo. Estas son expresiones del dolor que no quieres asumir, pero que están ahí, minándote mientras tú intentas ignorarlas.

“Madurar es aprender a querer lo bonito, extrañar en silencio, recordar sin rencores y olvidar despacito. “

-Frida Kahlo-

Experimentar un duelo no tiene nada de raro, ni de malo. Admitir que la pérdida te entristece no significa que por eso tienes menos valor o que estás cayendo en la cursilería. Cuanto más pospongas el duelo, más afectadas se van a ver tus emociones. Y todo ello afectará a tu presente, pero también a tu futuro.

Es más, aceptar la ruptura y el duelo es un acto de madurez que nos llevará a desarrollarnos como personas. Como afirma el equipo de Érika Meza (2008) la primera reacción en una ruptura es el rechazo. La incredulidad puede llegar incluso hasta la negación. Esto puede verse a través de un comportamiento tranquilo e, incluso, insensible. O todo lo contrario. Como afirman los autores: “la persona que ha sufrido la pérdida activa inconscientemente un bloqueo de sus facultades de información.

Por lo que si nuestro rechazo es consciente o inconsciente, es bueno saber que la primera fase del duelo en una ruptura es precisamente la incredulidad del acontecimiento. Lo mejor será interiorizarlo y aceptarlo poco a poco.

2. Idealizar el pasado

Es muy frecuente que se atribuyan cualidades extraordinarias a la pareja que se fue, especialmente si esa persona fue quien terminó la relación. Para muchos opera una especie de amnesia selectiva: olvidan los defectos y los malos ratos, al tiempo que inician un proceso de idealización sin límite.

Muchos aseguran que “no hay nadie en el mundo” como su ex. Eso es cierto, en muchos casos, afortunadamente. Por eso debes hacer un esfuerzo para visualizar la situación con objetividad.

Las rupturas no se producen mágicamente, sino que son el resultado de factores muy precisos aunque en principio no logres dilucidarlos. Y siempre son responsabilidad de los dos miembros de la pareja, así que en lugar de alimentar el romanticismo, es hora de poner la cabeza en frío y admitir que tu principal tarea es seguir adelante.

“No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas.”

-Paulo Coelho-

Piensa en todo aquello que os llevó a la ruptura y en todo aquello que ya no funcionaba. Si pensabas que todo iba bien y es tu pareja quien te ha dejado, también piensa en el grado de idealización que tenías sobre él o ella. Nos daremos cuenta que en gran medida estamos proyectando nuestras propias expectativas sobre la otra persona.

3. Confundir la nostalgia con el deseo de volver

La persona que ya no está te va a hacer falta y eso es completamente normal. Seguramente pasaban mucho tiempo juntos y tenían todo un mundo de complicidades compartido. No es fácil que de la noche a la mañana te acostumbres a esa ausencia, sin sentir frecuentes accesos de nostalgia. Cuando pasamos de estar acompañados en un sinfín de actividades a estar solo, la sensación más normal es la de soledad, la de vacío. Pero esto no debe confundirnos con querer retomar la relación.

Sentir que extrañas a esa persona no es necesariamente una señal de que quieres volver con ella. Debes darle tiempo al tiempo. No hay nada que el tiempo no cure y a veces solo se trata de dejar discurrir los días con naturalidad, tolerar la frustración del momento. Poco a poco dejarás de sentir el vacío que esa persona te dejó.

4. Culpabilizarte

Otro de los errores frecuentes tras una ruptura amorosa es creer que todo fue nuestra culpa, especialmente cuando fue el otro quien terminó la relación. En este caso, los típicos pensamientos son: ¿en qué he fallado?, ¿qué fue lo que hice mal?, ¿qué hay de mal en mí?… Y así vamos intensificando nuestro sufrimiento y socavando cada vez más nuestra autoestima.

La realidad es que una pareja es de dos y ambos comparten la responsabilidad de la ruptura. Y si la decisión la tomó el otro de forma unilateral, es porque ya dejó de sentir lo mismo y ya está. Pero eso no significa que eres una mala persona o que hay algo mal en ti.

Así que no te eches la culpa por lo que ha sucedido, ni te martirices pensando en lo que podrías haber hecho. Al respetar su decisión también te respetarás a ti mismo.

Mujer triste por una ruptura amorosa

5. Iniciar una nueva relación

Iniciar una relación justo después de terminar otra es un error bastante frecuente. Debes ser consciente que un clavo no saca otro, y que es fundamental sanar las heridas emocionales que te dejó esta ruptura para poder estar con otra persona.

Además, empezar otra relación en esta etapa, es indicio de que estamos buscando en otros un recurso para llenar nuestras carencias emocionales. Sin embargo, esto es algo que debemos trabajar de forma individual, fortaleciendo nuestra autonomía y amor propio. Después de ello, estaremos en plena disposición para entablar relaciones sanas y duraderas.

Por tanto, tómate tu tiempo para conocerte, superar el duelo, sanar heridas y, una vez que sepas qué es lo que quieres en tu vida, ya estarás listo para iniciar una nueva relación.

6. Seguir siendo amigos

No está mal, ni tampoco es imposible ser amigos de nuestra ex pareja. Sin embargo, plantearse una amistad justo después de la ruptura, no es lo más aconsejable. Pues, se trata de una etapa en donde todavía estamos trabajando el duelo y tener contacto con esa persona puede frustrar el proceso de sanación.

Por tanto, antes de plantearse una amistad, date un tiempo de cero contacto con esa persona. Y, una vez superado tu duelo, puedes hablarle de nuevo. Recuerda que debes sentirte completamente bien antes de hacerlo.

7. Vigilar todos sus actos

Tampoco te conviertas en su espía, vigilando todo lo que hace; ya que no harás más que torturarte y alargar el sufrimiento. Mientras menos sepas de tu ex tras la ruptura, más fácil será tu proceso de sanación.

Sabemos que hoy en día es más dificil no saber del otro, especialmente por el auge de las redes sociales. Sin embargo, hay maneras de marcar distancia con tu ex pareja, como bloquearla o eliminarla de tu lista de contactos.

8. Recurrir a sustancias tóxicas para aliviar el dolor

Cuando el dolor emocional nos supera y no sabemos cómo manejarlo, algunas personas recurren al alcohol o a las drogas para poder lidiar con el sufrimiento. No obstante, esto es un grave error que empeorará la situación y representa un factor de riesgo para la adicción.

Por tanto, evita recurrir a este comportamiento e identifica estrategias más sanas para superar el duelo. Como por ejemplo, realizar actividades de disfrute, hablar de cómo te sientes con personas de confianza, compartir con amigos, meditar, etc. Y, si sientes que no puedes manejar la situación por tu cuenta, lo ideal será acudir con un psicoterapeuta.

9. Creer que volverá

El mismo rechazo a la ruptura y su consecuente negación, pueden hacernos creer que nuestra pareja eventualmente volverá a nosotros. Esto es un gran error, pues nos mantiene estancados en un proceso que se debe superar y, además, nos impide atender a nuestras verdaderas necesidades del momento.

En este sentido, lo más sano es dejar de tener esperanzas y aceptar la realidad. Sabemos que puede ser un paso bastante dificil, pero es necesario para poder seguir adelante.

10. Recurrir a la manipulación

Recurrir al chantaje y la manipulación para hacer que tu pareja vuelva tampoco es la solución a tu dolor. Así que evita decirle cosas como “me mato si me dejas” o utilizar enfermedades para que salga a tu socorro. Este comportamiento no sirve para nada, ya que sólo estará ahí por miedo y no por amor.

Por tanto, es fundamental comprender que el amor no se condiciona y que no puedes retener a alguien que ya no siente lo mismo por ti. La manipulación los hará infeliz a ambos, así que debes enfrentar la realidad, por más dificil que ésta sea.

11. Hablar constantemente de tu ex

Hasta cierto punto, es sano hablar de nuestra ex pareja, ya que permite desahogarnos y soltar todo lo que llevamos dentro. Sin embargo, también es vital que dejemos espacio para otros temas, así despejamos nuestra mente y evitamos estancarnos en la situación.

Por tanto, aprovecha las conversaciones con tus seres queridos para hablar de cosas que disfrutes y que te permitan conectar más con ellos.

Para concluir, sabemos que superar una ruptura amorosa no es tarea fácil. No obstante, si evitamos caer en estos errores podremos hacer que este proceso sea más sencillo de superar. Ten por seguro que todo pasará.

Te podría interesar...
Síndrome de abstinencia emocional: el dolor tras una ruptura afectiva
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Síndrome de abstinencia emocional: el dolor tras una ruptura afectiva

El síndrome de abstinencia emocional surge tras una ruptura afectiva. Desprenderse de ese vínculo y saber dejar ir, no es tarea fácil.



  • García F, Ilabaca D.
  • Ruptura de pareja, afrontamiento y bienestar psicológico en adultos jóvenes.
  • Ajayu
  • [Internet]. 2013 [consultado 20 abr 2022]; 11(2): 42-60. Disponible en:
  • http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext
  • &pid=S2077-21612013000200003 García D. Narración del duelo en la ruptura amorosa. Ajayu. Órgano de Difusión Científica del Departamento de Psicología de la Universidad Católica Boliviana "San Pablo" [Internet]. 2014 [consultado 20 abr 2022]; 12(2):288-307. Disponible en:
  • https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=461545458003