Cómo ayudar a una persona para que cambie sus hábitos

Cómo ayudar a una persona para que cambie sus hábitos

José Maria Tabares 22 julio, 2013 en Desarrollo personal 295 compartidos
Mujer pensando en su hábitos

Todo ser humano tiene en su vida una persona que le importa y le desea siempre lo mejor. Quiere que siempre se sienta bien y que no le pase nada malo. De ahí que de vez en cuando queramos ayudar a ese ser tan querido cuando la ocasión lo requiera, apoyándole incluso para cambiar de hábitos.

Sin embargo, cuando queremos cambiar por ejemplo el hábito que consideramos malo por el propio bien de esa persona (por ejemplo cuando nuestro hijo come con la boca abierta o no estudia lo suficiente) a veces, esta reaccionan con un enfado que lo único que hará es empeorar la situación. Ayudar a cambiar hábitos no siempre es tan fácil como decirlo.

¿Quieres ayudar a esa persona tan querida sin que suponga una situación conflictiva entre ambos que pueda deteriorar vuestra relación? Pues a continuación os daremos unos consejos para conseguir ayudar en ese cambio de una manera natural e inteligente.

¿Está esa persona abierta al cambio?

Hombre de espaldas reacio a cambiar de hábitos

Esto puede sonar obvio, pero la mayoría de las personas son muy cerradas sobre sus hábitos y por nada del mundo quieren cambiarlos. Por esta razón, muchos de ellos son completamente reacios al cambio, y más si una persona les dice de hacerlo.

Por otro lado, también existen las personas que son muy reservadas y no les gusta que nadie les diga lo que tienen que hacer, ya que su intimidad se siente invadida. De una forma u otra, ten por seguro que al principio será bastante difícil conseguir una reacción de cambio en esa persona.

En definitiva, si quieres que alguien cambie, tienes primero que intentar ser un poco asertivo y comprensivo y quizás con el tiempo puedas conseguir un pequeño cambio por su parte. Así que échale paciencia por tu parte.

No podemos prejuzgar

La mayoría de personas se sienten bien al ir al psicólogo, ya que este nunca les juzga por sus acciones. ¡Pues haz tú lo mismo! Por ello, al principio se antoja importante que escuches a esa persona que tanto quieres y entiendas su problema. Así que primero háblale de buenas maneras, con un tono sosegado y haciendo énfasis en sus cosas buenas.

Si haces justamente lo contrario, la situación puede ir a peor. Esta persona se sentirá como tu “perrito faldero” al que tiene que obedecer, y eso es algo que mucha gente no está dispuesta a soportar.

Manos juntas como apoyo para cambiar hábitos

Trabajar juntos para cambiar hábitos

¿Qué mejor manera de conseguir un cambio en la persona que dándole apoyo propio? Y es que ya lo os estamos diciendo durante todo este artículo. Si consigues que esa persona se sienta a gusto con lo que propones, seguro que todo es mucho más fácil.

Para conseguir ese cambio de hábitos, sería buena idea que propusieseis un plan de cambio juntos (por ejemplo, si quieres que tus hijos estudien, hazlo tú con ellos, ya verás) o prémiales con un plan que ambos podáis hacer.

Seguro que gracias a esto, la tarea de hacer cambiar a alguien resulta mucho más sencilla, ya que esta persona se sentirá apoyada en todo momento y sentirá que no está haciendo algo porque la otra persona se lo está mandando, sino porque es lo mejor para ella.

José Maria Tabares

Ver perfil »
Te puede gustar