La técnica del sándwich

26 junio, 2013
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
Una negativa o una crítica siempre serán mejor recibidas si no se perciben como un agravio. De esto trata la técnica del sándwich.

La comunicación es un asunto tan crucial como delicado en toda interacción humana. No todos poseemos de forma innata la capacidad de transmitir lo que deseamos con efectividad. Para muchos de nosotros es común caer en malos entendidos y conflictos, por ello la técnica del sándwich puede resultar una herramienta de utilidad.

Todos conocemos a alguien que expresa sus ideas y desacuerdos de una manera natural, fluida y elegante. Sus opiniones siempre son bien recibidas a pesar de contradecir a su interlocutor. Pues bien, a pesar de que no todos tenemos naturalmente las mismas dotes comunicativas, estas se pueden trabajar

La importancia de la asertividad

Para ello el primer paso consiste en ser conscientes de que es nuestro derecho compartir nuestras opiniones y posturas personales. Y que es posible hacerlo sin dañar ni herir al otro. Tan inadecuada resulta una comunicación hostil y agresiva como una incapacidad de negarnos a nada de lo que nos piden.

Muchas personas encuentran verdaderamente complicado decir «no», poner límites o defender sus propias necesidades. Temen generar un conflicto y por ello prefieren actuar en incoherencia con lo que sienten, generándose un malestar emocional.

No obstante, tampoco es recomendable colocarnos en el polo opuesto. Defender nuestro punto de vista nunca significará herir o faltar al respeto al otro. Ignorar los deseos y sentimientos de nuestro interlocutor no es buen camino. Es decir, la amenaza y la manipulación no son estrategias válidas a la hora de relacionarnos.

La clave, por tanto, radica en tener en cuenta tanto nuestro punto de vista como el de la otra persona. Expresarnos de un modo firme pero respetuoso, de forma que la comunicación resulte satisfactoria para ambas partes. Es en esta tarea donde la técnica del sándwich puede ayudarnos.

La técnica del sándwich

Esta es una técnica que nos ayuda a expresar una crítica o una negativa sin que sea mal recibida por la otra persona. Todos solemos ponernos a la defensiva cuando escuchamos algo que no nos agrada, por ello esta técnica prepara el terreno para que la persona adopte una predisposición positiva. Para lograrlo utiliza una secuencia precisa:

  1. Formular un elogio sincero sobre la otra persona. Este debe expresarse de forma clara y concisa y ha de ser un halago verdadero.
  2. Comunicar la crítica o la negativa. En este caso debemos desarrollar y explicar la información negativa que deseamos transmitir.
  3. Terminar con un mensaje o una propuesta positiva

Como podemos comprobar, la información sensible que puede resultar desagradable para el otro queda encapsulada entre dos mensajes positivos. De esta forma se suaviza el tono negativo y se facilita la predisposición de la persona a escuchar y aceptar nuestra información. Veamos algunos ejemplos.

La técnica del sándwich para expresar una negativa

Imaginemos que un amigo nos pide que lo acompañemos a un concierto. Por un lado a nosotros no nos gusta en absoluto el grupo musical ni el ambiente de los conciertos y no deseamos ir. Por otro lado nos da reparo negarnos por miedo a que nuestro amigo lo tome mal. Podemos emplear la técnica del sándwich para facilitar la comunicación:

  1. Gracias por comentarme lo del concierto, siempre que salimos juntos me divierto mucho
  2. Sin embargo no me gusta ese grupo y ya sabes que el ambiente de los conciertos me agobia bastante, así que no me apetece ir
  3. Pero seguro que encuentras a alguien que te acompañe, ¿le has preguntado a…?

La técnica del sándwich para pedir un cambio de conducta

Pongamos que deseamos comunicarle a nuestra pareja que no nos gusta el tono que utiliza cuando discutimos sobre algo. Esta técnica puede ayudarnos a no generar un nuevo conflicto.

  1. Sabes lo mucho que te quiero y lo importante que eres para mi
  2. Sin embargo, cuando discutimos me alzas la voz y eso no me gusta nada, así que te pido por favor que hablemos las cosas en un tono más respetuoso
  3. Aunque te agradezco que tengas la confianza para decirme lo que no te agrada, creo que eso es bueno en una pareja

Como vemos la técnica del sándwich es una herramienta muy sencilla de poner en práctica pero que puede resultar muy efectiva. En toda comunicación con los otros hemos de recordar que tan importantes son sus derechos como los nuestros. Que podemos expresarnos de forma libre pero sin herir ni dañar a nadie.

  • Roca, E. (2014). Cómo mejorar tus habilidades sociales. ACDE.
  • Caballo, V. E. (1983). Asertividad: definiciones y dimensiones. Estudios de psicología4(13), 51-62.