¿Cómo brillar sin tapar tu luz?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 6 agosto, 2018
María Alejandra Castro · 6 agosto, 2018

La vida es un viaje de posibilidades casi infinitas para brillar. En ella se alternan rutas fáciles en las que reina la tranquilidad y trayectos llenos de obstáculos y sobresaltos que nos ponen a prueba.

La mayoría de nuestras metas, especialmente cuando son ambiciosas, están rodeadas de obstáculos (pequeños o grandes, amenazan nuestro transitar). Por otro lado, en muchas ocasiones sortear uno multiplicar los que restan, de ahí que no se trate solo de superar, sino de hacerlo con inteligencia.

Ahora bien, a veces nosotros somos quienes ponemos piedras en el camino. Lo hacemos cuando atentamos directamente contra nuestra autoestima o cuando ponemos por delante de manera sistemática las necesidades de los demás. Es entonces cuando nuestra luz chisporrotea y dejamos de brillar.

“Por muy larga que sea la tormenta el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”.

-Khalil Gibran-

La clave para brillar está en tu interior

Para dar y darnos lo mejor de nosotros, es importante que nos tengamos en cuenta. Se trata de ir como un buzo que explora el fondo del mar mientras ve todas las maravillas y adversidades que lo rodean. Así, llegar a mayores niveles de profundidad te dará más información sobre ti.

Entonces, una de las claves para brillar es el autoconocimiento. Se trata de conocerte, para ello te puedes centrar en lo que piensas, lo que sientes y cómo actúas, reflexionando acerca de ello. Así podrás darte cuenta de cuáles son tus fortalezas y debilidades. Y, usar esa información para tu beneficio a la hora de afrontar los problemas.

Mujer paseando por un lugar natural con luces

Cómo brillar dándote la importancia que mereces

A veces tenemos la mirada tan fija en los demás que nos olvidamos de nosotros. Nos convencemos de que el otro es quién debe estar bien y para eso entregamos más de lo que nos podemos permitir. Esto sucede cuando nos damos menos valor del que merecemos. Así, dejamos que tapen nuestra luz.

Si bien, muchas veces son los demás los que nos hacen sentir mal, también es tarea nuestra responsabilidad poner límites, advertencias, para que esto no suceda. Una consecuencia indirecta de poner estos límites, es que nuestro valor, ante nosotros y ante los demás, suele subir.

Para saber cómo brillar di no al autosabotaje

A veces somos nosotros quienes nos saboteamos. Se trata del autosabotaje, es decir, cuando nosotros arruinamos nuestros propios planes. Te mostramos algunas formas de combatir el autosabotaje para que puedas evitar que te impida brillar:

  • Caer y levantarse. Después de la mayoría de los intentos fallidos, seguimos contando con recursos para seguir intentándolo.
  • Confiar en nosotros. Significa darnos una oportunidad de lograrlo apostando fuerte.
  • Establecer prioridades. Escalar objetivos en función de su importancia, del momento en el que queremos alcanzarlos y de la cantidad de pasos que tenemos que avanzar para llegar hasta ellos.

Mujer abrazándose a sí misma pensando cómo brillar

No autosabotearnos es todo un arte, pero una vez aprendemos a dejar de hacerlo es más fácil brillar. Así tendremos una oportunidad, la mejor, de desarrollar nuestras capacidades.

Cuando aprendemos cómo brillar, podemos sacar provecho de lo mejor para nosotros. Te mostramos algunos beneficios de conseguirlo:

  • Aumenta nuestra autoestima.
  • Mayor seguridad en nosotros.
  • Mayor facilidad para cumplir lo que nos proponemos.
  • Resolver conflictos de manera asertiva.
  • Potenciar nuestras habilidades.
  • Mayor autocontrol.
  • Facilidad para poner límites.
  • Aprender de los errores.
  • Mayor autoconocimiento.
  • Aumenta la motivación.
  • Aumenta la confianza en nosotros.
  • Mayor calidad de vida.
  • Mejores relaciones.

Brillar en cualquier caso es un propósito personal, una forma que puede apagar o encender nuestros logros. Conseguirlo depende de nuestra voluntad, pero también de cómo sepamos gestionar los errores y posicionarnos frente a las dificultades.

“Nunca temas a las sombras. Sólo significan que hay una luz brillando cerca”.

-Ruth E. Renkel-