Cómo dejar de reaccionar e iniciar una vida creativa

22 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
La persona creativa es audaz y desafiante. Cuando la vida le golpea, no reacciona dejándose caer, sino que actúa de manera innovadora sacando partido a las dificultad, intuyendo oportunidades, escuchando a su intuición y dando respuestas originales.

Iniciar una vida creativa requiere asumir un desafío. Supone por encima de todo, atrevernos a romper viejos patrones y costumbres que nos hacen avanzar en círculos. Creatividad es sinónimo de autoinvención y atrevimiento, dos palabras que bien conjugadas nos ayudan a tener una realidad más libre, acorde a nuestro potencial.

A menudo, cuando abordamos el tema de la innovación y la importancia de hacer uso de una mente creativa, damos por sentado que esta competencia requiere solo de ser capaces de producir ideas nuevas y diferentes. Ahora bien, asumir esto último es quedarnos cortos. La creatividad va más allá del universo cognitivo, porque lo que requiere de nosotros es acción.

Esta fue la conclusión a la que se llegó en la última conferencia mundial sobre el tema celebrada en el Marconi Institute for Creativity en Bologna, Italia. Una idea no sirve de nada si no se plasma. Un proyecto no se lleva a cabo si no aunamos compromiso, responsabilidad y atrevimiento.

Un ejemplo, Sherlock Holmes nunca habría existido si Conan Doyle no hubiera trabajado minuciosamente en su escritura, relegando incluso su consulta como médico. Beethoven, por su parte, compuso la Novena Sinfonía cuando apenas oía. Podríamos dar mil nombres más para terminar entendiendo que ser creativo es algo más que ser imaginativo. Requiere tenacidad, osadía e incluso sacrificio.

«Si escuchas una voz dentro de ti que dice ‘no puedes pintar’, entonces pinta caiga quien caiga, y la voz será silenciada».

-Vincent Van Gogh-

Hombre con globo terraqueo pensando en iniciar una vida creativa

Dejar de reaccionar, actúa y atrévete a iniciar una vida creativa

No pienses, decía Ray Bradbury, pensar es enemigo de la creatividad, simplemente, atrévete a hacer. Esta frase encierra valiosos trazos de sabiduría que bien merecen tenerse en cuenta. Muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a reaccionar ante la vida; pasan determinados eventos y nos limitamos a actuar ante ellos como hojas de viento que son llevadas aquí y allá.

Se nos olvida que entre el estímulo y la respuesta hay un espacio de tiempo altamente importante donde se encuentra nuestra capacidad para ser libres. Nuestra oportunidad para actuar de manera diferente, libre e innovadora.

Así, estudios como los llevados a cabo por la propia Asociación Estadounidense de Psicología (APA) en colaboración con las Universidades de Amsterdam aportaron evidencia de que el hecho de iniciar una vida creativa mejora de manera notable los índices de bienestar.

La creatividad que se traduce en acción nos ayuda a dejar atrás patrones de comportamiento negativos. Gracias a ella, nos relacionamos mejor con nosotros mismos, porque deseo y comportamiento van de la mano. También, porque obtenemos más opciones cuando surge un problema y porque la persona creativa es esa que, al fin y al cabo, hace avanzar el mundo. Ahora bien, ¿cómo lograrlo? ¿cómo iniciar una vida creativa cuando nuestra realidad es tan rutinaria, inflexible y estructurada? Estas serían algunas claves.

Pensamiento lateral

El pensamiento lateral fue un concepto introducido por Edward de Bono en 1967 en su libro El uso del pensamiento lateral. En este trabajo establecía un avance excepcional en las bases de la creatividad. Pero, ¿en qué consiste esta propuesta?

  • El pensamiento lateral nos ayuda a ver los problemas desde nuevas perspectivas.
  • Es ir más allá del sentido lógico, es jugar con la realidad, hacer combinaciones, buscar relaciones, desafiar, romper viejos esquemas…
  • Asimismo, esta técnica nos anima a provocar al pensamiento para elegir caminos nuevos e inexplorados.
  • Es ir más allá del simple confort de la lógica.
Mujer con una luz en la mente simbolizando como iniciar una vida creativa

Libérate del ‘tengo que’. Puedes cambiar más cosas de las que crees

En nuestra mente abunda el peso de los debería y el tengo que. Son dos enemigos voraces que nos someten a una vida pautada por las obligaciones, el estrés y la ansiedad por no cumplir nunca esos mandatos internos.

Hay que desactivar todos esos pensamientos y reformularlos. Habrá cosas que obviamente debemos cumplir. Sin embargo, si analizamos cada rama de esos bosques mentales, nos daremos cuenta de muchas no sirven de nada. Nos impiden crecer, florecer… Por tanto, no dudemos en ‘podar’ todo aquello que alimenta el sufrimiento inútil.

Experimenta cosas nuevas, déjate llevar para iniciar una vida creativa

Para iniciar una vida más creativa, tal y como señala el doctor Scott Barry Kaufman, director Científico del Instituto de Imaginación en el Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pensilvania; hay que atrevernos a hacer cosas diferentes. La creatividad no surge en medio de los escenarios de presión. La rutina oxida motivaciones, sueños, ideas innovadoras e intuiciones.

A veces, no queda más opción que alejarnos para tomar perspectiva. Ser capaces de salir de nuestra burbuja cotidiana ofrece a nuestra mirada nuevos brillos, además de incentivos a nuestra mente e ilusión a corazón. Sumergirnos en experiencias nuevas significa, por ejemplo, ser capaces de abrir la mente, aprender, leer todo lo que caiga en nuestras manos, conocer gente, conectar con nuestra realidad a otro nivel, etc.

Iniciar una vida creativa nos ayudará a dejar de reaccionar ante cada cosa que nos sucede. Si algo nos golpea, no reaccionaremos por inercia, lo haremos de manera innovadora para adaptarnos mejor, para ganar en audacia y resiliencia. Solo así daremos forma a la realidad que más nos gusta, la que está acorde con nuestros valores y deseos.

  • Ivcevic, Z., & Hoffmann, J. D. (2019). Emotions and creativity: From process to person and product. In J. C. Kaufman & R. S. Sternberg (Eds.). Cambridge Handbook of Creativity (pp. 273-295). New York: Cambridge University Press.
  • Baas, M., De Dreu, C. K. W., & Nijstad, B. A. (2008). A meta-analysis of 25 years of mood-creativity research: Hedonic tone, activation, or regulatory focus? Psychological Bulletin, 134(6), 779–806. DOI:10.1037/a0012815
  • Ivcevic, Z., & Brackett, M. (2015). Predicting creativity: Interactive effects of Openness to Experience and Emotion Regulation Ability. Psychology of Aesthetics, Creativity and the Arts, 9, 480-487. http://dx.doi.org/10.1037/a0039826