Cómo descifrar a tu futuro empleador

Edith Sánchez·
01 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
01 Junio, 2020
Entrevistar imaginariamente a tu futuro empleador puede ser una técnica eficaz para forjarte un panorama más claro de lo que te espera y lo que debes tener en cuenta para tu entrevista de trabajo. Hablamos sobre ello.

Resulta frustrante tener una oportunidad de trabajo y no lograr el desempeño adecuado durante la entrevista o el encuentro inicial. A veces, se cumple con el perfil, pero no se logra sacar suficiente partido en ese momento decisivo. Entrevistar a tu futuro empleador es una herramienta que puede ayudarte a minimizar el riesgo de que eso ocurra.

¿Qué significa entrevistar a tu futuro empleador? Tiene que ver con formarte una idea de lo que esa persona busca y espera encontrar en el candidato ideal. Es una manera de anticiparte a las expectativas de quien decidirá si eres o no la persona indicada para un determinado trabajo.

De momento, muchas de las entrevistas se hacen vía online o simplemente se solicitan cartas de presentación o respuestas a algunas preguntas escritas para seleccionar nuevo personal. En esos casos, también aplica la técnica de entrevistar a tu futuro empleador para descifrarlo. Veamos cómo utilizar esta herramienta.

El trabajo hecho con gusto y con amor, siempre es una creación original y única”.

-Roberto Sapriza-

Entrevista de trabajo

La preparación previa

Una buena entrevista a tu futuro empleador, así como cualquier entrevista, es mucho más fructífera si primero te informas a fondo de los datos de base. Estos incluyen suficientes datos sobre la empresa, el cargo, el empleador y las condiciones en las que se desarrolla la actividad de esa organización en particular.

Actualmente, gran parte de esa información es accesible por Internet. En principio, debes conocer la visión y la misión de la empresa para hacerte una idea de su sistema de valores, la imagen que quiere proyectar y los derroteros que se ha forjado.

También es muy importante consultar las redes sociales de la organización para observar y analizar el tono en el que se comunica y los aspectos a los que se les da relevancia. Así mismo, de ser posible, las redes sociales de quien te hará la entrevista o del propietario de la empresa. Todo ello puede darte una visión de la personalidad global de la entidad.

Entrevistar a tu futuro empleador

Al entrevistar a tu futuro empleador, las respuestas no las aportará él, sino tú mismo, con base en la información que hayas acopiado y de tu intuición. La pregunta central en esa entrevista es la siguiente: ¿qué tipo de persona es la ideal para ocupar el cargo que está disponible? Sin embargo, formularla de esta manera puede dar lugar a imprecisiones.

Por lo tanto, lo mejor es descomponer ese interrogante global en unas preguntas más específicas. Lo aconsejable, entonces, es descifrar a tu futuro empleador a través de preguntas como estas:

  • ¿Cuál es la cualidad, habilidad y actitud que más valorará en los candidatos?
  • Otras dos cualidades, habilidades y actitudes relevantes en los candidatos serían las siguientes.
  • ¿Qué le llama la atención de este candidato en particular? (Se refiere a ti mismo)
  • ¿Qué debilidad percibe en este candidato en particular?
  • ¿Qué ventaja y qué desventaja tiene este candidato frente a los demás?
  • ¿Coinciden los valores de este candidato con los de la organización? ¿En qué aspectos y por qué?
  • ¿Qué espera del candidato ideal durante la entrevista?
  • ¿Qué factor lo haría desistir totalmente de contratar a un candidato?
  • De acuerdo con su personalidad, ¿qué tipo de candidato le resulta más convincente?
Hombre entrevistando a su empleador

Responder y analizar

La entrevista a tu futuro empleador puede ser tan amplia como quieras, pero debe contener al menos las preguntas señaladas. Ahora bien, no basta solamente con responderlas. También es importante analizar las posibles respuestas, evaluar si hay una contradicción entre ellas y corregirla.

También es conveniente asignarle una puntuación de expectativa de acierto a cada una, tomando como base una escala de 1 a 10. El criterio para decidir cómo de acertada es una respuesta depende directamente de la información que hayas logrado reunir en el primer paso. Cuanta más información tengas, más probable es que aciertes en la respuesta.

Todas estas respuestas no solo van a darte una idea más concreta del tipo de situación a la que vas a enfrentarte, sino que también te permiten precisar mejor tus fortalezas y debilidades, de modo que puedas manejarlas mejor. Todo en conjunto te ayudará a incrementar la seguridad y la confianza en ti mismo.

No olvides que tú también puedes y debes preguntar acerca de los aspectos fundamentales del posible nuevo trabajo. Es importante que al terminar tengas claro cuáles son las condiciones laborales y qué posibilidades tienes de crecer y mejorar en el trabajo que solicitas.

Puchol Moreno, L. (2017). El libro de la entrevista de trabajo: Como superar las entrevistas y conseguir el trabajo que deseas. Ediciones Díaz de Santos.