Cómo desmentir noticias falsas

Si bien muchas veces son inocuas y no causan más daño que la pérdida de tiempo y la ignorancia, en otras ocasiones las noticias falsas sí pueden tener graves consecuencias. Por eso es tan importante saber desmentirlas.
Cómo desmentir noticias falsas
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 06 abril, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 06 abril, 2021

Última actualización: 06 abril, 2021

Las noticias falsas han existido desde siempre, pero con el arribo de las nuevas tecnologías se convirtieron en un problema generalizado. Quienes las emiten se valen de la capacidad de reproducción masiva e inmediata en las redes sociales, de modo que en poco tiempo alcanzan una amplia difusión.

Muchas de las noticias falsas circulan sin problema porque puede ser muy difícil rastrear su origen. Una vez se lanzan a la red, son reproducidas por miles y miles de usuarios, de tal modo que se diluye la fuente inicial. Así mismo, en redes como WhatsApp es básicamente imposible seguir la pista de esos mensajes.

Las noticias falsas pueden llegar a causarle graves daños a la sociedad. A veces sirven a intereses poderosos, con objetivos oscuros. Quienes creen en esas informaciones son manipulados de forma deliberada, casi siempre. ¿Cómo desmentir esas noticias? Las siguientes medidas pueden ayudar.

Lo propio de la verdad es que se basta a sí misma. Aquel que la posee no intenta convencer a nadie. El que está en el error intenta imponerlo a los demás. El que posee la verdad se esfuerza en aplicarla a sí mismo. Es la señal que no engaña. Aquello que parece locura, lo que parece un sueño, lo que parece increíble: he aquí lo que el sabio estudia con amor”.

-Louis Cattiaux-

Mujer leyendo noticia falsa en el móvil

Silencio, una forma de desmentir noticias falsas

Esta es una estrategia que solo funciona cuando las noticias falsas circulan en un entorno limitado y no han tenido una gran difusión. El objetivo es frenar la amplificación de la información mentirosa y, de este modo, impedir que logre su cometido de confundir o manipular conciencias.

Lo recomendable en estos casos es el silencio porque desmentir de forma directa muchas veces solo consigue el efecto opuesto. Es decir, que al generar un debate sobre la veracidad o falsedad de esa información, se alienta a otros usuarios a participar en él.

Al final, la fuerza de atracción hace que concurran muchas personas en torno a esa información y es ahí cuando lo que era una nota marginal y sin mucho futuro se convierte en un mensaje con amplísima difusión. Si la noticia falsa aparece en un entorno bien delimitado, borrar el mensaje y no referirse a él es lo recomendable.

Afirmación de lo verdadero

La estrategia más clásica para desmentir noticias falsas es controvertirlas con datos verdaderos. Sin embargo, esto no es tan sencillo en muchas ocasiones. A veces la propia información engañosa lleva implícita una suerte de “garantía” frente a sus contradictores: asocian la información mentirosa con un supuesto complot.

De este modo, se induce la idea de que quien contradiga la noticia lo hace porque forma parte de una conspiración para que el gran público no conozca determinada verdad. Así pues, si la noticia falsa dice que “X” candidato presidencial hace ceremonias satánicas en su residencia, quien contradiga esto será tomado por alguien que participa en esos rituales o los apoya.

Por lo tanto, para afirmar lo verdadero conviene seguir algunas pautas como las siguientes:

  • Lo mejor es mostrar o evidenciar la otra cara de la moneda. Por ejemplo, si la información dice que un medicamento es muy peligroso, sin pruebas, lo ideal es mostrar la evidencia científica de lo contrario.
  • Hay que afirmar y no negar. Se expresa el desmentido afirmando los argumentos propios y no negando los de la fuente de las noticias falsas.
  • No repetir la falsedad. En el marco de la red, solo al repetir la falsedad, incluso para desmentirla, le da fuerza. Lo mejor es no repetir la información mentirosa, sino exponer la real.
Persona mirando el móvil cómo desmentir las noticias falsas

El sándwich de la verdad

El sándwich de la verdad es un concepto propuesto por el lingüista George Lakoff para combatir las noticias falsas, y que puede extenderse a todo tipo de mentiras en general. Se emplea cuando no hay más remedio que referirse directamente a la información falsa para poderla desmentir.

La propuesta de Lakoff es realizar tres acciones, las cuales equivalen a las tres capas del sándwich. Las tres acciones que se deben realizar son las siguientes:

  • Comenzar siempre por la afirmación verdadera sobre el hecho del que se trate. Este punto de partida da una ventaja desde el punto de vista lingüístico y mental.
  • Incluir la falsedad solo después de haber afirmado la información verdadera.
  • Reiterar la información verdadera y explicar las consecuencias que tiene la falsedad y luego la verdad.

Así pues, si las noticias falsas dicen que una “x” enfermedad no existe, lo correcto sería desmentirlo así: “x” enfermedad sí existe, como lo evidencia el estudio “y”. Mienten quienes han dicho que no existe y han afirmado “z” argumento. En definitiva, “x” enfermedad sí existe y no admitirlo puede traer estas consecuencias.

En la actualidad, es complicado diferenciar las noticias falsas de las que no lo son; la realidad va muy rápido e incluso a las fuentes de autoridad más rigurosas les cuesta mucho comprobar todos los detalles de un hecho antes de que este deje de ser actualidad. Así, en el ideario colectivo termina muchas veces información que nada tuvo que ver con lo que sucedió. De esta manera, es más importante que nunca mostrarnos críticos respecto a la información que nos llega.

Te podría interesar...
¿Por qué nos creemos las noticias falsas?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Por qué nos creemos las noticias falsas?

Las noticias falsas están al orden del día, al igual que las personas que confían en esa información. Descubre porqué estamos motivados a aceptarla...



  • Pérez, C. R. (2019). No diga fake news, di desinformación: una revisión sobre el fenómeno de las noticias falsas y sus implicaciones. Comunicación, (40), 65-74.