Cómo identificar las relaciones que nos harán daño

01 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera
A menudo nos encontramos estancados y atrapados en una relación que nos trae más disgustos que alegría y que amenaza con teñir de negro nuestra vida. ¿Qué hacer en estos casos?

En ocasiones hay señales que nos indican que nos hemos embarcado en una relación tóxica, pero nos negamos a ver la realidad. Lo cierto es que cuesta mucho, bien identificar, bien dejar este tipo de relaciones. No obstante, para los que observan la situación desde fuera, todo es sencillo, y no entienden por qué no tomamos una decisión firme al respecto.

Nos negamos a ver las señales porque rechazamos la idea de habernos equivocado o porque tenemos la esperanza de que todo cambiará con el tiempo. Sin embargo, por dentro sabemos que no somos felices, y esperamos más de la vida.

Es normal pasar por diversos problemas de pareja puesto que en la vida no todo es siempre bueno, pero tenemos que saber identificar cuando las discusiones o los problemas están dentro de los parámetros de lo normal y cuando estamos por cruzar la línea de las parejas toxicas.

¿Cómo saber realmente cuando algo no está bien?

Generalmente, en un primer momento no somos del todo conscientes ni de los problemas ni de nuestras posibilidades. Sin embargo, cuando nos ponemos a analizarnos y tomamos distancia de los mismos, estos se revelan ante nuestros ojos.

No obstante, en la mayoría de las ocasiones, aún siendo conscientes de que la situación no es buena, no nos molestamos analizar el por qué, y qué podemos hacer al respecto. Simplemente nos dejamos llevar por la inercia y por la falsa esperanza de que todo cambiará.

Por ejemplo, cuando piensas en tu futuro, en tus proyectos, en tus ilusiones, y esa persona no está presente o es un impedimento para llevarlas a cabo, ya es una señal inequívoca de que algo no marcha bien. En ese punto, deberías sentarte a analizar el porqué y si todo esto merece la pena. Por otra parte, si nada es como esperabas y sientes el deseo de estar con otras personas, con más razón debes analizar las causas.

Si tu pareja saca constantemente todo lo negativo de ti, como haciéndote saber que quiere que cambies todo de ti, quiere decir que no te acepta como eres y probablemente quisiera que fueras otra. Hay un sinfín de formas de saber cuándo algo no va bien en la relación.

¿Se debe trabajar en las relaciones para mejorarlas?

Si bien es cierto que no todo es 100% bueno en cualquier relación, hay que saber cuándo se está en una relación toxica para tomar medidas cuanto antes mejor. Todas las relaciones tienen sus altibajos, sus cosas buenas y malas… No obstante, cuando estás segura de tu relación es más fácil luchar por la persona que quieres, si sabes que quieres estar toda tu vida junto a ella.

Si estás en una relación toxica lo mejor que puedes hacer es terminarla, sin darle más vueltas. La alternativa a posponer esta decisión es perder tiempo, empeorar tu estado emocional y, tal vez, distanciarte de tus amigos, familia, entorno, proyectos, ilusiones…

Una mala relación no solo te hace daño a ti, también a las personas que te rodean y te quieren, pues te ven sufriendo y compartirán tu sufrimiento. Ellos tampoco se sentirán cómodos contigo si sigues manteniendo esa relación.

Saber dar el paso

Debes pensar en cuáles son las ventajas y cuáles los inconvenientes de seguir en la relación. Tienes que pensarlo, sopesarlo muy bien. No debes tener miedo a la soledad. Y, si tu pensamiento es que “no volverás a encontrar a nadie como él”, pues esa es la idea, ¿no?

Generalmente, nuestras propias limitaciones como persona nos impiden dar este paso tan importante; el miedo a la soledad, creencias irracionales como “voy a terminar sola”, “nadie más me va a querer”, impiden tomar la decisión.

Por otra parte, decirte que no estás sola/o. Contarás con tu familia, con los amigos, tienes profesionales de la salud que pueden ayudarte. En este mundo tan interconectado, quedarse solo es casi un imposible, por lo que tarde o temprano llegará a tu vida otra persona, si es que es lo que quieres.