Cómo pasar de la tristeza a la creatividad - La Mente es Maravillosa

Cómo pasar de la tristeza a la creatividad

María Alejandra Castro 6 junio, 2018 en Arte y psicología 0 compartidos
Mujer mirando hacia abajo con cara de tristeza por un recuerdo traumático

La tristeza es una emoción que podemos sentir en cualquier instante. Se trata de una sensación intensa que puede llevarnos a sentirnos agobiados y con un gran malestar. Sin embargo, también podemos utilizarla como una herramienta para sacar lo mejor de nosotros.

Nos han enseñado que la felicidad es un estado permanente que podemos alcanzar. Esto nos hace creer que sentirse triste es malo, pero no siempre es así. Hay momentos para cada emoción, por lo que es importante permitirnos sentirlas y expresarlas. De este modo, la tristeza es una emoción necesaria y de la cual también podemos sacar provecho.

Debido a que esta emoción también forma parte de nuestra vida, al permitirnos estar tristes podemos aprender mucho. Todo depende de la perspectiva que tengamos y de la actitud que adoptemos. Existen diversas formas de sacar jugo a la tristeza, pero una de ellas es hacerlo a través del arte. Por eso, en este artículo te enseñamos cuatro claves para pasar de la tristeza a la creatividad.

1. Conecta contigo

Ve a lo más profundo de ti. Muchas veces nos cuesta aceptar la tristeza porque pensamos que tenemos que estar siempre bien. Creemos que sentirla es algo malo, lo que puede generarnos un sentimiento de culpa por ello. Sin embargo, si nos permitimos sentir esta emoción, podremos conectar con nuestra esencia y crear cosas únicas.

Mujer con los ojos cerrados pensando

Pasar de la tristeza a la creatividad consiste en aprovechar ese sentimiento de dolor para remodelar nuestro mundo interno creando. A través del arte, podemos transformar esta emoción expresando lo que nos agobia, plasmando en nuestra obra lo que sentimos y pensamos o poniendo nuestra mirada en lo que queremos reparar.

La creatividad viene de lo más profundo de nuestro ser. Por ello, al lograr vincularnos con nosotros, tendremos más facilidad para evocarla. Debido a que la tristeza muchas veces es una emoción intensa que se enlaza con nuestros aspectos más íntimos, podríamos sacar de ella nuestro lado más creativo, si nos conectamos con nuestro interior. Se trata de ir a lo más profundo y expresarlo mediante el arte.

Una vez enlazados con nuestros sentimientos, si tratamos de expresarlos, la creatividad saldrá a flor de piel. Conéctate con la emoción y deja que fluya. En ti está el poder de crear, y de sanar esa herida emocional. Este proceso no tiene por qué ser rápido, puedes ir conociéndote paso a paso. De esta manera, cada vez será más sencillo que brote tu lado creativo.

2. Elige un lugar donde te sientas cómodo

Es más fácil sentir la inspiración si estamos en un lugar donde nos sintamos cómodos. Cada persona tiene su propio rinconcito para encontrar tranquilidad y armonía. Como todos somos diferentes, la elección va a depender de cada uno. No hay uno solo establecido.

Piensa, de todos los lugares que conoces, cuál es en el que estas más a gusto. Incluso puedes elegir uno al que no hayas ido nunca, explorarlo y decidir si es un espacio agradable para ti. Lo importante es que sea un espacio en el que te sientas cómodo y donde puedas expresar tu creatividad al máximo.

Elegir el lugar adecuado es tan fácil como pensar en un lugar que sea acogedor. ¿Dónde sientes magia y puedes ser libre para expresar todo lo que llevas dentro?

3. Selecciona el material que más te guste

Una vez hayas encontrado el lugar, comienza a pensar con qué tipo de arte te sientes más cómodo. Por ejemplo, el teatro, la danza, la escritura, la pintura, la música… Hay muchas opciones: ¿qué es lo que más te gusta? ¿Con qué te sientes a gusto?

Ten en cuenta que puedes usar lo que tú quieras, hay posibilidades infinitas a la hora de seleccionar el material. Una vez hayas elegido que tipo de arte quieres explorar, elige qué elementos necesitas. Aquí te proporcionamos algunas ideas para que logres pasar de la tristeza la creatividad, pero recuerda: ¡tú más que nadie sabrás lo que más te apetece hacer!

  • Un material en el que puedas pintar. Acompañado de lápices de colores, pinturas, rotuladores, carboncillos, acuarelas…
  • Ropa cómoda para bailar o actuar conectando con lo más profundo de ti, acompañado de la música que más te guste. Incluso, para artes que no requieran tanto movimiento, sentirte cómodo es igualmente importante.
  • Folios en blanco para componer una canción, un poema, una historia o un cuento. Crea el mejor texto, solo necesitas lápiz y papel. Incluso, si lo prefieres, puedes utilizar tu ordenador.
  • Usa tu propio cuerpo para hacer una obra de teatro o alguna escena, busca los elementos que mejor se adapten a ti.
  • Un instrumento. Compón tu propia canción o interpreta alguna creada por otra persona. Si no sabes tocar, cantar está siempre al alcance de todos.
  • Crea arte en tu ordenador. Editar un vídeo es un ejemplo muy divertido.
  • ¿Y si realizas una escultura? Encuentra el material que más se adapte a tus gustos y habilidades y a por ello.

Mujer bailando al anochecer

Las ideas son infinitas, basta con dejar volar tu imaginación y poner manos a la obra. Recuerda que una vez elijas el tipo de arte que quieres hacer, debes buscar los elementos necesarios para realizar tu obra, y luego comenzar a plasmar tus ideas en ella.

4. Comienza a plasmar lo que sientes para pasar de la tristeza a la creatividad

Para transformar el dolor en arte deja fluir todo lo que llevas dentro, y comienza a explorar con los materiales de tu obra. Puedes probar con lo primero que se te venga a la mente, ya que una vez hayas iniciado el proceso será más fácil continuar. Se trata de ir probando hasta que tu creatividad surja por completo y puedas expresar todo lo que quieras y necesites.

Permítete pensar en qué es lo que te atormenta, atrévete a ser tú, y comunica todo lo que vayas sintiendo. Remodelar eso que tanto daño te hace es posible. Una de las mejores formas de hacerlo es pensar en lo que te agobia y darle un nuevo sentido para aprender de esa experiencia o para soltar eso que tanto daño te hace.

Y si no te sientes seguro para comenzar tú solo, no te preocupes: puedes pasar de la tristeza a la creatividad mediante arteterapia, una forma de ayuda psicológica que busca el bienestar personal a través del arte. Se trata de una aventura fantástica hacia el autoconocimiento a través de la creación. Consiste en buscar la solución a tus problemas a través de la representación artística.

Pasar de la tristeza a la creatividad es un método maravilloso para sacar lo mejor de aquello que nos agobia. Además, nos permite conectar con nosotros, explorar nuestra creatividad mediante distintos materiales y tipos de arte, y plasmar nuestros sentimientos más íntimos.

Siente la tristeza, déjate llevar por la creatividad, construye, remodela, deja que fluya lo más profundo que hay en ti. Pasar de la tristeza a la creatividad, puede ser tan fácil como que abras tu mente y aceptes que el dolor es una emoción de la que puedes sacar algo positivo

 

María Alejandra Castro

Psicóloga y psicoterapeuta enamorada de la neurociencia, el arte y la escritura.

Ver perfil »
Te puede gustar