Cómo resolver conflictos relacionados con el dinero - La Mente es Maravillosa

Cómo resolver conflictos relacionados con el dinero

Yamila Papa 2, Julio 2014 en Psicología 2 compartidos

“En esta casa no se habla de dinero”, “No podemos entablar una conversación sobre los negocios sin discutir”, “El almuerzo de los domingos se convierte en un campo de batalla cuando alguien recuerda la herencia de la abuela”, “Por culpa de los gastos, nos hemos separado”. ¿Cuántas veces hemos oído decir frases semejantes? Muchas más de las que suponemos.

Las diferencias económicas están presentes en un gran porcentaje de familias en todo el mundo. Todo lo contrario de lo que se supone debería ocurrir, cuando “la sangre” está primero. Los vínculos se ven notablemente afectados en miles de casos y por ello es que los especialistas aconsejan evitar cualquier tipo de transacción entre integrantes de una misma familia, como ser una compra-venta, un préstamo, un negocio en común, etc.

Es preciso entonces, dejar de lado todo aquello que los una más allá de los lazos, para una mejor convivencia y prosperidad. Sin embargo, muchos consideran que esto es negativo y que prefieren comenzar un emprendimiento con un familiar que con un desconocido. Pero, ¿hasta qué punto esto es beneficioso?

Se pueden identificar tres grandes fuentes de conflicto familiar donde el dinero es el culpable o responsable:

1-Peleas matrimoniales: los litigios en las familias, sobre todo los de larga duración, tienen que ver con las parejas, ya que uno gana más que el otro, se gasta en cosas sin importancia, no se ahorra lo esperado, hay compras excesivas con la tarjeta de crédito, no se ponen de acuerdo en qué invertir, etc. Miles de matrimonios terminan en divorcio por causa del dinero, ya que la situación es insostenible.
2-Sociedades fallidas: luego de haber intentado montar un negocio con un pariente y éste ha sido un fracaso, pueden comenzar los problemas (o bien durante el periodo en que el emprendimiento no avanza). Es probable que se hayan puesto muchas expectativas, optimismo y entusiasmo en relación a las características del socio. Lo malo es que después, ya no pueden “juntarse” para una cena navideña o un cumpleaños, porque salen a la luz los malos tragos de la sociedad, si es que no terminan peléandose “a muerte”.
3-Los malos negocios entre familiares: vender un coche a un primo, prestar dinero a una tía, comprar una casa a un sobrino, etc. Esto puede ser algo bueno si es que ambas partes tienen intenciones nobles, pero no siempre es así. Hay veces en los que uno de los dos busca sacar provecho sin importar que en frente tenga a un pariente, el cuál debe ver más seguido que si fuera cualquier otra persona.

¿Es posible evitar los conflictos por dinero en la familia?

Existen miles de ejemplos de empresas familiares exitosas y eso nos da la pauta de que si se puede tener una convivencia “económica” armónica entre integrantes de un mismo clan. El dinero puede ser una fortaleza, una herramienta, un modo de avanzar o mejorar, consolidar un patrimonio, cambiar de empleo, ofrecer una nueva oportunidad al que no tiene trabajo, etc. Pero nunca, bajo ningún concepto, un vehículo para lastimar, pelear, discutir, gritar, separar.

Es preciso revisar antes de cualquier tipo de operación financiera, si los lazos de la familia son tan fuertes como se piensa. La moral y los valores deben ir en concordancia. La unidad no es solamente reunirse a comer las pastas a lo italiano una vez por semana, va más allá de eso. Es aceptar a los demás, ayudar cuando lo necesitan, estar presentes en las alegrías y en las tristezas (podemos decir lo mismo que se indica en los votos matrimoniales, por ejemplo).

Interesarse por lo que le ocurre al padre, tío, primo, abuelo, madrina, hermana; respetar sus elecciones y su forma de vida; estar disponible cuando necesitan ayuda de todo tipo y participar en las celebraciones y reuniones familiares. Todo ello nos dará la pauta de que se trata de una unión verdadera e inquebrantable, aún, para el dinero.

Yamila Papa

Ver perfil »
Te puede gustar