¿Cómo responder cuando te sientes atacado?

Cuando nos sentimos ofendidos o agredidos por otra persona, en determinados momentos todos podemos tener una reacción que no nos beneficie precisamente. Te mostramos algunas opciones que pueden ayudarte.
¿Cómo responder cuando te sientes atacado?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 25 Abril, 2021.

Última actualización: 25 Abril, 2021

Las relaciones con otras personas pueden ser fuente de bienestar, diversión y conexión emocional. Sin embargo, los demás no siempre se dirigen a nosotros con todo el respeto, el tacto o la amabilidad que nos gustaría. Cuando el otro se excede en sus comentarios, puede ponernos en una situación difícil. Por ello, queremos ofrecerte algunas pautas que puedes poner en práctica para responder cuando te sientes atacado.

Al sentirnos insultados, ofendidos o agredidos, cada uno de nosotros tendemos a poner en marcha un patrón conductual característico.

Hay quienes responden a la defensiva (resguardándose en su concha y atacado ante cualquier intento de acercamiento), otros a la ofensiva (intentando devolver directamente el golpe) y otros que tratan de pasar sobre el hecho como si no hubiera sucedido nada. También están los que intentan hacer una labor pedagógica e intentan que el otro entienda por qué lo que han hecho no ha estado bien.

Generalmente estas respuestas no son premeditadas, sino más bien instintivas; aun así, ninguna de ellas es la mejor alternativa. Entonces, ¿qué hacer al respecto?

Mujer hablando con su compañero

Cómo responder cuando te sientes atacado

Es probable que te hayas visto reflejado en alguna de las reacciones más comunes mencionadas anteriormente: devolver el ataque o permanecer paralizado. Y es que la mayor parte de las personas no respondemos adecuadamente ante los comentarios hirientes de los otros.

Sin embargo, a continuación encontrarás algunos consejos que te ayudarán a responder de forma diferente en la próxima ocasión.

Analiza la situación

Hay una importante diferencia entre sentirse atacado y haber sido atacado realmente. Por ello, el paso inicial siempre ha de ser analizar si verdaderamente el comentario ha sido hiriente y despectivo o si esa ha sido nuestra percepción. Todos contamos con ciertos puntos en los que somos especialmente sensibles, en los que un roce o un golpe muy pequeño puede dolernos mucho.

Normalmente resulta complicado detenerse a reflexionar en el momento en que nos sentimos agredidos, pese a que respirar y contar hasta 10 podría permitirnos decidir con mayor conciencia y mesura. No obstante, puedes realizar este ejercicio de reflexión una vez pasada la situación, a fin de tener las ideas más claras en las próximas ocasiones.

Actúa

Al determinar que realmente la otra persona se ha excedido con sus comentarios o nos ha faltado al respeto, es importante actuar. Quizás sea el momento de recordarle al otro que existen límites que no está habilitado para traspasar. Ya sea por el propio hecho, por quien es o por la relación que mantenéis.

No obstante, es bueno escoger las batallas con inteligencia. Si alguna persona de tu entorno es especialmente ofensiva y no parece modificar su actitud aunque hayas expresado tu malestar, quizá lo más conveniente sea alejarse o terminar la relación.

Comunicación asertiva

Si bien es necesario hacernos oír cuando otras personas nos agreden, ponernos al mismo nivel no es lo más conveniente.

Gritar o atacar de vuelta solo incrementará el conflicto, por lo que la comunicación asertiva es la clave en estas circunstancias. Esto implica expresar nuestras opiniones y necesidades, pero hacerlo sin faltar al respeto al otro. Para ello es positivo seguir los siguientes pasos:

  • Hablar desde nuestra propia perspectiva. Es decir, expresar cómo nos sentimos nosotros en lugar de centrarnos en recriminar la conducta del otro. “Me siento dolido cuando me haces este tipo de comentarios" es preferible que “siempre me haces daño".
  • Exponer hechos concretos y hacerlo de forma objetiva. Hablar acerca de los comentarios o conductas específicos que nos incomodan es mejor que generalizar.
  • Hacer peticiones claras. Tras expresar cómo nos sentimos ante esos hechos concretos, es importante remarcar qué esperamos o deseamos del otro. Por ejemplo: “me gustaría que no volvieses a hablarme de este asunto".
Amigos enfadados hablando

Responder cuando te sientes atacado conlleva un aprendizaje

Las anteriores pautas no son sencillas de implementar de un día para otro. Requieren de un alto grado de autocontrol, de introspección y de voluntad; pues, cuando nos enfrentamos a la situación solemos reaccionar sin poder pensarlo demasiado.

No obstante, podemos trabajar paso a paso para modificar nuestra tendencia (tanto si tenemos inclinación a responder con ira como a paralizarnos).

Observa cómo te sientes y cómo te comportas ante una ofensa. Determina qué actitudes quieres erradicar y cuáles te gustaría implementar y ve practicándolas en cada ocasión. Con el tiempo te resultará mucho más sencillo y natural ponerlas en práctica.

Te podría interesar...
Cómo responder a las críticas y sacar provecho de ellas
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Cómo responder a las críticas y sacar provecho de ellas

Responder a las críticas de una manera asertiva es una habilidad que se puede aprender. De hecho, podemos sacar provecho de ellas. Podemos aprender a que no nos hieran tanto y, por lo tanto, dejar de sufrir por ello.



  • Webster, V., Brough, P., & Daly, K. (2016). Fight, flight or freeze: Common responses for follower coping with toxic leadership. Stress and Health32(4), 346-354.
  • Castanyer, O. (2004). La asertividad: Expresión de una sana autoestima. Desclée de Brouwer. Bilbao.

Graduada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid en el año 2015, con itinerario en psicología clínica. Máster en Psicología Clínica y de la Saludy Máster en Psicoterapia Cognitivo-Conductual por el Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP). Ha realizado formación complementaria en Terapia Familiar y en Abordaje de las Adicciones en la mujer (Fundación Instituto Spiral – Madrid). Con gran vocación y pasión por su profesión, trabaja como psicóloga autónoma desde el año 2018 en Valladolid y continúa formándose para poder acercar a las personas los conocimientos y recursos que la psicología proporciona para lograr una mayor calidad de vida. Número de colegiada: P-02328.