¿Cómo saber cuando ir al psicólogo?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 27 septiembre, 2018
Yamila Papa · 2 agosto, 2014

En ciertas etapas de la vida, nos encontramos en la situación de que no sabemos resolver ciertos problemas y las emociones están más allá de lo que podamos soportar. Nuestros seres queridos nos aconsejan ir al psicólogo, pero muchos lo desestiman. Esto se debe a que hay personas que consideran que ir al psicólogo o hacer terapia es “sólo para los locos”.

Dar el primer paso para ir a la consulta es el más complicado, no sólo por ese pensamiento sino también por la vergüenza o el temor a que lo consideren “fuera de sus cabales”

A pesar de que se ha avanzado bastante en el mito del papel de los psicólogos, todavía la sociedad sigue relacionando esta profesión con la locura. Según los profesionales, es el miedo a “sacarnos la coraza” lo que nos aleja de la terapia.

Ir al psicólogo para mejorar

No existen normas en relación a cuándo acudir al psicólogo, todo depende de cada uno. Tampoco que sea “obligatorio” hacerlo. La razón principal por la que una persona va a terapia básicamente es porque no se encuentra a gusto consigo misma, ya sea en lo emocional o en lo físico.

Mujer con bajo estado de ánimo

La autoestima alta es fundamental para disfrutar de una vida plena, ya que el amor por uno mismo permite aceptarnos tal cual somos, dejar de lado los pensamientos negativos y amar a los demás, así como también saber diferenciar entre los errores y las equivocaciones y nos permite cuidarnos y respetarnos como seres humanos.

Cuando el malestar nos invade día tras día

Es verdad que tenemos días en los que no queremos hacer nada, nos sentimos deprimidos, cansados o estresados. Eso no es para ir al psicólogo. Los días malos donde estamos cansados de la vida y del ajetreo es preciso hacer una pausa, respirar profundo y seguir adelante.

¡Atención! En el momento en el que los días malos sean algo recurrente, la regla y no la excepción, es cuando debemos preguntarnos si no es bueno buscar algún tipo de ayuda externa

Los psicólogos son realmente muy útiles cuando nos cuesta salir a la calle, nos sentimos tristes sin saber realmente por qué, la apatía nos gobierna, no entendemos la vida y por qué estamos en un lugar determinado, no tenemos ganas de salir de la cama o de cumplir con las obligaciones, no deseamos comer ni bañarnos, etc.

Cuando los miedos y la depresión son los que gobiernan nuestra vida, no podemos disfrutar de lo más básico como una charla entre amigos o una salida al parque, nos cuesta mucho hablar en público, tenemos miedo irracional a la muerte o a que pase algo malo, no podemos estar en un sitio cerrado o ver un animal, también es bueno pedir ayuda a un profesional.

Aquellos que desean tener todo siempre controlado, sus obsesiones son muy grandes y limitan las actividades diarias, si no puedes ver que las cosas no salgan como quieres, o te pasas horas limpiando el mismo sitio (como las manos, la ropa, etc), si tienes miedo a contagiarte todas las enfermedades que existen y somatizas cuando lees o escuchas sobre una dolencia en particular, si no puedes dejar de visitar al médico…

De hecho, según la Sociedad Española para el avance de la Psicología Clínica y de la Salud, la manera de decidir cuándo acudir a la consulta de un psicólogo está íntimamente reacionada con el grado de afectación de ese problema a la vida diaria de la persona. Es decir, cuando tiene un problema que le desborda e imposibilita su vida diaria de la forma deseada; y le causa un malestar y un deterioro en sus distintas áreas de funcionamiento de manera habitual. Así, en el momento en que esas dificultades tengan una duración, una intensidad y una frecuencia anormal, hemos de visitar al especialista.

No obstante, en muchas ocasiones el afectado no se da cuenta de que su calidad de vida está minando debido a esa dificultad. Y, en esos casos, son los familiares o los más allegados los que alzan la voz de alarma y recomiendan a esa persona acudir al psicólogo. Es fundamental dejarse ayudar, dado que a veces necesitamos que alguien nos dé ese empujoncito para tomar la decisión de erradicar el problema que nos atormenta.

Si tienes conductas repetitivas y poco comunes (comprobar una y otra vez si cerraste la puerta, por ejemplo) tal vez sea un buen momento para asistir a una consulta profesional

Otras razones recomendables por las que ir al psicólogo

Y las razones para ir al psicólogo todavía son más: estar demasiado irascible o no poder parar de llorar ante cualquier comentario, problemas serios para conciliar el sueño o concentrarse, ver la vida en negativo, dificultad para comunicar los sentimientos, no saber decir que “NO”, falta de deseo sexual, culpa irracional por ciertas actitudes o pensamientos, nervios, ansiedad, etc.

Psicólogo y su paciente

Si ha fallecido un familiar, te has divorciado de tu pareja o piensas que es la mejor alternativa, si hubo casos de infidelidad, malos tratos, problemas con amistades, es buena idea charlar del tema con un psicólogo, quién tendrá una mirada objetiva de los hechos.

Y por último, si has sufrido algún trauma en tu niñez como maltrato, abuso, violencia también es recomendable hacer terapia psicológica, ya que estas vivencias dejan secuelas en el comportamiento al ser adultos, por eso vale la pena hablar de ellas, aunque causen mucho dolor.

Las relaciones personales están íntimamente relacionadas a estos problemas de la infancia, así como también la manera en que nos desenvolvemos en el futuro