¿Cómo saber si mi salud mental ha empeorado?

16 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
A veces, ponemos el piloto automático y nos decimos que vamos a "poder con todo". Y sin embargo, no es así. Porque la salud mental puede estar debilitándose, porque las emociones, el estrés o la ansiedad pueden haber hecho mella en nosotros.

¿Cómo saber si mi salud mental ha empeorado? Más allá de lo que podamos pensar, no es fácil detectar que hay algo que no va bien en nosotros. Somos, a fin de cuentas, esa sociedad que normaliza la ansiedad, que opina que estar estresado es lo común y que la depresión es de de quien no sabe muy bien cómo manejar su vida.

Seguimos concibiendo la salud mental de manera distorsionada. Muchos entienden el bienestar mental en términos de locura o cordura, de debilidad o fortaleza. Asumir esta serie de ideas es un gran error, porque todos, absolutamente todos, podemos sufrir en algún momento un problema psicológico y esto no nos convierte en alguien menos apto, nos hace humanos.

Asimismo, es importante recordar la definición que hace la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la salud mental: ‘es un estado de bienestar emocional, social y personal en el que el individuo es consciente de sus aptitudes para afrontar los problemas comunes de la vida. Asimismo, esto le permite trabajar y disfrutar de sus relaciones sociales para desarrollarse con satisfacción’.

Así que admitámoslo, no siempre logramos asumir estas metas. No siempre sentimos ese equilibrio emocional con el que poder manejar los desafíos cotidianos. El bienestar psicológico no es algo que nos venga de fábrica. A veces se debilita y hay épocas en las que, por diversas razones, nos falta y nos duele.

Hombre preguntándose cómo saber si mi salud mental ha empeorado

Claves para saber si mi salud mental ha empeorado

A veces se nos olvida. Uno de los pilares que hace progresar un país social, humana y económicamente es la salud mental. Sin ella, todo cae, todo se derrumba y carece de sentido. A su vez, ese bienestar psicológico depende de múltiples factores: soporte emocional, oportunidades laborales, atención sanitaria, un contexto social libre de conflictos, discriminaciones, de violencia…

Podríamos decir que hay una retroalimentación continua en todas esas esferas que rodean al individuo. Lo que nos envuelve nos afecta y, a su vez, dependiendo de nuestro estado psicológico filtraremos cada cosa que nos rodea. Entendiendo esto es necesario normalizar de una vez por todas esta área.

Si no no nos cuesta decir que padecemos diabetes o un problema cardíaco, debería suceder lo mismo con la depresión postparto, el trastorno bipolar o la ansiedad generalizada.

Normalizar las enfermedades y trastornos mentales es aceptarlos, integrarlos y ante todo respetar a quien los padece. Saber detectarlos de manera temprana y dar el paso para solicitar ayuda experta es prioritario. Conozcamos por tanto cómo saber si la salud mental ha empeorado en las últimas semanas o meses.

Me siento nervioso, ansioso e irritable

Los cambios en el estado anímico suelen ser el primer indicador de algún problema. El sentirnos más irritables, enfadados, percibir que nos falta la paciencia y que todo nos molesta son aspectos reveladores. No obstante, eso sí, dichas realidades deben ser una constante, algo que duren más allá de tres semanas.

Olvidos, problemas para concentrarnos

Hay épocas en la que cuesta mantener la atención, pensar, tomar decisiones e incluso seguir el hilo de una conversación, etc. Son esos días en los que es frecuente también olvidarnos de las cosas, no recordar que habíamos quedado con alguien, que teníamos que hacer esto, entregar lo otro…

A menudo, tras estas realidades suele estar algún trastorno de ansiedad.

Cambios en los hábitos de descanso y alimentación

Uno de los aspectos para saber si mi salud mental ha empeorado, pasa también por atender cómo dormimos y cómo nos alimentamos. Hay quien se ve afectado por un insomnio severo de pronto. En cambio, otros duermen en exceso, siempre se sienten agotados y solo piensan en cerrar los ojos y descansar.

Asimismo, es importante atender los hábitos alimenticios de la persona. Comportamientos como comer en forma de atracones o perder el apetito son dos indicadores importantes.

Dejar de disfrutar de aquello que nos gustaba para empezar a aislarnos

La desconexión paulatina del entorno, así como la apatía y el dejar a un lado nuestras aficiones son aspectos importantes que considerar. El bienestar psicológico viene determinado también por nuestra capacidad para disfrutar del ocio y deleitarnos con nuestras amistades, familia…

Percibir que muchas de esas cosas pierden interés y significado para nosotros debería convencernos para considerar la necesidad de pedir ayuda.

Las obsesiones que enturbian nuestra vida

A veces, una persona puede empezar a obsesionarse por una dimensión, ideas o situaciones hasta el punto de no poder hacer nada más. No hablamos solo de pensamientos irracionales o negativos, como creer que todo va a salir mal o que yo no valgo para nada.

En ocasiones, podemos vernos en situaciones en las que resulta muy complicado, por ejemplo, dejar de ver ciertos contenidos en internet o pensar que nos están observando.

Ganas de llorar casi a cada instante

No importa que nos haya sucedido algo concreto o que el mundo esté cayéndose en pedazos… Hay tristezas que se adhieren a uno sin explicación y días en los que solo sentimos ganas de llorar. Ahora bien, es cierto que esto lo podemos experimentar durante un breve periodo de tiempo para después volver a la normalidad sin mayor trascendencia.

Para saber si mi salud mental ha empeorado es importante sondear el estado anímico. Si en nuestro interior siempre hay brumas y ganas constantes de llorar, es momento de hablar con alguien que pueda ayudarnos.

Mujer llorando para representar ¿cómo saber si mi salud mental ha empeorado?

¿Cómo saber si mi salud mental ha empeorado? El indicador más importante es pensar en el suicidio

No hay factor más preocupante que quien piensa en cómo sería el mundo sin él. La persona que solo ansía dejar de sufrir, se plantea en más de una ocasión “dejar de existir” como forma de solución. La ideación suicida es un factor que no debemos pasar por alto en ningún momento. Si se hemos tenido esa idea en los últimos días, no lo dudemos, hay que solicitar ayuda especializada.

Para concluir, para saber si la salud mental ha empeorado también puede servirnos de ayuda consultar con las personas que nos quieren. A veces, quien está cerca de nosotros ve mucho más que uno mismo. Atendamos esta dimensión del mismo modo que atendemos la salud física, porque ambas dimensiones determinan nuestra calidad de vida.

  • H. Herman, Saxena. S, Moodlie M.  (2018) Determinantes de la salud mental actual. Organización Mundial de la Salud.
  • O’Reilly, M., Svirydzenka, N., Adams, S., & Dogra, N. (2018, July 1). Review of mental health promotion interventions in schools. Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology. Dr. Dietrich Steinkopff Verlag GmbH and Co. KG. https://doi.org/10.1007/s00127-018-1530-1
  • Parker, L., Bero, L., Gillies, D., Raven, M., Mintzes, B., Jureidini, J., & Grundy, Q. (2018). Mental health messages in prominent mental health apps. Annals of Family Medicine16(4), 338–342. https://doi.org/10.1370/afm.2260