Cómo superar el síndrome post-vacacional

Cómo superar el síndrome post-vacacional

José Maria Tabares 25 julio, 2013 en Psicología 46 compartidos

Estamos en periodo de vacaciones, y eso significa que mucha gente aprovecha estos días de relax para ir a la playa, escaparse a la montaña alejado del mundanal ruido, o hacer el viaje de sus sueños a la otra punta de la Tierra. Sin embargo, cuando volvemos de nuevo a la rutina, seguro que muchos de vosotros sufriréis lo que se denomina como síndrome post-vacacional, una afección que sufren más del 60% de los españoles que vuelven a casa tras el verano.

¿Formas tú parte de este tanto por ciento y por tanto quieres que la vuelta al trabajo sea lo menos traumática posible? Pues entonces presta mucha atención a los siguientes consejos que te mostramos a continuación. Seguro que así vuelves con energía mucho más positiva.

Vete acostumbrado a los horarios. En verano, siempre tendemos a levantarnos cuando nos place, y cuando volvemos tan repentinamente al trabajo, nos cuesta un mundo madrugar. Por ello, se antoja importante que una semana antes de volver a la rutina, acostumbres a tu cuerpo a levantarte un poco antes de lo normal. Un día sal de la cama 1 hora antes de lo habitual, al día siguiente 2 horas… y así sucesivamente. Seguro que de esta forma te será mucho más fácil levantarte cuando sea necesario.

Huye de la rutina diaria. Cuando retomamos nuestros respectivos quehaceres profesionales, se tiende siempre a caer a la rutina. Se coge siempre la misma ruta, se habla con la misma gente, se come en los mismos sitios… Esto provoca cierto sentimiento de tristeza que hace que echemos de menos nuestras vacaciones. Para evitar esto, no estaría de más que hicieses cosas fuera de lo normal como deportes exóticos, descubrir nuevos hobbies, o darte una pequeña escapada durante el fin de semana.

Pensamiento en positivo. Como es normal, justo antes de volver al trabajo, no paramos de pensar en “todo lo que se nos viene encima”. Reuniones, discusiones con el jefe, horarios estrictos… Todo esto hace que surja un estrés añadido. Ante esto, lo primero que tienes que hacer es tranquilizarte y sosegarte. Es también importante que te organices con todo lo que tengas que hacer antes de volver al trabajo. Así evitarás agobios que lo único que harán es desconcentrarte.

No dejes de hacer las cosas que hacías en las vacaciones. Hay cosas que solo solemos hacer cuando estamos de vacaciones, como por ejemplo ir a la piscina, pasear por la playa, o ir de compras para después tomarnos un helado con un amigo. ¿Por qué no haces también esto cuando vuelvas a la rutina? De esta forma la vuelta a tus obligaciones no será tan traumática y estresante. Y es que gracias a estos pequeños placeres, conseguirás una pizca de felicidad. Además, así también conseguirás relajarte y desconectar un poco de todo lo que te rodea.

Como habréis comprobado, es importante acostumbrarse a ciertos hábitos unos días antes de volver al trabajo. Seguro que si los ponéis en práctica, volveréis a la rutina diaria con las pilas bien cargadas y con ganas de comeros el mundo.

Imagen por cortesía de trinitronco

José Maria Tabares

Ver perfil »
Te puede gustar