Cómo superar la baja autoestima

11 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
Todos tenemos momentos en los que nuestra autoestima se viene abajo. Por ello, es muy útil tener a mano un par de estrategias que nos ayuden a superarlo. ¡Sigue leyendo para saber más!

En muchas ocasiones de nuestras vidas hemos padecido problemas. Con suerte se consiguen superar sin más. Pero a veces los problemas nos afectan psicológicamente, provocan baja autoestima y nos dejan secuelas muy importantes.

Algunas de esas consecuencias acaban afectado a nuestra forma de pensar, vivir y también de vernos a nosotros mismos. Es entonces cuando la baja autoestima se apodera de nosotros y acabamos sintiéndonos inferiores, incapaces de superar los obstáculos que la vida nos pone por delante.

La autoestima, que varía a lo largo de la vida, puede ser definida como la valoración que hacemos de nosotros mismos. Por tanto, puede ser alta o baja, positiva o negativa. Así, tener una muy baja o alta autoestima puede ser considerado una distorsión del pensamiento. Es decir, probablemente no estemos valorando y poniendo en balance nuestras capacidades o atributos, haciendo un juicio “incorrecto” sobre nuestra persona.

“El hombre que no se valora a sí mismo, no puede valorar cualquier cosa o cualquier persona.”

-Ayn Rand-

En el caso de la baja autoestima, hay pensamientos que pueden llegar a ser muy dañinos, como la autoacusación. También es habitual el pensamiento polarizado, la lectura de pensamiento o razonamiento emocional, entre otros.

Cómo salir de la baja autoestima

Hombre con baja autoestima que se siente pequeño

Superar un problema de baja autoestima es muy difícil, pues se ha convertido en un sentimiento hacia nosotros mismos que hemos formado a lo largo de muchos años. Sin embargo, existen técnicas, metodologías y estrategias para cambiar nuestra manera de pensar que nos pueden ayudar a mejorar nuestra autoestima.

La baja autoestima afecta no solo nuestras emociones, también nuestra salud y nuestra vida. Es un enorme obstáculo para poder triunfar y lograr el éxito tan ansiado en nuestra profesión. Así como en los estudios y nuestra vida personal. De hecho, la baja autoestima puede generar tristeza, melancolía, depresión, timidez, y otros sentimientos negativos.

“La autoestima es tan importante para nuestro bienestar como las piernas para una mesa. Es esencial para la salud física y mental, y para la felicidad.”

-Louise Hart-

Cómo cambiar la forma de pensar

Una de las principales técnicas para mejorar la valoración de nosotros es evitar la comparación con otras personas. Las comparaciones con quienes nos rodean pueden ser una auténtica bomba para nuestra autoestima. No solo pueden hacer que la perdamos, sino que perdamos también nuestra identidad.

Mujer triste con baja autoestima

 

Siempre hay gente más exitosa que nosotros, o que tendrá más y le irá mejor en la vida. Por esta razón es importante no vivir según la vida que otros individuos poseen o compararnos con ellos o tener sus mismos objetivos. Debemos tener nuestra propia identidad y crear proyectos personales para la vida.

Otra manera de mejorar el problema de autoestima es transformar lo negativo en positivo, cambiar nuestra forma de pensar. Siempre tendremos obstáculos en nuestra vida y problemas difíciles de resolver. Sin embargo, los mismos pueden ser tomados como una enseñanza del largo camino de vida que tenemos que recorrer.

Otra estrategia, quizá la más importante, es la aceptación. Es vital entender y aceptar lo que tenemos, nuestras capacidades, sin caer en el conformismo. Comprender lo que tenemos y nuestros puntos fuertes y débiles no solo ayudará a que aceptemos la realidad, sino que facilitará que utilicemos mejor nuestros recursos.

Una buena forma de superar los miedos internos y aumentar el amor propio es la de crear un proyecto de vida, una estrategia personal para poder superar la baja autoestima nos impide avanzar.

Se puede recuperar la autoestima perdida, es más, se necesita recuperarla para poder encarar el futuro. Y conseguirlo no de pende de las circunstancias, depende en buena medida del empeño y cariño que pongamos en ello.