Comportamiento suicida: las variables relacionadas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 5 diciembre, 2018
Sonia Budner · 5 diciembre, 2018
La tasa de mortalidad por suicidio está muy por delante de la contabilizada en accidentes de tráfico. Hay numerosos estudios y proyectos en marcha para la detección y prevención del comportamiento suicida

El suicidio es un fenómeno social y cultural cada vez más frecuente en occidente que afecta a un porcentaje muy alto de la población. De hecho, la tasa de mortalidad por suicidio está muy por delante de la contabilizada en accidentes de tráfico.

Dado que las cifras son alarmantes, proliferan los estudios y proyectos en marcha para la detección y prevención del comportamiento suicida. En los últimos años se han analizado los motivos, internos y externos, y las situaciones que puedan llevar a alguien a desarrollar ideaciones suicidas o a consumar el suicidio.

Un estudio publicado recientemente en The European Journal of Psychology Applied to Legal Context ha analizado las variables socioeconómicas relacionados con el comportamiento suicida. Sus conclusiones aportan datos muy significativos a la hora de abordar planes de prevención y ayuda.

Hay algunas voces que defienden la idea de que cuanto más se habla de suicidio en los medios más se alienta a cometerlo. Pero la solución no está en ignorarlo. Lo cierto es que detectar el posible comportamiento suicida es la vía más efectiva de evitarlo a tiempo. Por eso, todos los datos que nos ayuden a identificar los factores de riesgo del comportamiento suicida han de tenerse en cuenta.

Hombre pensando en suicidarse

El estudio sobre el suicido

El equipo que realizó este estudio analizó las variables sociodemográficas relacionadas con la ideación suicida, la tentativa de suicidio y el suicidio consumado. También incluyeron en el estudio el análisis de los métodos utilizados para llevarlo a cabo. Se realizó el estudio sobre las revisiones publicadas durante una década completa, desde el 2005 hasta el 2015 en Europa y en América del Norte y del Sur. Las fuentes de donde se nutrieron fueron las bases de datos de PsycINFO, Medline, Colección Principal de Web of Science, Scopus y SciELO.

Se recuperaron en total 5.222 registros, incluyendo 53 estudios en revisión. El objetivo principal de este estudio fue el análisis de las relaciones entre las variables sociodemográficas que parecen estar vinculadas más firmemente al comportamiento suicida y la manera elegida para cometer suicidio. Este estudio ha aportado resultados muy valiosos. Veámoslo a continuación…

Las variables sociodemográficas

Parece que en cuestión de sexo y edad, los hombres se suicidan más que las mujeres, aunque son las mujeres quienes tienen más tentativas de suicidio (no consumado). No parece cierta la teoría que relaciona la tentativa con querer llamar la atención, ya que el estudio refleja que simplemente no lo consiguieron. Ser mujer aparece más asociado a la ideación suicida, a la planificación y al intento de suicidio, con predominio del primero y tercero.

También la edad parece un factor a tener en cuenta. Se dan más suicidios en personas mayores, pero en este caso la diferencia entre sexos no es significativa. En cuanto a zona de residencia, estado civil y situación laboral, el estudio arroja resultados que no dejan lugar a muchas dudas.

Las zonas rurales parecen estar más asociadas al comportamiento suicida, así como un nivel educativo bajo, personas que no mantienen relaciones sentimentales estables y aquellas que se encuentran desempleadas.

Mujer triste pensando en suicidio

Los métodos más empleados en el comportamiento suicida

En el análisis realizado sobre esta base de datos, el método más utilizado en el comportamiento suicida lo encabeza la muerte por ahorcamiento. Le siguen en orden descendente las armas de fuego, el envenenamiento o sobredosis y la precipitación.

En cuanto a diferenciación de metodología por sexo, los hombres son quienes más utilizan el método del ahorcamiento (más del 50%) y las armas de fuego, aunque este último es el método más usado en los Estados Unidos según este estudio.

Las mujeres, estadísticamente, utilizan más la precipitación. Casi un 40% elige este método. El envenenamiento por fármacos también es mucho más usado por las mujeres que por los hombres.

Son solo algunas de las variables

Este estudio aporta información muy importante sobre algunas de las variables que se pueden tener en cuenta en materia de políticas de prevención. Esto no significa que todas las personas dentro de estas variables estén en riesgo de comportamiento suicida. En muchas ocasiones se dan, además, cuadros depresivos mayores y otros trastornos psicológicos.

No obstante, muchos intentos de suicidio y suicidios consumado, así como muchas ideaciones suicidas se dan sin que existan cuadros patológicos de por medio. Por eso es importante aceptar estas variables dentro del espectro de los factores de riesgo del comportamiento suicida. Una información muy necesaria para abordar un problema muy actual y que nos revela una realidad que no podemos ignorar.