¿Conoces al alguien con trastorno paranoide de la personalidad?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 20 julio, 2017
Francisco Pérez · 20 julio, 2017

La característica esencial del trastorno paranoide de la personalidad es un patrón de suspicacia generalizada y de desconfianza hacia los demás. Los motivos de las demás personas se interpretan como malévolos. Este patrón suele identificarse en la edad adulta, aunque puede haber indicios antes, y está presente en una variedad de contextos. Los individuos con este trastorno suponen que otras personas les explotan, dañan o engañan, aunque no existe nada que sólido que apoye estás hipótesis.

Las personas con trastorno de la personalidad paranoide sospechan, sin tener evidencias a favor de su idea, que otras personas están conspirando contra ellos. También pueden llegar a pensar que otras personas pueden atacarles repentinamente, en cualquier momento y sin razón, de ahí que siempre muestren una actitud defensiva.

El mundo es un lugar hostil y debo protegerme

A menudo sienten que han sido profunda e irreversiblemente dañados por otra u otras personas, aun cuando no existan pruebas de este daño o de que este daño haya sido intencionado. Están preocupados por dudas no justificadas acerca de la lealtad o fidelidad de sus amigos o conocidos. Para ellos el mundo es un lugar inseguro y muy amenazante.

Las personas con trastorno de la personalidad paranoide examinan minuciosamente las acciones de sus allegados para descubrir intenciones hostiles. Cualquier transgresión de la honradez o la lealtad que perciban sirve para apoyar sus presunciones ocultas. Si los demás tenemos un sesgo confirmatorio frente a la hora de resaltar algunos aspectos de la realidad frente a otros, ellos tienen este sesgo mucho más pronunciado.

Mujer gritando en la calle sintiendo rabia

Estas personas se sorprenden cuando un amigo muestra lealtad y no pueden confiar o creer que sea verdad. Si se meten en problemas, esperan que los amigos y familiares les ataquen o les ignoren. Si perciben ayuda, no van a dejar de pensar que existe un interés oculto y egoísta por parte de la persona que les presta esa ayuda.

“La característica esencial del trastorno de la personalidad paranoide es un patrón de suspicacia generalizada y de desconfianza hacia los demás”

Los individuos con trastorno de la personalidad paranoide son reacios a confiar o a mantener una relación cercana con los demás porque temen que la información que comparten vaya a ser usada en su contra. Pueden negarse a contestar preguntas personales, diciendo que la información no es asunto de nadie. Ellos ven significados ocultos que son degradantes y amenazantes en comentarios o acontecimientos sin maldad.

Por ejemplo, una persona con este trastorno puede malinterpretar un error de un empleado de una tienda como un intento deliberado de engaño. También pueden percibir un comentario gracioso informal de un compañero de trabajo como un ataque dirigido y premeditado. Además, los elogios, a menudo, son malinterpretados y pueden percibir un ofrecimientos de ayuda como una crítica a su manera de actuar o pueden sentir que el otro les presta su ayuda porque les cree incapaces.

Más te vale tratarme bien o sufrirás las consecuencias

Las personas con trastorno de la personalidad paranoide están cargadas de resentimiento y no están dispuestas a perdonar los insultos o los desprecios que creen haber recibido. Incluso los pequeños desprecios despiertan en ellos gran hostilidad. Además, los sentimientos de hostilidad les duran mucho tiempo.

Como siempre están pendientes de las malas intenciones de los demás, sienten muy a menudo que se ataca a su carácter o su reputación o que se les ha menosprecidado de alguna manera. Son rápidos para contraatacar y reaccionan con ira a los insultos que reciben. Estas personas pueden ser celosas de manera patológica y suelen sospechar que su pareja no es fiel sin ningún indicio real para esta sospecha.

Los 7 síntomas principales del trastorno paranoide de la personalidad

Como imaginarás, los individuos con trastorno de la personalidad paranoide son generalmente difíciles de llevar y con frecuencia tienen problemas en sus relaciones cercanas. Pero esto no es todo… Llegados a este punto cabe plantearse lo siguiente: ¿cuáles son los síntomas principales de este trastorno? Los síntomas principales del trastorno de la personalidad paranoide son los siguientes:

  • Sospecha, sin base suficiente, de que los demás explotan, causan daño o decepcionan al individuo.
  • Preocupación con dudas injustificadas acerca de la lealtad o confianza de los amigos o colegas.
  • Poca disposición a confiar en los demás debido al miedo injustificado a que la información se utilice maliciosamente en su contra.
  • Lectura encubierta de significados denigrantes o amenazadores en comentarios o actos sin malicia.
  • Rencor persistente (es decir, no olvida los insultos, injurias o desaires).
  • Percepción de ataque a su carácter o reputación que no es apreciable por los demás y disposición a reaccionar rápidamente con enfado o a contraatacar.
  • Sospecha recurrente, sin justificación, respecto a la fidelidad del cónyuge o la pareja.

Hombre mirando por la ventana

La suspicacia y la hostilidad por bandera

La suspicacia y hostilidad excesivas de las personas con trastorno de la personalidad paranoide se pueden expresar discutiéndolo todo abiertamente, mediante quejas recurrentes o con una actitud distante y aparentemente hostil.

Debido a que están hipervigilantes en busca de amenazas potenciales, pueden actuar de una manera cautelosa, secreta o maliciosa. Así, parece que son fríos y faltos de sentimientos de ternura. Su carácter combativo y suspicaz puede provocar una respuesta hostil en los demás, que a su vez servirá para confirmar sus expectativas originales (profecía autocumplida).

“Las personas con trastorno de la personalidad paranoide suelen tener pensamientos del tipo: “me quieren estafar”, “me van a engañar”, “quieren tomarme el pelo”…

Cuando controlar todo lo que les rodea no es suficiente

Debido a que las personas con trastorno de la personalidad paranoide carecen de confianza en los demás, tienen una necesidad excesiva de poder hacer frente a todo por ellos mismos. Esto les produce un fuerte sentido de la autonomía.

También tienen que tener un alto grado de control sobre su entorno. Suelen ser rígidos, no son capaces de colaborar y se muestran hipercríticos con los demás. Esto es paradójico, pues ellos mismos tienen grandes dificultades para aceptar las críticas.

Todos tienen la culpa, menos yo

Las personas con trastorno de la personalidad paranoide suelen culpar a los demás de sus propios defectos. Debido a su rapidez para el contraataque respondiendo a las amenazas que perciben a su alrededor, pueden involucrarse en disputas legales.

Buscan confirmar que los demás son los culpables atribuyéndoles motivaciones malévolas. Esta atribución de maldad es una proyección de sus propios miedos.

Chica con trastorno de la personalidad paranoide

Fantasías de poder

Las personas con trastorno de la personalidad paranoide suelen tener fantasías ocultas grandiosas y poco realistas. A menudo están en sintonía con aspectos del poder y del rango. Tienden a desarrollar estereotipos negativos de los demás, en particular de los grupos de población distintos del propio.

Atraídos por las formulaciones simplistas del mundo, a menudo se muestran muy cautelosos ante las situaciones ambiguas y difícilmente corren riesgos. Se les puede percibir como fanáticos y pueden adherirse firmemente a cultos o a grupos de otras personas que comparten su sistema de creencias paranoide.

En resumen, las personas con trastorno de la personalidad paranoide sienten una gran desconfianza y suspicacia intensa frente a los demás. Sus motivos se interpretan como malévolos y les culpan de todos sus males. Estas personas ejercitan mucho su atención sostenida porque sienten la necesidad de vigilar con mucha frecuencia el entorno para detectar posibles ataques o amenazas.

En este sentido, ellos también lo pasan mal y necesitan ayuda, sino piensa en cómo te sentirías tú si percibieras motivos para sospechar que las personas que te rodean te quieren hacer daño.

Bibliografía:

Grossman, Seth & Millon, Carrie & Meagher, Sarah & Ramnath, Rowena (2001). Trastornos de la personalidad en la vida moderna. Primera edición, segunda edición 2006. Barcelona: Ed. Masson & Elsevier.

American Psychiatry Association (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), 5ª Ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana.