Consejos para ahorrar cuando vives solo

10 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana
¿Cómo ahorrar cuando vives solo? Aunque pueda parecer una tarea ardua, ¡es posible! Te mostramos algunas estrategias para que sea más fácil.

La experiencia de vivir solo es muy particular, pero puede reportarnos grandes beneficios a nivel psicológico. Así que, antes de adentrarnos en los consejos para ahorrar cuando vives solo, vamos a hablar de algunos de estos beneficios.

Según un estudio llamado GOING SOLO: The Extraordinary Rise and Surprising Appeal of Living Alone, desarrollado por Eric Klinenberg, de la Universidad de Nueva York, vivir solo nos ayuda a disfrutar de relaciones de más calidad. Además, otros estudios aseguran que la soledad facilita el desarrollo de la empatía.

Por otro lado, un estudio desarrollado en 1994 por el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi mostró cómo los adolescentes que no soportan la soledad son incapaces de desarrollar el talento creativo. Está claro que vivir solo es una experiencia que puede aportar muchos aspectos positivos a nivel personal; maduración, aprendizaje, independencia.

Sin embargo, más allá de los claros beneficios de vivir solo, también es cierto que hay pequeñas parcelas de la vida que no siempre resultan fáciles; una de ellas es la económica. Ya de por sí el hecho de vivir solo conlleva hacerse cargo de gastos como el alquiler (en ciudades como Barcelona, la media del alquiler se sitúa alrededor de los 1 000€), las facturas, la alimentación…

Todo esto puede ser complicado de gestionar, sobre todo los primeros meses. Por ello, en este artículo os traemos 11 consejos para ahorrar cuando vives solo para que puedas ir un poco más desahogado.

“Hasta que no te sientas cómodo estando solo, nunca sabrás si estás eligiendo a alguien por amor o por soledad”.

-Sócrates-

Chica con el móvil en el sofá

Consejos para ahorrar cuando vives solo

Sabemos que cada situación es distinta, que no es lo mismo vivir en Barcelona que en Granada o en otras ciudades, por ejemplo, y que el precio de la vida varía mucho en una ciudad u otra de España (y en general, en cualquier parte del mundo).

Sin embargo, existen una serie de ideas generales para ahorrar cuando vives solo, que nos pueden resultar muy útiles a todos y todas los que hemos decidido (y nos podemos permitir) ir a vivir solos.

Como verás, se trata de consejos aplicados a las compras diarias de ropa, alimentación, etc., y también a las facturas, viajes, deporte… Son pequeños hábitos que puedes ir instaurando progresivamente a tu rutina. ¡No te los pierdas!

Planifica tus gastos

El hecho de anticipar tus gastos y de llevar un control de los mismos, te ayudará a hacer una gestión más inteligente de tu economía. Este control puedes hacerlo a través de una hoja de Excel, de una simple libreta…

Lo importante es que quede claro qué vas a gastar y en qué, de forma mensual (o semanal, si lo prefieres).

Compra lo imprescindible

Otro consejo para ahorrar si vives solo, aunque suene obvio, es solo comprar lo imprescindible; esto lo puedes aplicar tanto en la alimentación como en otros gastos cotidianos de ropa, libros, comida, etc. Nunca está de más darse un capricho, pero si es con control, ¡mejor!

Revisa las ofertas

Este consejo es especialmente aplicable cuando vamos al supermercado; lo ideal es tener marcadas, en el catálogo del supermercado, qué ofertas nos interesan. Esto nos ayudará a aprovechar las ofertas y los descuentos.

Aunque pueda parecer poca cosa, si aplicas este pequeño tip a todas tus compras, ¡a final de mes lo notarás! También es útil utilizar las apps de los diferentes supermercados, ya que disponen de múltiples cupones y son más cómodas de usar.

Aprende a cocinar

Para ahorrar, no solo es importante aprender a comprar, sino también aprender a cocinar. El hecho de comer continuamente platos precocinados acabará haciendo que gastes más; en cambio, cocinar con ingredientes primos, te permitirá, a la larga, ahorrar (además de cuidar tu salud, a través de platos más saludables).

Congela los productos

En línea con el tip anterior, también puede resultar buena idea congelar los productos (especialmente cuando comes o cenas y te sobra comida). En este sentido, lo ideal es que cuando cocines lo hagas en más cantidad y lo congeles.

Compra de segunda mano

Otro consejo para ahorrar cuando vives solo es aprovechar las oportunidades que te pueden proporcionar los artículos de segunda mano.

Existen cada vez más tiendas dedicadas a la reventa donde poder adquirir productos de calidad ya utilizados a un precio más económico. Sobre todo, hablamos de tiendas de ropa, electrónica, libros, etc. Seguro que en tu barrio existe alguna de estas tiendas y no lo sabías. ¡Investiga! Tu bolsillo te lo agradecerá, así como el medio ambiente.

Utiliza bolsas reutilizables

A la hora de ir a comprar, otro tip para ahorrar es el de utilizar bolsas reutilizables (lo ideal es que sean de tela o cartón, y no de plástico, para no perjudicar tanto el medio ambiente).

Si bien es cierto que las bolsas de plástico son económicas (entre 2 y 10 céntimos), el hecho de no comprarlas cada vez que vas al supermercado, te permitirá ir ahorrando poco a poco.

Lava con la cesta llena

Otro consejo doméstico para ahorrar cuando vives solo es lavar únicamente con la cesta llena. Nada de poner lavadoras a medias; las lavadoras consumen mucha energía y, por lo tanto, económicamente te saldrá más a cuenta ponerlas solo en estos casos.

Gimnasios low cost o aire libre

Si eres un aficionado del deporte y quieres ahorrar, puedes optar por apuntarte a un gimnasio low cost (cada vez existen más) o directamente salir a correr al aire libre.

Si optas por la primera opción, ten en cuenta que puedes encontrar gimnasios bastante completos por un precio asequible; lo que les diferencia del resto es que no disponen de algunos servicios como: recepción, subministro de toallas, piscina, etc.

Usa el transporte público

Utilizar el transporte público en lugar del privado (por ejemplo coche) también te ayudará a ahorrar un poco cada mes. Por otro lado, si optas por transporte privado, a nivel económico es mucho mejor una moto (que consume menos) que un coche.

Viaja fuera de temporada

Saliendo un poco del terreno doméstico, nos adentramos en el mundo del ocio. Si eres de los que les gusta viajar, una buena opción para hacerlo de forma económica es fuera de temporada, ya que los precios son mucho más asequibles. Además hay menos turistas, así que ¡estarás más tranquilo!

Mujer en una barca al atardecer

Vivir solo… ¿o no?

Vivir de manera independiente tiene un impacto sobre la economía. Muchos de los gastos que repartirías en una vida compartida los tienes que asumir tú solo. De ahí que ahorrar se convierta en estas circunstancias en un desafío, si cabe, mayor.

Valorar pros y contras, posibilidades, expectativas de futuro… resultará esencial a la hora de tomar una decisión. Recuerda que no existen decisiones correctas o incorrectas, sino que el camino se va escogiendo, y definiendo, cada día.

“A veces tomas la decisión correcta, y a veces haces que la decisión sea correcta”

-Phil McGraw-