¿Cuáles son los componentes de las funciones ejecutivas?

17 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
¿Sabías que las funciones ejecutivas son las artesanas de la toma de decisiones y la consecución de objetivos? Hablamos sobre ellas y sus componentes en este artículo.
 

¿Has pensado alguna vez cómo funciona el pensamiento o cómo podemos memorizar algo o estar atentos? ¿Tenemos algún sistema para elegir la opción más ventajosa? De ello se ocupan las funciones ejecutivas, unas maravillosas gestoras de la resolución de problemas.

A continuación, iniciaremos un recorrido por nuestro maravilloso sistema de control, el cual nos ayuda a llevar a cabo nuestras metas. Primero, abordaremos su historia y significado. Posteriormente, exploraremos los componentes de las funciones ejecutivas, tanto los primarios como los secundarios.

Cerebro humano

¿Qué son las funciones ejecutivas?

Las funciones ejecutivas son aquellas capacidades con las que contamos para llevar a cabo con éxito tareas orientadas al logro de una meta. Además, las utilizamos para resolver problemas complejos ante los que no se tiene una respuesta aprendida con anterioridad.

Cuando utilizamos nuestras funciones ejecutivas se activan diversas áreas de nuestro cerebro. La estimulación surge ante problemas novedosos o complejos, ya que nos exigen expresar una respuesta adecuada.

Entonces, las funciones ejecutivas son un sistema de control. Regula nuestra conducta eficientemente y favorece la transformación de nuestros pensamientos en decisiones, acciones y planes. En otras palabras, según Portellano Pérez y Javier García Alba, autores del libro Neuropsicología de la atención y las funciones ejecutivas, se trata de funciones mentales de alto nivel que permiten ensamblar las piezas que regulan la actividad mental.

 

Respecto a la historia de las funciones ejecutivas, podemos decir que siempre han existido, pero el conocimiento profundo del cerebro al que hemos llegado es lo que ha contribuido a la eclosión de estudios al respecto. El término lo acuñaron el neurocientífico Joaquín Fuster y la neuropsicóloga Muriel Lezak; en cambio, su conceptualización fue realizada por el neuropsicólogo Alexander Luria.

Componentes de las funciones ejecutivas

Componentes primarios

Cuando hablamos de funciones ejecutivas hacemos referencia a un sistema multimodal compuesto por una estructura que, a su vez, contiene diversos elementos. Así, estos componentes son los siguientes:

  • Actualización. Consiste en el proceso de adquirir nuevas informaciones a la hora de resolver problemas complejos y novedosos. Además, facilita realizar tareas continuas e involucra: inteligencia fluida, abstracción, memoria operativa y lenguaje expresivo.
  • Fluencia. Es la habilidad con la que contamos tanto para procesar la información como para emitir respuestas de forma eficaz en el menor tiempo posible.
  • Planificación. Se trata de nuestra habilidad para seleccionar, determinar y organizar las secuencias para llevar a cabo un objetivo. Implica anticiparnos, ensayar y ejecutar secuencias complejas e involucra la memoria.
  • Inhibición. Abarca la atención selectiva, la resistencia a la interferencia y la inhibición motora.
 
  • Toma de decisiones. Significa seleccionar la mejor opción con el menor costo posible entre un repertorio de alternativas.
  • Flexibilidad. Consiste en emitir respuestas pertinentes en cualquier situación gracias a la capacidad de generar nuevos patrones de conducta que favorezcan la alternancia y que inhiban las respuestas inadecuadas. Implica atención y memoria.

Las funciones ejecutivas nos ayudan a cumplir objetivos y, de hecho, son el sistema de control que gestiona todos los procesos que necesitamos para ello. Así, nos ayudan a: elegir entre diversos objetivos, seleccionar qué vamos a llevar a cabo, prepararnos para la acción, programar etapas, tener consciencia de lo que disponemos, iniciar la ejecución del plan, cambiar de estrategias con flexibilidad, verificar, autorregular y evaluar, anticipar posibles efectos y preparar nuevos planes de actuación.

Componentes secundarios

Para lograr sus objetivos las funciones ejecutivas necesitan el sostén de diferentes componentes. Dichos componentes son los siguientes:

  • Inteligencia fluida. Se trata de la capacidad para resolver situaciones complejas o novedosas, identificando patrones y utilizando la lógica. Esta inteligencia la propuso el psicólogo británico Raymond Cattell.
  • Metacognición. Es la consciencia de nuestras capacidades cognitivas. Esta capacidad nos permite evaluarnos y estimar las posibilidades con las que contamos.
 
  • Memoria. Actúan la memoria operativa o de trabajo que es aquella que nos permite manipular la información cognitiva proveyendo un almacenamiento temporal. También la memoria contextual, que nos permite situar el contexto en el cual se produjo el aprendizaje. Por su parte la memoria temporal nos ayuda a ordenar los acontecimientos para facilitar los recuerdos secuenciados y poder ubicarlos en el momento en el que se dieron. Además, la memoria prospectiva nos ayuda a llevar a cabo acciones intencionadas que realizaremos en un futuro, es decir, aquellas que programamos con anterioridad.
  • Lenguaje. Sobre todo, el lenguaje interno nos permite monitorizar las actuaciones y utilizar de forma adecuada la memoria de trabajo.
Hombre con gafas pensando estrategia mental

También son componentes de las funciones ejecutivas el control motor y emocional. A veces los subestimamos, pero son esenciales para que logremos aquellos que deseamos. El primero es responsable de la programación de las actividades motoras voluntarias y el segundo está relacionado con la autorregulación emocional y de los impulsos, la conciencia ética y la adaptación de las conductas a la situación.

 

Las funciones ejecutivas se asocian al lóbulo frontal de nuestro cerebro, la amígdala, los ganglios basales, el tálamo, y el cerebelo. Facilitan que lleguemos a las metas que nos proponemos a través de sus sistemas de monitoreo y control.

Así, los componentes de las funciones ejecutivas son esenciales para que asumamos tareas novedosas y complejas. Sin duda, estas maravillosas funciones de alto nivel son nuestras aliadas para afrontar nuestros retos.

Pérez, J.A.P & Alba, J.G. (2014). Neuropsicología de la atención, las funciones ejecutivas y la memoria. Síntesis.