Cuáles son los valores ambientales

Pedro González Núñez · 10 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 10 noviembre, 2019
Por más medios artificiales que construyamos, la naturaleza sigue siendo el medio que los contiene. Hablamos de un conjunto de fuerzas y dinámicas que puede destruirnos como especie si no lo cuidamos. En este sentido, los valores ambientales constituyen una guía para hacerlo de manera sensible e inteligente.

Educar a niños y adultos en valores ambientales se ha convertido en prácticamente una obligación en multitud de países. En España, por ejemplo, ha sido regulado por ley y se ha convertido en eje transversal del currículum.

Pero, ¿qué son estos valores y por qué son tan necesarios? Aunque no se puede considerar como un área del saber totalmente acreditada, sí que podemos afirmar que sus ejes se relacionan con fuerza con los conceptos de respeto por la naturaleza y el medio ambiente.

Valores ambientales

Los valores ambientales

El valor ambiental podría definirse como un proceso de aprendizaje de valores para la concienciación del respeto por el medio ambiente. Además, se puede sumar la concienciación con la protección del entorno natural.

Hoy en día, la educación en valores ambientales o medioambientales se centra en el aporte de herramientas capaces de enfatizar nuevas maneras de relacionarse con el entorno. De esta forma, se reubican los actores sociales y se conciencia al ser humano en la importancia del respeto y el amor por la naturaleza, tanto en los ambientes más cercanos como en la escala global.

Otro aspecto que se cuida en el estudio y aprendizaje del valor ambiental es la necesidad de concienciar. El ser humano ha de aceptar que su participación en cualquier evento afecta a escala global, por lo que deberíamos entender el respeto al medio ambiente como el respeto al mundo, al planeta Tierra en su conjunto.

Es importante que el ser humano entienda aspectos como mantenimiento y conservación. Pero, hoy por hoy, casi más importante es el término protección. Dado el nivel de deterioro que alcanza el planeta según expertos, es básico poner en marcha acciones comunes, desde las más sencillas a las más complejas, para proteger el medio ambiente y el mundo en su conjunto.

Los valores medioambientales

Toda acción humana lleva asociada lo que se llama contaminación colateral. De ahí que actividades como la cultura del reciclaje, el consumo sensato y razonable o la economía circular sean básicas para aprovechar al máximo los recursos del planeta.

Para involucrar a todos los actores humanos en la necesidad de la protección del planeta, nacen los valores ambientales, reflejados en el Libro Blanco de la Educación Ambiental. Veamos cuáles son.

Amor ambiental

Este sentimiento de afecto nos ayuda a proteger y conservar el lugar en que habitamos. Si demostramos amor y respecto por el medio ambiente, podemos armonizar nuestra vida en naturaleza cuidando de aquello que es valioso para nosotros y los nuestros.

Conciencia ambiental

El conocimiento que el ser humano tiene de sus actos y de sí mismo lo ayuda a tomar conciencia sobre el respeto que ha de tener por cuanto lo rodea. De esta forma, se pueden poner en marcha acciones que tengan un impacto positivo en el medio natural para mejorar la calidad de vida.

Conservación ambiental

En este caso nos referimos a la acción de conservar algo a lo largo del tiempo. Este valor ayuda a proteger y cuidar el buen estado del medio ambiente, garantizando su supervivencia para las generaciones venideras.

Sensibilidad ambiental

Es la facultad de dejarse llevar por la compasión. Este sentimiento permite que tengamos un cuidado especial con el entorno, hecho que despierta nuestros instintos de conservación, para lo que necesitamos un medio ambiente limpio y saludable.

Convivencia ambiental

Entendemos la convivencia como el acto o acción de convivir en armonía de un grupo de personas junto con su entorno, incluyendo a los seres vivos. Sin duda, algo fundamental para aprender a respetar el espacio natural, junto a los procesos y dinámicas que lo gobiernan.

Manos sujetando una bola del mundo

Respeto ambiental

Se entiende como el sentimiento que fija límites, indicando las líneas de respeto a la naturaleza que no se pueden rebasar para evitar males mayores. Es decir, implica la comprensión y consideración del entorno.

«La tierra proporciona lo suficiente para satisfacer las necesidades de cada hombre, pero no la codicia de cada hombre».

-Mahatma Gandhi-

Responsabilidad ambiental

Se entiende como la obligación de responder ante los actos, tanto propios como ajenos. Así pues, cada uno, como individuo y como parte de un entorno social, debe asumir y dar cuenta de sus acciones ante la naturaleza.

Sin duda, es urgente interiorizar los valores ambientales, aunque solo sea por un puro interés egoísta. Respetar, cuidar y sostener los ecosistemas naturales de este planeta es responsabilidad de todos, tanto en el plano individual como a nivel social. Es el futuro de la vida de la Tierra -y de la nuestra- lo que está en juego.

Calvo Roy, S., González de la Campa, M. (1999). Libro Blanco de la Educación Ambiental. Madrid. MMA.