Cuando aparece otra persona

Arantxa Alvaro Fariñas · 4 septiembre, 2015

En el momento más inesperado, en el trabajo, en una fiesta, en una cena con amigos, aparece alguien que nos llama la atención. De pronto, podemos encontrarnos en una encrucijada si tenemos pareja y sentimos una atracción por alguien que estamos empezando a conocer.

No controlamos de quién nos enamoramos, quién nos atrae. Puede que llevemos décadas con pareja y de pronto aparece alguien distinto, alguien que nos hace vibrar y emocionarnos de nuevo.

Nos ponemos nerviosos, nos sudan las manos, balbuceamos, nos tropezamos y el corazón nos late más deprisa.

“El amor depara dos máximas adversidades de opuesto signo: amar a quien no nos ama y ser amados por quien no podemos amar”.

-Alejandro Dolina-

Pareja atardecer

¿Qué dicen los estudios?

Un estudio realizado por investigadores de cuatro universidades norteamericanas (Universidad de Columbia, Indiana, Kentucky y Lexington), investigó a 160 mujeres de entre 19 y 56 años casadas o con relaciones de más de tres años y el 70% dijo que se habían sentido atraídas alguna vez por otra persona que no era su pareja.

La mayoría de las mujeres (un 70%) experimentó la atracción en el entorno del trabajo, lo que no es de extrañar puesto que se ha comprobado que nos van atrayendo más las personas a medida que pasamos tiempo con ellas.

Un estudio publicado en Psychological Science, titulado “Nivelando el campo de juego” llegó a la conclusión de que la atracción puede aumentar con el tiempo.

Pero el hecho de sentirse atraído por otra persona cuando tenemos pareja no significa necesariamente el fin de un matrimonio o de una relación, ya que por lo general esa situación nos ayuda a ver los problemas que puede tener la relación en la que estamos y a apreciar más a nuestra pareja.

Las causas de la atracción por otra persona

La pregunta es: ¿Por qué nos atrae otra persona cuando tenemos pareja? A continuación te contamos algunos motivos:

La atracción por la novedad

Cuando llevamos mucho tiempo en una relación y hemos convivido con una persona, la novedad desaparece, entramos en la rutina del día a día y con el paso del tiempo dejamos de sentir la atracción que sentíamos al principio y nos dejamos de sorprender.

Además, con el transcurso del tiempo y una vez pasada la idealización de nuestra pareja, nos damos cuenta de que tiene defectos junto con las virtudes, que tenemos gustos e inquietudes diferentes, que nuestros deseos son opuestos, y todo eso, a veces, genera discrepancias, además de aburrimiento por la monotonía.

Sin embargo, vemos a la otra persona que hemos conocido y que nos atrae como alguien fresco, nuevo, inquietante, atrayente, interesante, motivador.

No debemos confundir una atracción con el amor, porque el amor es mucho más, es deseo, es amistad, es preocuparse por el otro, sentir lo que el otro siente y respetar

Confundir amistad con amor

La monotonía de nuestra relación de pareja nos puede llevar a buscar otras cosas fuera de la relación, pero es necesario tener mucho cuidado y no pensar que estamos ante el amor, cuando en realidad estamos ante una amistad.

Cuando nos sentimos atraídos por alguien nuevo, pasamos por la fase del enamoramiento, fantaseamos con sus cualidades y no vemos sus defectos. No sabemos cómo es esa persona realmente, cómo sería la convivencia con ella. Puede que estemos confundiendo amistad con amor.

Los aspectos negativos de nuestra pareja

En una fase de crisis con nuestra pareja en la que hemos conocido a alguien nuevo, vamos a ver todos los defectos posibles de nuestra pareja, todas esas manías que nos parecían encantadoras, ahora nos parecerán odiosas, podemos pensar que es una persona aburrida, inaguantable etc.

Todo lo negativo se verá sobredimensionado

Pareja dándose la espalda en la distancia

¿Qué hacer cuando aparece otra persona?

Nos atrae otra persona, vemos todos los defectos de nuestra pareja, necesitamos un cambio, lo sabemos y nos preguntamos: ¿Qué hago?

1.- Analiza bien lo que sientes por la nueva persona que ha entrado en tu vida

Puede que sientas pasión, amistad, amor, necesidad de algo nuevo.

2.- Examina detalladamente lo que sientes por tu pareja

Es posible que haya algo que no funciona bien y sea el momento para hablarlo. La comunicación es esencial en la pareja, muchas veces lo que nos callamos nos hiere para siempre.

Aunque en el momento de conocer a una nueva persona veas sólo lo negativo de tu pareja, es necesario un esfuerzo para ver lo positivo, para recordar por qué nos gustó esa persona, qué es lo que nos atrajo de ella.

3.- Tómate tu tiempo para pensar

Quizás necesites un tiempo en soledad, para reflexionar, para conocerte y hacer las paces contigo mismo. La soledad es una buena consejera.

4.- Habla con tu pareja

Dile todo lo que te preocupa, lo que necesitas que cambie, comparte tus emociones.

Y sobre todas las cosas: ¡Sé feliz!