Cuando un ex rehace su vida

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 18 septiembre, 2018
Yamila Papa · 23 julio, 2016

Cuando un ex rehace su vida y nos duele el que haya sido capaz de pasar página, se debe a una sencilla razón: somos nosotros los que seguimos atascados en ese capítulo personal. No haber realizado un duelo adecuado y haber aceptado la situación, nos sitúa en el complejo territorio del sufrimiento. Es necesario tomar conciencia de este hecho y saber dejar ir de forma madura y consciente.

Cabe decir sin duda que este tipo de dinámicas y realidades personales son muy comunes. Ver como quien fue nuestra pareja inicia una nueva etapa con otra persona puede ser doloroso. Sin embargo, ese dolor debe ser puntual y momentáneo. Debemos asumir que cada uno toma caminos propios, que la vida avanza y que nuestra única responsabilidad es reconstruir nuestro día a día en felicidad.

Si no somos capaces de hacerlo llega la idefensión, el estancamiento y reabrir emociones y heridas que debían haber sanado y cerrado hace tiempo. Veamos por tanto qué debemos hacer en estas situaciones.

“Quien no te quiere no te merece”

-Walter Riso-

Chico preocupado mirando por la ventana simbolizando el dolor de cuando un ex rehace su vida

Cuando un ex rehace su vida y el dolor asociado

¿Por qué nos duele tanto cuando un ex rehace su vida? Sentir dolor es normal, alargar el sufrimiento de forma crónica no lo es. Tampoco es saludable ni permisible acumular sentimientos de rabia y despecho. Estas emociones nos estancan aún más en esos estados negativos donde en muchos casos, podemos derivar en una depresión.

Una relación afectiva se erige a través de una conexión emocional muy profunda. El cerebro no es hábil asumiendo los cambios, y más si estos tienen que ver con las relaciones personales y el amor. Asimismo, tal y como nos revela un estudio llevado a cabo por la Universidad Médica de Carolina del Sur, Charleston, el cerebro asume estas rupturas como una auténtica herida o una quemadura.

El dolor por tanto es real, y como tal, debe sanar. Solo así nos permitiremos reiniciarnos una vez más para cruzar a otra etapa con más integridad, menos sufrimiento y mayor crecimiento personal.

Pasar por la etapa de duelo es fundamental

Puede que nos lleve semanas, meses o incluso años, pero lo cierto es que todos necesitamos atravesar por esa etapa denominada “duelo (lleva el mismo nombre que cuando fallece alguien muy cercano porque significa que debemos aceptar que esa persona no estará más a nuestro lado). No importa quien decidió que la relación terminase, incluso en aquellos que han “dado el gran paso” de separarse es una etapa por la que pasar.

Corazón roto sobre una mesa de madera simbolizando cuando un ex rehace su vida

Este período sirve para adaptarnos a la nueva realidad, comprender que la vida ahora es diferente y que todo lo sucedido tiene una razón y una explicación. Es decir, para aceptar que ningún dolor es para siempre y que se puede seguir adelante aunque ese individuo ya no forme parte de nuestro presente o nuestro futuro. Simplemente se quedó “a mitad de camino” y ahora es una pieza más del pasado.

Tras el duelo se aconseja volver a hacer aquello que nos gusta, centrarnos en los sentimientos y por supuesto aprender de los errores cometidos. Nadie puede garantizar que, aún cuando creamos que ya estamos “curados”, tengamos recaídas o momentos de tristeza asociadas a la pérdida, pero lo cierto es que con el paso del tiempo las heridas sanan.

Si ya hice el duelo, ¿por qué mis sentimientos siguen siendo tan intensos?

Nadie dice que es fácil aprobar este examen… Cuando un ex rehace su vida es normal experimentar algún tipo de emoción. Así, realidades como la tristeza o la aceptación son comunes hasta permisibles. Es más, en ocasiones basta una palabra, un recuerdo, una fotografía, un encuentro para reavivar recuerdos. Escarbar tan hondo en nuestras emociones y sacar los recuerdos del cofre más alejado, puede hacer flaquear incluso hasta el más fuerte.

  • Cuando nos enteramos de que nuestra ex rehace su vida y ha comenzado una relación nueva los sentimientos “disparan” y no entendemos bien por qué. “Si ya lo he olvidado… ¿por qué me molesta?”, “¿Tan rápido me ha quitado de su corazón?”, “¿Cómo puede ser que haya rehecho su vida antes que yo?”, “Ahora ya no tengo esperanzas de recuperarle”. Estas son solo algunas de las preguntas más habituales ante esta situación por la que muchos han pasado.
  • Se entiende que al tener una pareja nueva todo lo demás ha quedado en el pasado y eso no es tan así. No son pocos los que intentan olvidarse de un/a ex con otra relación, están los que consideran incluso que no pueden vivir solos o que necesitan a alguien para ser felices.

Todas ellas son situaciones de gran complejidad y poco saludables que deben invitarnos a una reflexión.

mujer llorando simbolizando cuando un ex rehace su vida

Tras el duelo, debes “entrenar” tus pensamientos

El duelo alivia la parte emocional y favorece la aceptación de lo ocurrido. Sin embargo, como ya hemos señalado es común experimentar en ocasiones cierto desánimo y tristeza al ver que nuestro ex rehace su vida. Así, tal y como nos revela un estudio llevado a cabo en la Universidad de Missouri, St. Louis y publicado en el Journal of Experimental Psychology, lo más efectivo tras realizar el duelo es llevar a cabo ciertas estrategias cognitivas. Son las siguientes:

  • Decirnos a nosotros mismos que está bien seguir “sintiendo algo” por nuestra pareja. Es un modo de alimentar la visión positiva sin caer en el odio o el desprecio.
  • Es necesario repetirnos a su vez algo muy simple: nuestro ex es pasado. Vivir en el pasado es sufrir y nosotros no merecemos una vida de sufrimiento. Hay que mirar al futuro, por nuestra dignidad, salud  y bienestar.
  • Detener pensamientos obsesivos: detener el flujo del dolor. Esta estrategia mental es imprescindible. Pensar de forma constante en esa persona carece de sentido. Debemos enfocarnos en el presente distrayendo la mente y situando la mirada en nuevas ilusiones.

Ver a tu ex en pareja es una buena noticia

Así, como lo estás leyendo: si tu ex rehace su vida es algo positivo. Por más de que te cueste reconocerlo o aceptarlo, que tu ex ya haya formado pareja es excelente. Quizás no lo veas de esa manera y te sigas criticando por todo lo que has hecho mal, tal vez no comprendas cómo hizo para “sustituirte” tan rápido o incluso esa noticia te haya “avisado” de que aún no la has olvidado por completo.

Si todavía no has podido encontrar a una persona acorde a tus gustos no te mortifiques, no creas que eres peor que nadie y no te compares con lo que le sucede a tu ex. Aprovecha este tiempo a solas para conocerte mejor, para curar las heridas del pasado, para entender qué sucede en tu interior y para enfocarte en el futuro.

Si por el contrario, ya estás en pareja e igualmente te ha molestado saber que tu ex está en una relación, quizás no se deba a que sigues enamorado/a de esa persona sino a lo que se conoce como “herida narcisista”.

¿Qué quiere decir esto? Un “golpe bajo” a nuestro amor propio que nos obliga a aceptar que hay otro/a ocupando un lugar que antes era nuestro. ¿Celos? ¿Envidia? ¡Un poco de ambos! Trata de pensar fríamente y de no anteponer tus sentimientos a tus pensamientos. ¡Que todos tenemos derecho a ser felices y compartir nuestros momentos con alguien especial!