Cuando tu felicidad depende de los demás - La Mente es Maravillosa

Cuando tu felicidad depende de los demás

Raquel Lemos Rodríguez 12 julio, 2015 en Autoestima 200 compartidos
Cuando tu felicidad depende de los demás

Reflexiona un momento sobre la felicidad que hay (o no) en tu vida. ¿De qué depende esa felicidad? ¿De ti? ¿De los demás? Un error que cometemos y que nos hace sentirnos infelices es tener que depender de los demás para poder ser felices. Si los demás no están felices nosotros tampoco, pero esto ¡no funciona así! ¿No te sientes identificado con esto? Seguro que con las siguientes situaciones sí.

“Si tu felicidad depende de lo que hagan los demás, supongo que estarás en aprietos”

-Richard Bach-

Quedar bien con los demás

En nuestra vida intentamos siempre quedar bien con los demás. ¿Con qué objetivo? Con el de evitar que hablen mal de nosotros, acabar en disputa, sentirnos mal por creernos culpables… En definitiva, siempre que podamos vamos a agachar la cabeza con el objetivo de seguir en nuestra línea y no crear conflictos.

Pero esto no funciona así. Si surgen diferencias entre dos personas y esto da lugar a un conflicto, ¡no te sientas mal! Piensa que ambos tenéis que respetar la opinión contraria y si alguien se muestra reacio a ello no es digno de hacerte sentir mal.

Amigos

Tu miedo es sentirte culpable. Necesitas agachar la cabeza para que esos conflictos no surjan y así ser ¿feliz? La felicidad empieza por uno mismo y no puedes reprimirte por temor a la infelicidad de los demás. Tu felicidad empezará cuando empieces a darte el valor que mereces.

Debes aprender a ser feliz

Cuando dependes de los demás, llegará un momento en que te darás cuenta de que no eres feliz. Realmente, estás buscando la felicidad de las demás personas y no la tuya. Buscas la comodidad de evitar un enfrentamiento, la alegría de estar bien con todos… pero realmente estás en continua preocupación por mantener todo esto bajo control.

¡Deja de ser vulnerable a la opinión de los demás! Debes creer en ti, en tus posibilidades y dejar de depender de la aprobación, de cómo quieren verte los demás para ¿ser feliz? No tienes por qué controlarlo todo, no debes agradar a todos. Esto es imposible de conseguir y tan solo te frustrarás.

“Uno aprende a ser feliz cuando entiende que estar triste no sirve de nada”
Compartir

No necesitas agradar a todos, ni siquiera responsabilizarte de las situaciones. Acepta que la felicidad de los demás no debe ser la tuya propia, que siempre le caerás mal a alguien y es algo ¡que no puedes evitar! Es más, aprende a ser feliz con el rechazo, las críticas, los conflictos… Piensa en ti primero, no en los demás. Sé egoísta por una vez, ¡no es algo que esté mal!

Una cuestión de actitud

En un primer momento, enfrentarte a esta situación no es fácil. Por inercia continuarás buscando agradar, tener el control de las situaciones, ¡evitar enfados! Pero esto debe acabar y esto exige un gran esfuerzo. Primero debes ser consciente de tu situación de dependencia y después ¡empezar a actuar!

Una vez que te empiezas a dar el valor que te mereces y comprendes que tu felicidad solo depende de ti mismo es el momento de responder ante las cosas que antes evitabas que sucediesen. Si a alguien se muestra contrario a ti o intenta redirigir tu vida a su gusto ¡respóndele! Además de darte un subidón de adrenalina ¡te sentirás bien!

Barco

También es necesario que respondas ante ti mismo. Para cada persona la felicidad se encuentra en cosas diferentes. Por ese motivo, no podemos dejar que esta dependa de los demás pues es ¡algo personal! Quizás tengas miedo de encontrar tu propia felicidad o es que requiere mucha responsabilidad. Sea como fuere solo tú puedes encontrar tu propia felicidad.

¿Cuál es el significado de la felicidad para ti? Esta es la primera pregunta a la que debes responder. Pero no cometas el error de pensar en alguien más. No, ahora es el momento de que pienses en ti, tú eres lo primero. responsable y encuentra tu felicidad.

A veces nos resulta difícil ser felices, ¡imagina cuando nuestra felicidad depende de los demás! El problema se ve aumentado. Esperamos que si dependes de los demás aprendas, poco a poco, a buscar tu propia felicidad sin necesidad de nadie. Debes ser dependiente en tu felicidad. Es muy fácil dejarle esta responsabilidad a otros, pues ser infeliz ¡es fácil! Empieza hoy a cambiar esto.

Raquel Lemos Rodríguez

Soy escritora y una apasionada de la música. Rodeada de libros desde pequeña, siento la necesidad de plasmar escribiendo aquello que me inquieta y provoca curiosidad.

Ver perfil »
Te puede gustar