Cuatro pasos para vencer al crítico interior

Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera
A veces nos asaltan pensamientos automáticos que, a modo de crítica, pueden llegar a destrozarnos. Si esto te ha pasado, no te preocupes. Queremos que aprendas a identificar qué te pasa y cómo cambiarlo
 

¿Cuántas veces te ha sucedido que, al conocer a una persona maravillosa con la que crees que podrías iniciar una relación exitosa, una voz interior te dice: “¿De verdad piensas que se va a fijar en ti? ¿Por qué esa persona debería estar contigo? Este tipo de pensamientos provienen de experiencias pasadas en las que el resultado no te ha sido favorable y te están anticipando una posible consecuencia desagradable. Los psicólogos han llamado a esta voz el “crítico interior” (inner critic).

Este tipo de recursos automáticos de la mente nos ayudan en infinidad de ocasiones. Sin embargo, en otras más bien nos generan problemas. Esto es particularmente flagrante cuando se trata, por ejemplo, de mantener relaciones íntimas con otras personas. Ya que, en la mayoría de los casos, la cercanía con los demás es la que nos ha producido las heridas más profundas.

El “crítico interior”, por lo general, repite los peores conceptos que guardamos de nosotros mismos. Estos conceptos o ideas se han adquirido: 1) Por alguna mala experiencia y 2) Por una posterior reelaboración de ese recuerdo, de forma insistente en el tiempo.

 

De igual modo, hemos podido interiorizar el crítico interior a través de figuras de autoridad durante nuestra infancia. Tal vez nos repitieran que no éramos demasiado competentes para esto o aquello, o que nuestra actitud dejaba mucho que desear. Posiblemente, este pensamiento se haya interiorizado y actualmente nos lo repitamos inconscientemente.

¿Qué hacer ahora? Para vencer a este crítico, se deben tomar las siguientes medidas que te liberarán de él y te ayudarán a ganar confianza:

Cuatro pasos para vencer al crítico interior

1. Identifícalo a cada momento

Aprende a detectar la voz del crítico interior en cuanto aparece. Una vez que lo identifiques debes ser consciente que esa voz que te habla no eres tu; son pensamientos automáticos negativos, que emergen aleatoriamente de la mente y que no te representan. Sería como confundir la una casa con los muebles que tiene en su interior. Simplemente, observa ese pensamiento, pero no lo asumas como algo tuyo.

2. Transforma sus mensajes

Tal vez, cuando eras niño, alguien te dijo eras flojo, feo, indisciplinado… Pero ahora ya eres adulto. Reconoce que has cambiado, y que puedes volver a hacerlo cuando quieras. Plantéate la misma idea en una forma positiva; por ejemplo: “Esa chica sí puede fijarse en mí porque tengo un gran sentido del humor”. O, quizás, así: “El hombre de mis sueños se dará cuenta de que tengo una gran habilidad para relacionarme con todo tipo de gente”.

 

3. Practica la Meditación

Meditar constituye una gran herramienta para calmar la ansiedad y los pensamientos negativos que te mantienen atrapado en un círculo vicioso de negatividad. Hay muchas técnicas de meditación y, actualmente están en boga. A continuación te proponemos un ejemplo:

4. No temas al crítico interior. Arriésgate

Cuando el crítico interior lance alguno de sus mensajes negativos, atrévete a ignorarlo y a actuar como tú quieras. Si deseas conocer a alguien, pero el crítico dice que no te acerques, hazlo. Si el crítico opina que nadie te va a dirigir la palabra en esa reunión, acude de todas formas y sé tú quien empiece la charla con alguien.

Esto puede resultar bastante difícil en un principio, pues en cierta forma estás negando una parte de ti mismo, pero si logras hacerlo, la sensación de triunfo y gozo que experimentarás será inigualable.

Finalmente, recuerda que el peor enemigo no se encuentra ahí afuera, sino que habita dentro de ti mismo. Si pones en práctica estos pasos que acabamos de compartir, poco a poco lograrás controlar esa voz interior que te obliga a sabotear tus mejores oportunidades.