Curiosidades del consumismo

El consumismo no es una actividad moderna. Lo que sucede es que en siglos precedentes, los recursos eran muchos más escasos, y las personas que podían permitirse la adquisición de bienes eran muchas menos. En este artículo queremos hablar precisamente de algunas curiosidades de esta actividad.
Curiosidades del consumismo
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 24 febrero, 2023

El consumismo es un fenómeno contemporáneo y, por desgracia, se halla estrechamente unido con otro problema actual: la contaminación. Uno y otra van de la mano porque la superproducción por sí misma genera efectos poco amigables con el planeta, pero, a la vez, el consumo inmisericorde da lugar a desechos que superan lo razonable.

Las compras impulsivas están dejando de ser hechos anecdóticos. Por eso, el consumismo también está asociado a otro de los grandes males de la época: el endeudamiento con tarjetas de crédito. Todo en conjunto responde a la famosa premisa de que este fenómeno consiste en «comprar lo que no se necesita, con el dinero que no se tiene».

El consumismo no es tanto una conducta como una actitud. No solo referencia una actividad de consumo mucho más allá de cubrir las necesidades, sino que además trasciende ámbitos concretos. Hay consumismo en la cultura, en el arte, en el sexo y en todo lo que podamos imaginarnos. Esa voracidad insaciable es, sin duda, uno de los signos de nuestro tiempo. Veamos algunas curiosidades al respecto.

«Además de tratarse de una economía del exceso y los desechos, el consumismo es también, y justamente por esa razón, una economía del engaño».

-Zygmunt Bauman-

Mujer comprando por Internet
El consumismo aumenta el endeudamiento a través de las tarjetas de crédito.

Datos preocupantes sobre el consumismo

En determinadas zonas del planeta el consumo es realmente intenso. Se estima que para el año 2050 habrá alrededor de 9 600 millones de personas en el mundo; esto supone que se necesitaría de tres planetas como la Tierra para abastecer el ritmo actual de consumo. En otras palabras, si seguimos como vamos, el propio planeta se hará inviable.

De hecho, en la actualidad se extraen y se emplean casi más de un 50 % de los recursos naturales que eran utilizados hace 30 años, según datos de Greenpeace. Cada año llegan a los océanos alrededor de 12 millones de toneladas de plástico; al menos el 40 % de este elemento corresponde a envases de un solo uso. Las cifras indican que las bolsas de plástico tienen una utilización promedio de 15 minutos antes de ser desechadas.

Otro dato sobre el consumismo que resulta insólito: cada año se fabrican 100 000 millones de prendas de vestir. En la actualidad, una persona compra en promedio un 60% más de ropa, que hace 15 años. La «moda rápida», o fast fashion, ha impuesto la tendencia de usar y tirar con gran rapidez. Si las personas conservaran sus prendas por un año, las emisiones de CO2 se reducirían en un 24 %.

Otras curiosidades del consumismo

El consumismo genera situaciones que rayan en el límite de lo absurdo. Por ejemplo, el perrito caliente más caro del mundo cuesta 169 dólares. Su nombre es Junni Ban y contiene salchicha Bratwurst, cebollas asadas en mantequilla teriyaki, carne de vaca wagyo, foie gras, virutas de trufa negra, caviar, hongos maitake y mayonesa japonesa. El punto es que con ese mismo dinero sobreviven miles de familias durante un mes, en algunos países sometidos al empobrecimiento.

La meca del consumismo son los centros comerciales, sin duda. Los encuentras por todas partes, y se han convertido en el centro de la vida social en muchos casos -especialmente en invierno-. El más grande del mundo es el Dubay Mall, con una superficie total de 9 kilómetros cuadrados y alberga unas 1 200 tiendas, además de 120 restaurantes y cafés. Allí también se ubica la tienda de caramelos más grande del mundo: Candylicious, con un área de 930 metros cuadrados.

Otro dato curioso: el juguete más vendido de la historia es el famoso cubo de Rubik. Apareció en la década de los 80 y hasta el momento la gente ha adquirido más de 350 millones de unidades. A propósito, su inventor, Erno Rubik, nunca pensó que esto se fuera a convertir en un juguete; lo creó para enseñar geometría a sus alumnos.

Cubo de Rubik
El cubo de Rubik uno de los puzzles más vendidos del mundo por la complejidad que esconde.

El Black Friday, la fiesta del consumismo

Si hay un día en el calendario que es referencia para el consumo es el famoso «viernes negro» o black friday. En algún momento circuló un bulo según el cual ese día recibía este nombre porque rememoraba la compra y venta de esclavos. Sin embargo, esto ha sido desmentido.

La verdad es que el nombre de esta fiesta del consumismo se originó en Filadelfia. Se celebra en la fecha siguiente al día de acción de gracias en Estados Unidos, una jornada en la que se incrementa el tráfico de coches y de gente, de modo que es «un día negro». También es la fecha en la que las cifras de contabilidad dejan de ser rojas y se convierten en negras.

Aunque se originó en Estados Unidos, hoy se lleva a cabo en casi todo el mundo occidental. El último viernes negro, solo en ese país, se gastaron más de 9 000 millones de dólares en un día. Y eso que ya se había extendido la sombra de la recesión por todo el mundo. Así es el consumismo: inmediatista y sin medida.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Greenpeace. (s. f.). Consumismo. Greenpeace España.
  • https://es.greenpeace.org/es/trabajamos-en/consumismo/
  • . Cornejo Portugal, I. (2006). El centro comercial desde la comunicación y la cultura: Un modelo analítico para su estudio. Convergencia, 13(40), 13-37. Rodríguez Díaz, S. (2012). Consumismo y sociedad: una visión crítica del homo consumens.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.