Curiosidades sobre el parto

El parto marca la vida de todas las mujeres. A nivel fisiológico, hablamos prácticamente de un milagro. Afortunadamente, cada vez conocemos más y son menos las complicaciones que se presentan. Hablamos sobre algunas curiosidades de dar a luz.
Curiosidades sobre el parto
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 20 noviembre, 2022

El parto es una expresión de plenitud de la vida y del amor. Un ser humano nace de otro gracias al esfuerzo de ambos. Todas las culturas le han dado un significado religioso o mítico a este momento tan particular, en el que muchas veces coexisten la vida y la muerte.

De hecho, antes del siglo XVII, la muerte de la madre  era un suceso demasiado habitual. No era raro que al mismo tiempo en que se hacían los preparativos para el parto también se hiciera el testamento. Muchas mujeres morían en el momento de dar a luz y otras en el postparto. El rey Luis XIV incentivó la presencia de médicos para atender a las madres, lo que comenzó a reducir la mortalidad.

Pese a los grandes avances, la mortalidad materna sigue siendo muy alta en el mundo. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que cada día mueren 830 mujeres en el planeta por afecciones derivadas de la gestación y el alumbramiento. Esto no debería ocurrir. Veamos otros datos al respecto.

Enséñame el rostro de tu madre, te diré quién eres”.

-Khalil Gibran-

Recién nacido
Al nacer, el cerebro tiene casi todas las neuronas que necesitará a lo largo de su vida.

Curiosidades sobre el parto en la antigüedad

En la Grecia Clásica se creía que el parto era regido y protegido por las diosas Artemisa e Ilitia. Ellas se encargaban de proteger a la madre y al bebé. Se decía que cuando se aproximaba el momento de nacer, se acercaban al lecho con una antorcha en la mano para guiar al pequeño en su camino hacia el mundo. De allí nace la expresión “dar a luz” y la palabra “alumbrar” para aludir al parto.

Para Hipócrates, el padre de la medicina, el parto se producía cuando el bebé  decidía “abandonar el claustro materno” obligado por el hambre. Lo lograba poniendo su cabeza hacia abajo y empujando con los pies desde el otro extremo.

En el antiguo Egipto le encomendaban la gestación y el parto a la diosa Mesjenet. Una vez nacía el niño, se conservaba la placenta para elaborar remedios para distintos males. La madre debía alejarse durante 14 días de todo el mundo, ya que se consideraba que su estado era impuro.

A Sorano de Efeso se le considera el padre de la obstetricia. Este médico romano, del siglo II de nuestra era, recopiló una gran cantidad de información acerca del embarazo y del parto. Encomendaba a unas mujeres expertas la misión de acompañar a la madre que iba a dar a luz y facilitar el proceso. Tales mujeres se llamaban obstetrix, que significa ‘estar adelante’. De allí nació la palabra “obstetricia”.

Recién nacido apoyado en la barriga de su madre
Dar a luz supone perder entre 200 y 300 calorías.

Antiguas y nuevas costumbres

En varias comunidades indígenas americanas era frecuente que el padre se involucrara en el parto. La mujer lo tomaba de los testículos y se los apretaba si sentía dolor. De esta manera, el sufrimiento era compartido. Lo usual era que colgaran cuerdas de las vigas del techo y se sujetaran a ellas, en posición de cuclillas. Así daban a luz. Esta costumbre aún se conserva en muchos lugares.

Se dice que la palabra “cesárea” tuvo su origen en el nacimiento de Julio César por esa vía. Sin embargo, esto no es cierto. En aquella época, morían el 100 % de las mujeres que no lograban tener un parto vaginal. Sin embargo, el César difundió la leyenda de que su madre había logrado sobrevivir y que, por tanto, él tenía un origen divino.

Lo que sí es cierto es que en Roma se extraía el cuerpo del bebé, si la madre moría. A veces lograban que el pequeño se salvara. La primera vez que se realizó una cesárea exitosa fue en Suiza, en el año 1500. El castrador de cerdos Jacob Nufer le practicó este procedimiento a su esposa y logró que sobreviviera. La mexicana Inés Ramírez es la única mujer que se ha practicado una cesárea a sí misma, con éxito, en el año 2000.

Algunos estudios indican que hasta el 14 % de las mujeres embarazadas presentan “tocofobia” o miedo al parto. No es para menos si tenemos en cuenta que este evento siempre se ha asociado con el dolor extremo. Al parecer, este temor está intensificándose en los últimos años. Unos lustros en los que estamos viendo a celebridades alquilando vientres, para luego posar en la cama de un hospital como si hubieran sido ellas las que han dado a luz.

Te podría interesar...
El parto respetado y su importancia psicológica
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El parto respetado y su importancia psicológica

El parto respetado previene una serie de complicaciones psicológicas, mejora la satisfacción y el vínculo con el bebé. Te contamos por qué.



  • Botell, M. L., & Bermudez, M. R. (2012). El parto en diferentes posiciones a través de la ciencia, la historia y la cultura. Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología, 38(1), 134-145.
  • O'Connell, MA, Leahy‐Warren, P., Khashan, AS, Kenny, LC y O'Neill, SM (2017). Prevalencia mundial de tocofobia en mujeres embarazadas: revisión sistemática y metanálisis. Acta obstetricia et gynecologica Scandinavica , 96 (8), 907-920.