Deja de pensar que te mereces algo mejor

Eva Maria Rodríguez · 24 julio, 2015

Merecer algo se dice hoy en día con tanta facilidad que ha perdido su significado. ¿Hasta qué punto puedes decir que te mereces tener más de lo que tienes? ¿Por qué te mereces algo mejor? Gracias a los reclamos publicitarios y a influencias de todo tipo resulta que todos nos merecemos algo mejor, simplemente “porque tú lo vales”.

Es fácil quedarse atrapado en el ciclo del “merecer”, casi tan fácil como alcanzar un estado de frustración provocado por no tener eso que uno se cree que se merece, pero que no sabe por qué. Si todos lo tienen, ¿por qué yo no? Si ellos lo consiguen, ¿por qué yo no? Si yo valgo más porque soy “esto” o porque tengo “aquello”.

Esto se ve alentado muy a menudo por los demás que, con la intención de dar ánimos, sacan a relucir los merecimientos. Y es peor aún cuando se establece una comparación cuando es otro el que se lleva lo que tú querías.

 

¿Por qué te lo mereces?

 

Cuando reclamas algo como un merecimiento propio debes saber primero por qué. ¿Te lo has ganado? ¿Has sido realmente el mejor? ¿Realmente tienes derecho a ello?

¿Por qué crees que tienes que ser más que los demás? ¿Quién te da derecho a pensar que otros valen menos que tú?

Podríamos darle mil vueltas a estas reflexiones, plantear decenas de preguntas. Y todas llegarían a un mismo destino: merecerse o no merecerse algo no es un derecho con lo que nacemos.

shutterstock_225632023

Comparar con los demás no sirve de nada

Te puede parecer que hay quien tiene más que tú, que ha conseguido más aún mereciéndolo menos. Puede ser verdad o no; eso es algo subjetivo, como ya hemos visto. ¿De qué te sirve castigarte a ti mismo con esa idea? El hecho es que tú no lo tienes, no lo has conseguido.

¿Quejarte te acerca más tu logro? Definitivamente, no.

La comparación con aquellos que tienen lo que tú buscas es una excelente forma de perder el tiempo, la motivación y la energía. Puede que no sea justo, que sea un asco, pero es lo que hay.

 

Haz méritos, luego ya veremos

 

Los méritos son los que te pueden dar derecho a reclamar eso que te mereces. Pero, no son una moneda de cambio. En realidad, se parece más a una subasta cuya moneda no vale siempre lo mismo y es algo que valora el comprador. Y ni siquiera la comparación es completa.

Castigarte constantemente pensando que te mereces algo mejor solo te arrastrará por el camino del pesimismo y no te permitirá tomar acción en tu vida para conseguir lo que buscas.

shutterstock_175290263

¿Qué buscas?

Muchas personas se encuentran con que no tienen lo que piensan que se merecen porque, simplemente, no supieron plantearse bien lo que buscaban. Unos son demasiado orgullosos para reconocer que se equivocaron, otros simplemente siguen sin saber siquiera que deben responder a esa pregunta.

¿Crees que te mereces algo mejor? Plantéate primero por qué no lo tienes y luego qué es lo que vas a hacer para merecer eso que quieres. Aunque antes tendrás que saber qué buscas  o qué tipo de vida quieres.

Por tu propio bien, actúa más y quéjate menos. Sal de esa irrealidad en la que te encierras para justificarte y decide lo que vas a hacer a partir de ahora.

Sé honesto contigo mismo y pon los pies en el suelo. Acepta el hecho de la realidad poco tiene que ver con la fantasía, de que el mundo real es así, imperfecto. Gracias a eso todos tenemos una oportunidad. Y no culpes a los demás de tus problemas, de tus frustraciones, ni de tu “mala suerte”. Hay cosas que no puedes cambiar. Lo único que puedes hacer es cambiarte a ti mismo.