Dejar de posponer - La Mente es Maravillosa

Claves para dejar de posponer

Cristina Pérez 16 octubre, 2013 en Psicología 16 compartidos

A todos nos ha pasado alguna vez, que deseamos hacer algo pero nunca encontramos el momento. “Más adelante lo haré”, y pasa el tiempo y al final nunca damos el paso.

El mejor momento para empezar a hacer algo, es ahora mismo. No siempre hay que esperar al momento adecuado, si esperas a eso, puede que nunca sea el momento, así que lo mejor es empezar a dar el paso ahora. Una vez te metes en el camino, todo viene seguido.

Algunas ideas y claves para dejar de posponer:

1. HAZLO A PESAR DEL MIEDO

A todos nos produce temor empezar algo nuevo. Pero evitar hacer algo por miedo, produce mucha más frustración que hacerlo aunque salga mal.

Convive con tu miedo pero no dejes que éste impida que avances. Te salga bien o mal la experiencia, sacarás aprendizaje de todo ello. Cuando hacemos cosas nuevas, salgan como salgan, siempre se aprende y siempre se crece como persona.

2. ACABA CON LA PEREZA

Muchas veces no se trata de miedo sino de simplemente pereza, falta de voluntad. Va pasando el tiempo, tenemos el pensamiento de qué haremos algo, pero pasan los días y no lo hacemos.

Acabar con la pereza es cuestión de ponerle ganas y lanzarse a hacerlo ahora mismo. No dejes que pase ni un día más para hacer eso que deseas hacer. Si no lo haces, por lo menos da el paso de meterte en el camino y sigue avanzando poco a poco.

3. CAMBIA TU VOCABULARIO INTERIOR

Normalmente, las personas que posponen mucho, tienen diálogos interiores como “tengo que hacer esto”, “cuando las cosas me vayan mejor haré esto”, “voy a intentarlo”, etc..

Estas frases incitan a posponer, porque “tengo” significa que lo haré más adelante. También la palabra intentar es malísima para ponerse en marcha, denota poca confianza en uno mismo. Las cosas o se hacen o no se hacen pero intentarlo es como quedarse en la mitad.

Para que la motivación y fuerza de voluntad se pongan en marcha, necesitamos palabras que estén más en el presente, que inciten a hacerlo ahora mismo, como “voy a hacer esto”, “ahora es el momento porque cuanto antes mejor”, “hoy mismo empiezo”, “puedo hacerlo y quiero”, etc..

Si cambias la forma de pensar y de hablar te resultará menos costoso dejar de posponer.

4. OBLÍGATE, DEJA DE PENSAR Y SIMPLEMENTE HAZLO

Hay una manera para que la pereza y el miedo queden de lado. Para ello debes obligarte a dar el primer paso, sin pensar en las consecuencias, sin pensar en nada más que meterte en el camino.

Una vez lo has hecho ya no te quedará más remedio que seguir adelante. Por ejemplo, imagina que hace tiempo que deseas hacer algún curso, pero no lo haces por cualquier motivo. Si decides obligarte, sólo tendrás que dejar de pensar, ir y apuntarte.

Sin darle vueltas a nada más, simplemente hacer esa acción que te meta en el camino. Una vez te has apuntado, tengas miedo o tengas pereza, no te quedará más remedio que ir y hacer el curso.

Se trata de hacer algo que te obligue a seguir. Por ejemplo, si has dejado un libro a medio escribir, lleva tiempo estancado pero nunca te decides a terminarlo. Una manera de obligarte, sería anunciar en blog, redes sociales, etc… que lo tendrás terminado en tal fecha.

Como ya has anunciado que estará terminado en esa fecha, no querrás defraudar ni faltar a tu palabra, así que no te quedará más remedio que ponerte manos a la obra en terminarlo.

Es como esas parejas que llevan años planeando que les gustaría viajar a tal sitio, si les compras los billetes y se los regalas, dejarán de posponer porque tu acción de comprarles los billetes no les deja otra alternativa que ir.

Seguro que has hecho algo parecido por alguien, esas acciones que te dejan entre la espada y la pared y te obligan a dejar de posponer también puedes hacértelas a ti mismo.

Dejar de posponer te dará una vida más placentera. No dejes que pase ni un día más, el mejor momento para hacer las cosas, es ahora.

Imagen cortesía de iokin.

Cristina Pérez

Ver perfil »
Te puede gustar