Delfinoterapia: beneficios y controversia - La Mente es Maravillosa

Delfinoterapia: beneficios y controversia

María Hoyos 25 junio, 2018 en Terapias 0 compartidos
Delfín en el agua

Las terapias con animales se han probado extremadamente útiles para todo tipo de enfermedades o patologías. La delfinoterapia es una de ellas, y se emplea para tratar a personas con disfunciones físicas o psíquicas. La terapia asistida por delfines se lleva a cabo en centros especializados o zonas habilitadas de parques acuáticos, donde médicos y psicólogos colaboran con el delfín y el paciente.

Entre los defensores de esta práctica, la terapia se recomienda por su efecto calmante o el progreso de la actividad mental en personas con enfermedades.

En qué consiste la delfinoterapia

La delfinoterapia implica a un paciente, un delfín (que suele ser de la especie “nariz de botella”) y un equipo formado, generalmente, por psicólogos y/o médicos. Se trata, por tanto, de una terapia acuática, en la que se pone de relieve la actividad sensorial.

Se realiza usualmente en niños con condiciones especiales, como el autismo o desórdenes psicomotrices. No obstante, esta clase de terapia también se administra en adultos con cuadros de depresión o estrés postraumático.

Niño haciendo delfinoterapia

La terapia tiene diversas formas, duraciones y emplazamientos. Existen parques acuáticos, por ejemplo, que administran esta clase de terapia en programas de interacción individuales y personalizados (en función de las necesidades de los niños). Otros centros se encuentran especializados en diferentes terapias, entre las que se incluye la delfinoterapia. En algunos centros, incluso, el programa se desarrolla de forma virtual, gracias al reciente acceso a la RV (realidad virtual).

Esta terapia tiene su origen en algunos estudios ingleses realizados sobre niños con autismo, los cuales se vieron beneficiados por el nado con delfines. Posteriormente, el médico estadounidense John C. Lilly realizó experimentos con delfines aplicados a niños con disfuncionalidades psíquicas. A través de un encefalograma realizado a posteriori, Lilly determinó que su lenguaje, estado de ánimo y movimiento se veían beneficiados por la experiencia.

Asimismo, el científico David Cole atribuyó al sonido del delfín frecuencias ultrasónicas que estimulan el sistema nervioso central, a través de la hipótesis cavitacional. Existen, a su vez, otros experimentos que relacionan este sistema de comunicación cetáceo con la red neuronal humana.

¿Qué beneficios tiene la delfinoterapia?

Además de los descritos, la delfinoterapia cuenta con numerosos beneficios, según sus partidarios. Entre ellos se encuentra la promoción de la segregación de endorfinas por acción de las ondas ultrasónicas, lo que afecta con creces al estado de ánimo del paciente. Gracias a esa acción también mejorarían trastornos de déficit de atención o de ansiedad. En cuanto a los beneficios físicos, la confluencia del entorno acuático y la presencia del animal podrían ayudar a mitigar el dolor causado por lesiones físicas o secuelas de la adicción a diversas drogas.

En todo caso, los beneficios hacen referencia mayoritariamente al bienestar mental, emocional y físico. Está demostrado que el contacto con animales ayuda en el tratamiento de toda clase de disfuncionalidades intelectuales, físicas o sociales, y es frecuente encontrar perros en centros donde se desarrollan estos programas. También está demostrado que el afecto de una mascota beneficia a los más pequeños. Además de aportarles el sentimiento de responsabilidad, mejora su empatía y son una fuente de cariño incondicional.

Mujer con delfines

Controversia en torno a la delfinoterapia

Esta clase de terapia no está exenta de controversia y disconformidades entre dos colectivos, principalmente:

  • La comunidad en pro de los derechos de los animales: para los defensores de los animales, cualquier forma de reclusión de animales salvajes es reprochable. En el caso de los delfines, una especie no domesticada, rechazan su captura y encerramiento en parques acuáticos y zoológicos. En esa situación, argumentan que no importa el beneficio humano si es a costa de los delfines.
  • Discrepancias entre la comunidad científica: no todos los científicos están de acuerdo en la influencia de las ondas untrasónicas en la red neuronal humana, ya que no existen estudios específicos en torno a esta hipótesis. También es importante señalar que no existen evidencias claras, por ejemplo, en torno a la mejora permanente en el tiempo de la sintomatología autista

Sea como fuere, no debemos menospreciar el hecho de que el contacto con los animales nos beneficia, en cierto modo, de forma espiritual y emocional. Aunque sea difícil medir con exactitud el impacto de este contacto, lo cierto es que los resultados conseguidos hasta la fecha han sido muy positivos.

María Hoyos

Soy filóloga y profesora de español: mi meta en la vida es comunicar y transmitir conocimiento. Y la información es el camino para ello.

Ver perfil »
Te puede gustar