Delirio de cristal, creerse tan frágil como el vidrio

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 19 octubre, 2018
Francisco Pérez · 24 octubre, 2018
¿Puede una persona romperse en mil pedazos? Quienes sufren el delirio de cristal temen poder hacerlo.

Existen personas que creen poder romperse en mil pedazos si sufren un pequeño golpe. Estamos hablando del delirio de cristal. Las personas que lo sufren se creen tan frágiles como el vidrio, pero en realidad no lo son.

El delirio de cristal es un síndrome psicológico que provoca una disociación psicológica entre la imaginación (lo creído) y la realidad. Quienes lo sufren están convencidos de que su cuerpo es tan vulnerable como el vidrio. En este sentido, cuidado con no confundir este trastorno psicológico con la enfermedad huesos de cristal u osteogénesis imperfecta.

¿Qué entendemos por delirio?

Durante el siglo XVII el concepto de locura se basaba sobre todo en el de delirio, de tal modo que “estar loco” era igual a “tener delirios” y viceversa. En la actualidad, si pidiéramos a una persona cualquiera que describiera su imagen prototípica de un “loco” es muy probable que nos dijera que es aquel que se cree Napoleón o que afirma que le persiguen los marcianos.

Etimológicamente la palabra delirio deriva del término latino delirare, que significa salirse del surco labrado. Aplicado al pensamiento sería algo así como “pensar saliéndose del surco normal”. Dicho de una manera sencilla, delirar significa “desvariar, tener perturbada la razón”. En el lenguaje habitual delirar es prácticamente sinónimo de locura, sinrazón, desvarío o pérdida de realidad.

Chica que sufre síntomas iniciales de la ansiedad por pensar si se pueden heredad las enfermedades mentales

La definición más conocida y citada es la que ofrece Jaspers en su Psicopatología General (1975). Para Jaspers, los delirios son juicios falsos, que se caracterizan porque el individuo los mantiene con gran convicción, de manera que no son influenciables ni por la experiencia ni por conclusiones irrefutables. Además, su contenido es imposible.

El delirio de cristal como trastorno psicológico de la Edad Media

Al parecer, este trastorno se hizo popular cuando Carlos VI lo sufrió en sus propias carnes durante su reinado, hace ya unos cuantos siglos. De hecho, Carlos VI pasó a la historia como un monarca que sufría de esquizofrenia, porfiria y personalidad histriónica. Según se cuenta, durante un brote psicótico llegó a asesinar a un miembro de su séquito.

Carlos VI prohibió a sus súbditos que lo tocaran por miedo a desintegrarse como un frágil trozo de cristal. Para evitar lo que temía se envolvía en gruesas mantas y pasaba horas encerrado en sus dependencias. Así evitaba que cualquier persona pudiera tocarle y hacer que se rompiera.

En la actualidad, el psiquiatra holandés Andy Lamejin ha constatado la existencia de este trastorno en un paciente. Parece que no es solo cosa del pasado ¿verdad? Recientemente, un paciente de este doctor se presentó en su consulta aquejado de sensaciones similares a un delirio.

Este paciente refería sentirse como si estuviera hecho de vidrio y fuera transparente a la vista de los demás. Según comentaba este paciente, poseía un interruptor en su cerebro que le permitía cambiar de estado. Según él, podía cambiar de ser invisible a ser invisible de manera voluntaria.

Vivir obsesionados con no romperse

Según fuentes documentales, han existido pacientes que se ataban cojines en el trasero para evitar romperse cuando tenían que sentarse en algún sitio. También se sabe que otras personas hacían sus necesidades de pie para evitar tener que sentarse y romperse los huesos.

Otro delirio parecido es el delirio de la botella. Se trata de pacientes que creen vivir metidos dentro de una botella de cristal y viven obsesionados con no romperse. Todas sus fuerzas van encaminadas a no salir de esa supuesta botella en forma de mil pedazos de cristal.

Esta enfermedad se ha transmitido entre los pacientes psicóticos mediante el fenómeno de la imitación. Los enfermos mentales buscaban un motivo para poder justificar su sensación de fragilidad. Entonces, esas historias que llegaban de la casa real francesa ayudaron a popularizar este síndrome. Baste recordar la obra de Cervantes El licenciado vidriera.

Mujer mirándose en un espejo

¿Cuál es la causa del delirio de cristal?

Una de las causas con las que se hipotetizan es que el delirio de cristal podría deberse a un mecanismo de defensa. Este mecanismo de defensa surgiría en personas que están sometidas a un gran nivel de presión. Además, estas personas también sentirían la imperiosa necesidad de mostrar una imagen social determinada. Así, los síntomas serían una respuesta al temor de proyectar vulnerabilidad.

Otra de las hipótesis está asociada al surgimiento y evolución del cristal. No es de extrañar que los primeros casos de delirio de cristal surgieran al mismo tiempo que lo hizo este material. Sea como fuere, estamos ante un trastorno mental grave. Su tratamiento pasaría por la prescripción de fármacos antipsicóticos, como el haloperidol y el apoyo psicoterapéutico. De todas formas os mandamos un mensaje tranquilizador: hoy en día es raro que aparezcan casos de este síndrome.

Jaspers (1975). Psicopatología General