El complejo de Napoleón

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 25 septiembre, 2018
Guillermo Bisbal · 25 septiembre, 2018

El complejo de Napoleón es un término que se utiliza para describir el complejo de inferioridad que sufren algunas personas con baja estatura. Las personas que padecen este complejo deben lidiar con ciertos sentimientos de insuficiencia personal asociados a su falta de estatura.

Por tanto, las personas con el complejo de Napoleón suelen compensar su baja estatura con comportamientos negativos en sus vidas, por lo que pueden ser más agresivas y celosas. Este complejo también es conocido como complejo napoleónico o complejo del hombre bajito. No es un trastorno mental, por lo que no aparece en el Manual diagnostico y estadístico de los trastornos mentales (DSM).

A pesar de ello, hay muchos estudios psicológicos que refutan o confirman la existencia de este complejo. Ahora pasaremos a profundizar en las características y el origen del complejo de Napoleón.

Características del complejo de Napoleón

Parece que los sentimientos y pensamientos negativos, tanto hacia los demás como autorreferenciales, son más probables en las personas de baja estatura. Por tanto, según esta lógica, se podría considerar que muchas de las personas con baja estatura que actúan a la defensiva o se muestran agresivas sufren en cierta medida el complejo de Napoleón.

Este complejo parece ser más común en los hombres. Sobre todo en aquellos que se desenvuelven en un ambiente competitivo. Por consiguiente, se puede describir el complejo de Napoleón como un mecanismo de defensa ante ciertos estigmas sociales sobre la altura.

También hay que tener en cuenta que el complejo de Napoleón puede asociarse a un estereotipo social despectivo. En ocasiones se convierte en ese cajón de sastre al que va cualquier actitud de las personas bajitas. Así, no todas las personas de baja estatura son agresivas ni propensas a gritar y hablar mucho para buscar la atención de los otros y de esta manera demostrar su valía ante los demás.

Hombre grande mirando a un hombre muy pequeño para representar el complejo de Napoleón

Origen del nombre

El complejo de Napoleón hace alusión al famoso emperador francés Napoleón Bonaparte. Según algunas crónicas de la época, Napoleón solía intentar recuperar la autoridad que le podía restar su falta de centímetros endureciendo su trato.

Incluso algunos investigadores consideran que el complejo del hombre bajito motivó en buena medida su actitud tiránica y su ambición por expandir el imperio francés. Todo para compensar su baja estatura. También han asociado este complejo de inferioridad a otros gobernantes tiránicos, como Hitler o Mussolini.

Sin embargo, haber acuñado este complejo con el nombre de Napoleón no es tan acertado como se piensa. Pensemos que Napoleón media aproximadamente 1,70 metros y la estatura promedio en la Francia de su época era de 1,69 metros.

Sin embargo, varias son las razones que podían apoyar la idea de que Napoleón podía tener esta percepción. Una de ellas es que siempre estaba en compañía de la Guardia Imperial, hombres en su mayoría con una estatura por encima de la media. Así, existen varios cuadros que retratan al emperador por debajo, en estatura, de su guardia.

Otra razón puede ser la campaña difamatoria que los ingleses le hicieron a Napoleón Bonaparte. Se cuenta que éste, pese a su estatus, solía celebrar y embriagarse con soldados de bajo rango. Así, Napoleón gano fama de codearse con soldados de baja categoría. Algo que los ingleses utilizaron para expandir rumores sobre la baja estatura del emperador.

Mito o realidad

Hay una gran variedad de estudios paidológicos y sociales que buscan demostrar o desmentir la existencia del complejo de Napoleón. Algunos investigadores consideran que este complejo no tiene fundamentos científicos y que su definición no va más allá de ser la del estereotipo social. Por otro lado, hay investigadores que hay demostrado cierta predisposición de los hombres bajitos de ser más celosos y agresivos.

En 2007, se realizó un experimento en la Universidad Central de Lancashire, el cual sugiere que el complejo de Napoleón es un mito. En el estudio consistía dos personas se golpearan intencionalmente los nudillos con unos palos.

Como variable se midió el pulso y se encontró que los hombres más bajitos no demostraban una mayor tendencia al enfado después de recibir el golpe. Más bien, tanto hombres altos y bajos tenían predisposición de reaccionar agresivamente. Por lo que los investigadores consideran que el complejo de Napoleón es, en esencia, un estereotipo hacia las personas con menor estatura.

Papel con rostro mostrando enfado

En contraposición, un estudio realizado en la Universidad de Vrije de los Países Bajos apoyaría la existencia del complejo. El estudio consistía en que varias personas de diferentes estaturas jugaran el juego del dictador: un juego que pone a prueba que tan justos y honestos puede ser un individuo con otros. Se encontró que las personas con menor estatura reaccionaron de manera más agresiva cuando competían en el juego psicológico.

También algunos psicológicos, como el británico Lance Workman, consideran que las personas bajitas no son más agresivas. Sin embargo, para Workman los celos excesivos sí serían ciertos. Por tanto, relaciona el complejo de Napoleón con los celos y no con la agresividad.

Es innegable la polémica en torno al complejo de Napoleón. Así, algunos lo emplean como estereotipo social para justificar las actitudes negativas de las personas de menor estatura; otros, en cambio, lo consideran un mecanismo de defensa de las personas bajitas frente a las personas de mayor estatura. De una forma o de otra, hablamos de un fenómeno que en su estudio ha producido resultados contradictorios, alimentando una de las herencias indirectas de ese hombre que un día quiso conquistar el mundo.

Knapen, J. Blaker, N. & Van Vugt, M. (2018). “The Napoleon Complex: When Shorter Men Take More”. Psychological Science, Vol. 29, N° 7, pp. 1134–1144. University of Victoria, Canada.