¿Qué es la depresión agitada?

La depresión no siempre se manifiesta con apatía, falta de interés y desgana. La angustia y la excitación también pueden ser parte de sus síntomas. Te contamos más sobre la depresión agitada.
¿Qué es la depresión agitada?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 03 junio, 2021.

Última actualización: 03 junio, 2021

¿Qué imaginas cuando piensas en una persona deprimida? Generalmente la concepción que se tiene de esta enfermedad incluye un estado de ánimo bajo, acompañado de apatía y pensamientos negativos. Sin embargo, existen algunas variantes menos conocidas (y, por tanto, menos comprendidas) que conviene tener en cuenta. Entre ellas, la depresión agitada.

A primera vista, estos dos términos (depresión y agitación) parecen opuestos y contradictorios. Y es cierto que en los episodios depresivos generalmente priman los síntomas de pasividad, lentitud y falta de voluntad.

No obstante, cuando nos adentramos en el complejo espectro de los trastornos bipolares podemos encontrar manifestaciones mucho más variadas y menos frecuentes. Y es que se estima que solo un 17 % de los casos de trastornos afectivos se encuentran en esta categoría.

Mujer con mucha ansiedad

El trastorno bipolar: la base para comprender la depresión agitada

Antes de adentrarnos en la definición de la depresión agitada, es importante hablar de los diferentes trastornos del estado de ánimo. La depresión (o trastorno depresivo mayor) es el más conocido; pero además existen otros diagnósticos, como la distimia, la depresión estacional o el trastorno bipolar. Este último cobra especial relevancia a la hora de comprender la depresión agitada; y, por ello, es conveniente explicar sus bases.

El trastorno bipolar se caracteriza por la presencia de episodios depresivos y episodios maniacos, viéndose afectado el estado de ánimo en direcciones opuestas.

Así, durante el episodio depresivo la persona experimenta tristeza, indiferencia y desesperanza; mientras, durante el episodio maniaco cuenta con un ánimo expansivo, eufórico y enérgico.

Generalmente, estos dos tipos de estados se suceden, bien sea directamente o manteniendo un periodo de tiempo libre de síntomas entre medias. Sin embargo, en ocasiones se presentan estados mixtos, en los que las manifestaciones de depresión y manía se entremezclan y aparecen al mismo tiempo; y es aquí donde se encuadra la depresión agitada.

¿Qué es la depresión agitada?

En base a lo anterior, puede considerarse a la depresión agitada como un estado mixto dentro del trastorno bipolar. Existen diferencias respecto a los criterios diagnósticos, siendo algunos más restrictivos que otros.

Sin embargo, generalmente se admite que la depresión agitada aparece cuando la persona presenta un episodio depresivo con al menos dos síntomas maníacos. Estos pueden ser: agitación psicomotriz, tensión psíquica interna o aceleración del pensamiento. Entonces, ¿cómo se manifiesta la depresión agitada?

¿Cuáles son sus principales síntomas?

La depresión agitada presenta síntomas tanto a nivel de pensamiento, como de emociones y de conductas. Así, las principales señales pueden ser las siguientes:

  • Estado de ánimo depresivo e intensa sensación subjetiva de sufrimiento.
  • Desasosiego constante, angustia interna y excitación nerviosa.
  • Llantos, lamentos y labilidad emocional.
  • Pensamientos de culpa o castigo, así como temores hipocondriacos.
  • Hiperactividad e inquietud psicomotora.
  • Sensación interna de urgencia y comportamiento impulsivo.
  • Pueden aparecer síntomas psicóticos, como delirios o contenido alucinatorio.

Dificultades comunes a la hora de diagnosticar la depresión agitada

Es cierto que los casos de depresión agitada representan una minoría en comparación con otras entidades. Aun así, existen muchas personas que no obtienen el diagnóstico adecuado; y, por ende, no reciben el tratamiento óptimo.

Los problemas a la hora de diagnosticar comienzan por la dificultad para obtener respuestas de los pacientes. Estos se encuentran tan centrados en su angustia y en su sufrimiento interior que apenas proporcionan información o respuestas a las preguntas del clínico.

Pero, además, es común que sean erróneamente diagnosticados con depresión mayor. Y es que, realmente, uno de los síntomas del episodio depresivo incluye la presencia de agitación, por lo que muchas veces se pasa por alto que la angustia va mucho más allá y es un elemento central en el padecimiento de la persona.

Hombre angustiado con depresión agitada

Un diagnóstico certero es imprescindible para ofrecer un buen tratamiento

Obtener un diagnóstico acertado es fundamental en cualquier enfermedad, pero en este caso la relevancia es mayor si cabe. Y es que, cuando estas personas son diagnosticadas con depresión mayor suelen recibir un tratamiento a base de antidepresivos que puede empeorar su estado. Parece que estos fármacos pueden aumentar la gravedad de la angustia y la inquietud, generar insomnio e incluso incrementar las ideaciones y conductas suicidas.

Cuando se llega al diagnóstico de depresión agitada (es decir, se tienen en cuenta los componentes maniacos) se suele optar por otras alternativas terapéuticas.

El litio (un estabilizador del estado de ánimo) o los antipsicóticos parecen ofrecer mejores resultados en estos casos. Por ende, es importante conocer la existencia de esta condición y sus características a fin de identificarla y abordarla.

Si sientes que padeces alguna alteración del estado de ánimo, pero no cumples los criterios de depresión, busca orientación profesional, pues las manifestaciones no siempre se ajustan a la idea que comúnmente tenemos de esta enfermedad.

Te podría interesar...
Los 7 tipos de depresión
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Los 7 tipos de depresión

Los tipos de depresión según la psiquiatría son 7. Cada uno de ellos tiene características específicas, aunque guarda rasgos similares a los demás.



  • Vieta, E., & Morralla, C. (2010). Prevalence of mixed mania using 3 definitions. Journal of affective disorders125(1-3), 61-73.
  • Benazzi, F., Koukopoulos, A., & Akiskal, H. S. (2004). Hacia una validación de una nueva definición de la depresión agitada como estado mixto bipolar (depresión mixta). European Psychiatry Spanish edition11(5), 303-308.
  • Koukopoulos, A., & Koukopoulos, A. (1999). Agitated depression as a mixed state and the problem of melancholia. Psychiatric Clinics of North America22(3), 547-564.
  • Ivanovic-Zuvic, F. (2006). Los límites de la bipolaridad.¿ Hacia la expansión de su concepto?. Trastor Ánimo1(2), 22-33.

.com/_next/static/chunks/webpack-adf2961e19470563e91d.js" async="">