Descubre lo bonito de contar con un cuerpo único - La Mente es Maravillosa

Descubre lo bonito de contar con un cuerpo único

Fátima Servián Franco 18 febrero, 2018 en Autoestima 0 compartidos
Corazón reflejándose en un espejo

Cada persona construye su propia imagen corporal a partir de lo que ve en el espejo, pero también en función de otros factores, como el autoconcepto o la parte de la autoestima derivada de la percepción del propio cuerpo, la personalidad, las experiencias o la educación recibida. Además, el contexto sociocultural y la influencia de los ideales de belleza de la sociedad convierten a la imagen corporal en un retrato muy complejo.

Existen múltiples formas de insatisfacción con el propio cuerpo. Hay mujeres que incluso acercándose mucho a lo que la sociedad refuerza como bello, aún se menosprecian. Otras mujeres sienten que la sociedad las castiga por pesar más de lo que “se entiende por bueno” y también experimentan ese menosprecio. A veces el malestar es leve, pero otras es tan intenso que causa mucho sufrimiento y en algunos casos anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, vigorexia, etc.

Nos encontramos con que hay mujeres que desearían estar más delgadas, otras que sufren por no ser suficientemente atléticas; algunas quisieran tener menos curvas en su cuerpo, mientras otras viven acomplejadas por carecer de ellas.

Para intentar eliminar este nocivo contexto surgen asociaciones e iniciativas como Fundación Imagen y Autoestima o ÚNICA Mujer. Proyectos implicados tanto en la prevención de los trastornos alimentarios como en la sensibilización y el empoderamiento de las personas con problemas de insatisfacción corporal.

Algo estamos haciendo mal si las mujeres queremos cambiar nuestro cuerpo y no nuestro mundo

El descontento femenino con el cuerpo se extiende cada vez más, un 80% de mujeres se sienten mal con su cuerpo. Esta epidemia de insatisfacción es generada en parte por la presión continua a la que nos vemos expuestas en los medios, en la calle, en el trabajo y en el contexto familiar. Los comentarios sobre las mujeres y sus cuerpos, sus arrugas, su falta de forma o los excesos de forma son casi una constante.

No es de extrañar que con este panorama, las mujeres nos preocupemos cada vez más en adaptar nuestra imagen, que es exclusiva, a una copia delineada y establecida por el mundo de la moda y del marketing. Teniendo en cuenta que la brecha entre la talla media de la población femenina y la del “cuerpo ideal” es cada vez mayor, es perfectamente comprensible que haya aumentado el descontento general sobre la propia imagen entre la población femenina. Cada vez la franja de “lo aceptable” es más estrecha, cada vez son más mujeres de las que se quedan fuera de esta franja de “lo adecuado”.

Cuando lo “normalizado” genera trastornos alimenticios

Todos los estamentos de la sociedad tienen que ver el problema de la insatisfacción, en parte, como algo que nosotros mismos generamos. Extender el concepto de belleza a algo más que a unas características físicas determinadas es una obligación que todos tenemos con el bienestar emocional de muchas mujeres, que por un gran descontento con su imagen corporal terminan generando trastornos alimenticios, como la anorexia o la bulimia.

Mujer con anorexia

Fátima Servián Franco

Psicóloga General Sanitaria. Profesora colaboradora en la Universidad Internacional de Valencia y directora del centro de Psicología, Renacer.

Ver perfil »
Te puede gustar