¿Una desgracia es más llevadera cuando es compartida?

9 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
¿Crees que puede existir consuelo en conectar con personas en nuestra misma situación? En este artículo tratamos de encontrar una respuesta.

Existen varios dichos populares que abordan, desde diferentes perspectivas, la cuestión de si una desgracia es más llevadera cuando es compartida. Por un lado «mal de muchos, consuelo de tontos» hace referencia a la insensatez de creer que si una desgracia afecta a más personas (y no solo a mí) me sentiré aliviado. En realidad, tus problemas no se resolverán por el hecho de que otros se encuentren en tu misma situación.

Sin embargo, otros refranes como «desgracia compartida, menos sentida» abogan por el elemento reconfortante de saber que no somos los únicos atravesando una situación difícil. ¿Puede esto tener algo de realidad? La respuesta es sí. Son muchas las situaciones cotidianas en que encontramos este fenómeno.

Cuando un estudiante suspende un examen, el impacto negativo se amortigua al conocer que la mayoría de sus compañeros han corrido la misma suerte. Igualmente, los grupos de apoyo para personas con algún trastorno psicológico constituyen una enorme ayuda por el simple hecho de conectar con personas que pasan por lo mismo.

Pero, ¿cuál es la base de todo esto? ¿Acaso nos alegramos de la desgracia ajena? ¿Somos intrínsecamente malos? En absoluto. Existen diversos motivos que explican la existencia de este proceso.

Hombre abrazando a su mujer

El impacto de la comparación social

Las investigaciones en psicología social llevan muchos años dando cuenta de la presión que ejerce el grupo social sobre los individuos. Gran parte de nuestra identidad se forja en la relación con los otros y, por ende, su influencia en nuestra autoimagen es elevada.

Todos los seres humanos tendemos a compararnos con el resto a fin de medir nuestra valía y adecuación. El resultado de esta comparación tendrá un impacto en nuestro autoconcepto. Por ello, cuando nos sucede una desgracia, la balanza comparativa se inclina en nuestra contra. Nos sentimos diferentes e inferiores y comenzamos a inundarnos de emociones negativas.

Encontrar a otras personas en la misma situación permite que la comparación nos sea más favorable. Esto, de algún modo, protege nuestra autoestima: ya no somos los únicos que «han fallado».

No es una desgracia, solo parte de nuestra humanidad

La clave del alivio que proporciona saber que una situación difícil no nos atañe únicamente a nosotros, radica en que nos recuerda nuestra humanidad compartida. Cuando un hecho negativo e inesperado nos sobreviene, el choque emocional puede ser elevado.

Si suspendemos una prueba importante, si nuestra pareja nos es infiel, si padecemos un trastorno de pánico…. Todas estas situaciones nos colocan inicialmente en una posición de desventaja. Sentimos que hemos fracasado personalmente, que no somos adecuados, que algo ocurre con nosotros.

Tomar conciencia de que no somos los únicos amplía nuestra perspectiva. Nos recuerda que todos somos humanos, que todos experimentamos acontecimientos positivos y negativos. Que, finalmente, el dolor forma parte de la experiencia tanto como el placer. El éxito y el fracaso, ambos son contingentes a la aventura de la vida.

Nos ayuda a aquietar la mente, a silenciar el diálogo interno que nos acusa y a normalizar nuestras emociones como un proceso pasajero y asumible. Adicionalmente, ver cómo otras personas afrontan circunstancias similares nos puede motivar a poner en marcha nuestros propios recursos. Además, de ellos podemos tomar ideas para hacerlo mejor.

Mujer llorando por duelo

Toma acción

A pesar de encontrar alivio en compartir circunstancias con otros, es importante no perder de vista que la clave siempre será tomar acción. Si has suspendido un examen deberás estudiar más o de mejor manera para el siguiente. Que muchos otros compañeros hayan obtenido también malas calificaciones no mejorará tu expediente.

Igualmente, si tu relación de pareja ha terminado tendrás que poner en marcha tus recursos de afrontamiento y salir adelante. No es recomendable unirte a quienes pasan por lo mismo para regocijaros en el sufrimiento, sino para motivaros a salir adelante. Que encontrar personas en tu misma situación no te lleve a acomodarte en el victimismo, el rencor o la rabia.

Siempre serán tus acciones las únicas que lograrán sacarte de donde estás y conducirte hacia donde quieres ir. Por ello, si vas a fijarte en otros que sea para inspirarte a continuar. Que sea para observar cómo aceptan el error como parte de la vida y sacan de él un aprendizaje. Apóyate en los demás para reparar tus alas y emprender de nuevo el vuelo.

  • Festinger, L. (1954). A theory of social comparison processes. Human relations7(2), 117-140.
  • Robinson, W. P., & Tajfel, H. (Eds.). (1996). Social groups and identities: Developing the legacy of Henri Tajfel. Psychology Press.