Diálogo interno autocompasivo: 9 claves que te ayudarán

Mereces toda la comprensión que le ofreces a los demás. Empieza a desarrollar un diálogo interno más compasivo para recuperar la confianza y sanar tu autoestima, solo así recuperarás el rumbo y la satisfacción de tu vida.
Diálogo interno autocompasivo: 9 claves que te ayudarán
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 17 julio, 2021.

Última actualización: 17 julio, 2021

Criticarte por tus errores. Ser tu peor enemigo cuando estas peleando por una meta difícil. Devaluarte por cada cosa hecha y no hecha, por cómo te sientes… Si practicas con frecuencia todas estas dinámicas mentales tan perjudiciales, tal vez debas hacer un cambio. Desarrollar un buen diálogo interno autocompasivo mejoraría la relación que tienes contigo mismo y te permitiría fortalecer tu salud psicológica. ¿Por qué no intentarlo?

Para entender la trascendencia de la autocompasión, basta con poner un ejemplo. Imagina que inicias un largo viaje con alguien y ambos tenéis una pésima relación. Cuando uno intenta hacer algo, el otro te pone la zancadilla. Rara vez llegáis a acuerdos sobre qué camino tomar y, cuando tomas una decisión, a la vuelta de la esquina te encuentras la crítica.

Ese viaje que a priori debería ser maravilloso, se convierte en un infierno. Esto no es más que una metáfora sobre cómo, en ocasiones, en el trayecto de la vida, nos alzamos como nuestros peores críticos.

Esto dificulta poder estar en sintonía con nosotros mismos para ser capaces de lograr aquello que deseamos. Es dejar que un boicoteador interno destruya la propia autoestima, el autoconcepto, la confianza en uno mismo, etc.

Es momento de realizar cambios. Estos sencillos pasos pueden ayudarnos.

Todo el afecto y consideración que le ofreces a los demás, la necesitas (y mereces) primero para ti mismo.

Chico de espalda con una manta pensando en el pensando el el diálogo interno autocompasivo

Claves para desarrollar un buen diálogo interno autocompasivo

La autocompasión es la forma en la que tratamos al amigo que más queremos. Así, y por extraño que nos parezca, muchos de nosotros no ejercemos ese trato tan considerado, amable y saludable con nosotros mismos. Las causas de ello son múltiples. Podríamos hablar, por ejemplo, del estilo de educación recibido y del entorno en que nos hemos desenvuelto.

Casi sin darnos cuenta, acabamos internalizando la forma en la que los demás se dirigían a nosotros: “ponte a estudiar que eres un vago”, “es que al final todo lo estropeas, eres un despistado”, “tienes que ir al gimnasio porque con ese cuerpo das pena”. Esa forma de devaluación se adhiere a nuestro diálogo interno y de ese modo vamos incrementando los estados mentales negativos y hasta depresivos.

Figuras expertas en esta dimensión, como la doctora Kristin Neff, autora de numerosos estudios científicos sobre la autocompasión, nos señala algo interesante. Este es un constructo que ha introducido la psicología positiva hace poco y que, sin embargo, correlaciona de manera directa con la satisfacción vital y la reducción de los estados de ansiedad, depresión, estrés, etc.

Veamos cómo desarrollar un diálogo interno autocompasivo.

1. Desarrolla tu autoconsciencia

La autoconsciencia nos permite tomar contacto con cada pensamiento, emoción, necesidad e identidad. Es dejar de vivir en piloto automático para responsabilizarnos de nosotros mismos, porque solo así favorecemos nuestro desarrollo personal y el bienestar psicológico.

Esta dimensión se adquiere situando la mirada hacia el interior para conectar con todo aquello que acontece en nuestra mente. Eso sí, sin juzgarnos, sin emitir ninguna crítica ni valoración. Se trata solo de leer para descubrir qué acontece en el propio ser.

2. Trátate como a tu mejor amigo

A tu mejor amigo o a ese familiar al que tanto quieres no lo sancionas ni lo invalidas. Es alguien a quien te esfuerzas en comprender, a quien ayudas a sacar siempre lo mejor de sí mismo… Puesto que sabes cómo hacer felices a otros, es hora de que también te lo plantees contigo.

3. Despierta esa energía afectiva, gentil y amable que hay en ti

Es momento de despertar los buenos sentimientos hacia tu propia persona. Es hora de que tu diálogo interno se impregne de amabilidad, cuidado, ternura y bondad. Algo así requiere intención y consciencia.

Llevamos tantos años siguiendo un mismo hábito comunicativo que puede costar al principio desactivar la crítica y la negatividad. No obstante, es momento de ponerse a ello.

4. Acepta tu falibilidad, no eres perfecto (y eso está bien)

Trabajos de investigación, como los realizados en la Universidad de Duke, indican algo relevante. Enfoques, como la terapia de aceptación y compromiso (ACT), son muy útiles para guiarnos en el desarrollo del diálogo interno autocompasivo.

Una estrategia que nos puede ser de ayuda es recordar, asumir y tener presente que somos personas falibles. Equivocarnos, fallar y transitar a veces por el lado más doloroso de la vida es algo normal y debemos asumirlo. Esto no nos hace mejores ni peores, nos hace humanos.

5. Deja a un lado las comparaciones, lo que otros digan o piensen

El diálogo interno negativo se alimenta de manera frecuente de las comparaciones. “Nunca serás tan bueno en eso como tal persona”, “ya te lo decía mamá, esas cosas se te dan fatal”...

Un factor que deja serias secuelas en la manera en la que nos hablamos viene mediado por las malas relaciones de pareja. Cuando la autoestima está dañada a causa de estos vínculos, nos hablamos de manera más severa y poco afectuosa.

Es momento de dejar a un lado experiencias del pasado. También es hora de colocar en su lugar la información, en forma de opinión o imagen mental, que los demás pueden tener sobre nosotros. Solo importa lo que necesitamos aquí y ahora.

6. Piensa despacio para dejar de juzgarte de manera tan rápida

Desarrollar un diálogo interno autocompasivo requiere dejar de pensar de manera automática. A veces, ante cualquier fallo, duda o inseguridad, asoman de inmediato esos razonamientos sin sentido y automáticos que nos sancionan y apagan los ánimos.

Evitemos esos juicios rápidos educando la mente en la calma y la paciencia. Bajemos el ritmo para potenciar la amabilidad.

Mujer pensando con pájaros en la mente pensando el el diálogo interno autocompasivo

7. Perdónate y te sentirás libre

Perdónate por todos los errores cometidos, las oportunidades perdidas, las palabras dichas o no dichas, por la falta de valentía y por la imprudencia…

Sé capaz de darte el perdón que ofreces a menudo a los demás. Permítete sanar, avanzar y sentirte más libre de cara al futuro.

8. El diálogo interno autocompasivo y la mentalidad de crecimiento

La psicóloga Carol Dweck de la Universidad de Stanford fue quien introdujo el interesante término de la mentalidad de crecimiento.

Este término define ese enfoque mental a través del cual aprendemos de nuestros errores para crecer, mirando el mundo desde diferentes perspectivas, dejando a un lado las mentalidades rígidas e inflexibles que nos impiden adaptarnos.

La mentalidad de crecimiento se nutre de la amabilidad a uno mismo para infundir ánimos y confianzas y poder así explorar nuevas posibilidades de progreso personal.

9. Automotivación frente a la crítica

Sustituye la crítica interna por la automotivación, el miedo por la confianza, la inseguridad por los ánimos y la voluntad que derriba barricadas.

Desarrollar un diálogo interno autocompasivo requiere una firme voluntad de cambio. Esto debe trabajarse cada día y a cada instante, atendiendo todo aquello que acontece en nuestro universo mental.

Hagamos de ese refugio psicológico un buen lugar donde vivir.

Te podría interesar...
Tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental

Hay cuatro tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental. Descúbrelos y empieza a ponerlos en práctica hoy mismo para ganar en calidad de ...



  • Barnard, L. K., & Curry, J. F. (2011). Self-compassion: Conceptualizations, correlates, & interventions. Review of General Psychology, 15(4), 289-303.
  • Cohen, G. L., & Sherman, D. K. (2014). The psychology of change: Self-affirmation and social psychological intervention. Annual Review of Psychology, 65, 333-371.
  • Earley, J. (2010). Self-Therapy for Your Inner Critic: Transforming Self Criticism into Self-Confidence. Larkspur, CA: Pattern System Books.
  • Neff, K. D., Kirkpatrick, K., & Rude, S. S. (2007a). Self-compassion and its link to adaptive psychological functioning. Journal of Research in Personality, 41, 139–154.
  • Neff, K. D., & McGeehee, P. (2010). Self-compassion and psychological resilience among adolescents and young adults. Self and Identity, 9, 225–240.