Las 8 diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos

Un ataque al corazón no tiene nada que ver con un ataque de ansiedad, aunque puedan producir sensaciones parecidas. En este artículo hablaremos de 8 diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos.
Las 8 diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 29 Mayo, 2021.

Última actualización: 29 Mayo, 2021

Un ataque de ansiedad y un ataque al corazón pueden producir síntomas similares a nivel fisiológico, pero que no deben confundirse. En este artículo hablaremos de 8 diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos (o ataque de ansiedad vs. ataque de corazón) que nos pueden ayudar a establecer si estamos en una situación u otra.

Es importante señalar, tal y como aseguran los cardiólogos, que ni todos los pacientes que sufren un infarto al corazón presentan síntomas característicos, ni todos los pacientes que presentan X síntomas de infarto lo padecen. Y lo mismo ocurre con la ansiedad.

Las 8 diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos

¿Qué diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos encontramos? Hablamos de las diferencias más relevantes que nos pueden ayudar a hacer un buen diagnóstico diferencial.

Sin embargo, para todo aquel que se encuentre en un cuadro que encaje con el que describimos, es bueno recordar que un diagnóstico adecuado siempre deberá realizarlo un profesional.

Mujer con crisis de ansiedad

Tipo de dolor en el pecho

En el infarto, el dolor en el pecho se caracteriza por una sensación de opresión, pesadez o malestar muy intenso. En este sentido, los pacientes suelen definirlo como “una losa en el pecho” o como “un dolor nunca antes experimentado”. En cambio, en la ansiedad (o en un ataque de ansiedad), el dolor es de otro tipo. Suele ser un dolor similar al de un pinchazo.

Localización del dolor

Otra de las diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos es la localización de ese dolor en el pecho. En un infarto cardíaco, el dolor se localiza de forma difusa por detrás del esternón.

Tal y como asegura el doctor Pizarro, es un tipo de dolor con irradiación al hombro y brazo izquierdos, a la zona anterior del cuello o a la mandíbula.

En cambio, en el ataque de ansiedad, el dolor se localiza en un punto más concreto; se puede señalar con el dedo, generalmente en la zona inframamaria.

Duración del dolor

Aunque en cada caso la duración del dolor puede variar mucho, generalmente en el infarto el dolor dura varios minutos, pudiendo llegar a ser persistente. Según los especialistas, este dolor, o se mantiene o aumenta en intensidad.

En cambio, en la ansiedad, el dolor puede durar desde segundos a días. Es decir, puede tratarse de un dolor mucho más prolongado, pero también mucho más corto.

El dolor cambia según la postura

En el infarto, ningún movimiento consigue aliviar el dolor en el pecho. Sin embargo, en un ataque de ansiedad, este puede aliviarse con técnicas de respiración profunda.

También con determinados movimientos o con la propia deglución. Además, en este segundo caso (en la ansiedad), el dolor se reproduce con la palpación.

Alteraciones respiratorias

Otra de las principales diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos, más allá del tipo de dolor en el pecho, tiene que ver con las alteraciones o síntomas respiratorios. En la ansiedad es frecuente que aparezca este tipo de síntoma. En este sentido, es un síntoma que forma parte de la sobreactivación del sistema nervioso autónomo simpático, típica de la ansiedad. Se manifiesta a través de sensación de ahogo o hiperventilación…

Por contra, las alteraciones respiratorias no son características de los problemas cardíacos. Así, la persona que los sufre puede respirar normal. En este sentido, puede llegar a tener dificultades para respirar, pero no es tan frecuente que aparezca hiperventilación (y si aparece, es como consecuencia de la ansiedad).

Sensación de pérdida de control

La sensación de pérdida de control es un síntoma cognitivo o psicológico característico de la ansiedad. Sobre todo, de los ataques de ansiedad.

En cambio, en un ataque al corazón, como problema cardíaco, este síntoma no suele aparecer. Así, a no ser que el propio problema cardíaco origine una crisis de ansiedad, este síntoma no tiene por qué manifestarse.

Hombre con crisis de ansiedad

Sensación de hormigueo y adormecimiento

Otra de las diferencias entre ansiedad y problemas cardíacos (o ataque de ansiedad vs. ataque de corazón) es la sensación de hormigueo. Esta aparece en la ansiedad de forma frecuente en forma de adormecimiento y hormigueo en brazos y piernas.

Además, estas sensaciones suelen ir acompañadas de pinchazos súbitos. En cambio, en un ataque al corazón se produce un adormecimiento uniforme, sin variaciones, y este suele afectar solo a una parte del cuerpo.

Otros síntomas

En el infarto, más allá del dolor torácico, aparece también: náuseas, dolor en la boca del estómago, sensación de quemazón en el pecho… En la ansiedad, aparece típicamente sensación de hormigueo en los dedos de las manos y temblores.

Es muy diferente padecer un ataque de ansiedad que un ataque al corazón. Aunque la ansiedad y los problemas cardíacos puedan compartir elementos comunes (como el malestar subjetivo, el dolor o presión en el pecho, etc.), no son, ni mucho menos, lo mismo.

Así, es importante identificar los síntomas en cada caso porque, como hemos visto, son patologías que presentan notables diferencias (sobre todo en relación al tipo de dolor en el pecho). Finalmente, insistimos en que, un diagnóstico fiable siempre deberá realizarlo un profesional.

Te podría interesar...
¿Conoces las diferencias entre ansiedad y estrés?
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
¿Conoces las diferencias entre ansiedad y estrés?

Ansiedad y estrés tienen síntomas muy similares, pero aunque comparten muchos rasgos en común, se trata de dos condiciones diferentes



  • American Psychiatric Association -APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid. Panamericana.
  • Amigo, I. (2012). Manual de Psicología de la Salud. Madrid: Pirámide.