Diferencias entre psicosis y neurosis

Psicosis y neurosis son dos términos relacionados, pero que tienen sus diferencias. Saber distinguirlos es clave para emitir un buen diagnóstico.
Diferencias entre psicosis y neurosis
Ebiezer López

Escrito y verificado por el psicólogo Ebiezer López.

Última actualización: 24 marzo, 2022

Psicosis y neurosis son términos que se usan en la psicología para describir alteraciones psicológicas. Los síntomas de una afección psicótica no son iguales a los de una neurótica e identificarlas puede ser útil para buscar ayuda oportuna. Entonces, conocer las diferencias entre psicosis y neurosis es básico a la hora de realizar diagnósticos diferenciales.

Además, al aprender más sobre ello, podemos sensibilizarnos sobre algunas problemáticas. De esta forma, evitamos los prejuicios sobre la salud mental y ayudamos a crear una sociedad más empática.

El territorio de la psicosis y el de la neurosis

En 1796, William Cullen, introduce la palabra neurosis para hacer referencia a las alteraciones del sistema nervioso que causan disfunciones sensoriales y motores. Por ejemplo, la hemiplejia, una afección que produce parálisis en la mitad del cuerpo, sería un tipo de neurosis.

Más adelante, el término se aplica en el campo de la psicología para describir ciertos cuadros clínicos. En el caso de Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, entendía la neurosis como una estructura de la función psíquica. Las personas “neuróticas” tendrían síntomas como angustia, histeria, obsesiones, compulsiones y disfunciones sexuales.

Por otro lado, en el siglo XIX, Ernst von Feuchtersleben utilizó el término “psicosis” por primera vez. Al principio, esta palabra acogía la definición grecorromana de la “locura”, paraguas bajo el que se englobaban aquellas condiciones mentales en las que existía una considerable confusión entre la realidad interna y externa. Tiempo después, el concepto comienza a enriquecerse a medida que se estudian las distintas enfermedades psicóticas.

Sin embargo, antes de que eso ocurriera, las diferencias entre psicosis y neurosis no estaban del todo claras. Había alteraciones que se definían como neurosis, aunque también poseían rasgos psicóticos. Por este motivo, incluso en la actualidad, sigue existiendo una cierta confusión al respecto. A continuación, veremos ambos términos por separado para entenderlos mejor.

Mujer con ansiedad
En la neurosis se producen errores en la percepción de la realidad.

Neurosis

La neurosis se refiere a un grupo de trastornos psicológicos que se asocian a desequilibrios emocionales y errores en la percepción de la realidad. Un ejemplo típico sería la ansiedad, una afección que causa síntomas físicos y afectivos en quien lo padece. De igual modo, los trastornos obsesivo-compulsivos y las reacciones por estrés pueden considerarse como neurosis.

Siguiendo con esto, en su libro Anxiety and Neurosis, Rycroft y Carstairs (2018) hablan de la neurosis como una exageración patológica de experiencias naturales. En principio, la ansiedad es una emoción normal que surge en algunas situaciones, pudiendo ser realmente adaptativa. Sin embargo, por distintas razones, podría volverse en una emoción crónica que aparece en contextos donde no es positiva.

En este mismo sentido, los motivos por los cuales una emoción puede tornarse patológica son varios. Desde el modelo cognitivo-conductual, suele asociarse con errores a la hora de procesar la realidad. Para ilustrarlo mejor, imaginemos a una persona con baja autoestima que tiene pensamientos recurrentes invalidantes, como “soy inútil”.

Si a esta persona se le pide que haga alguna tarea, es posible que sienta ansiedad por creer que no es capaz. Dicha creencia o percepción de sí misma se relacionaría con su baja autoestima y los pensamientos frecuentes sobre su inutilidad.

Otras afecciones que podemos clasificar como neurosis son los trastornos de estrés postraumático y las fobias. En estos casos, también se observan creencias irracionales y problemas en la historia de aprendizaje de la persona.

Psicosis

Siguiendo con las diferencias entre psicosis y neurosis, profundizaremos más en lo primero. Al igual que con la neurosis, la psicosis se refiere a un grupo de alteraciones mentales. No obstante, estas se caracterizan porque los síntomas afectan de forma directa el juicio de la realidad. En consecuencia, el paciente percibe el mundo de forma alterada.

Las afecciones frecuentes en los casos de psicosis son las alucinaciones y los delirios. Uno de los ejemplos más comunes es el delirio persecutorio, en el que la persona cree que los demás quieren lastimarlo por algún motivo. No obstante, dicha creencia no tiene ningún fundamento objetivo en la realidad e incluso pudiera culpar a seres inexistentes.

Con respecto a sus causas, lo normal es que haya un grupo de factores que dan origen a la patología. Fusar-Poli et al. (2020) publicaron una revisión en la que describen distintas condiciones que aumentan el riesgo de psicosis. Entre estas se hallan el abuso de sustancias, los problemas neurobiológicos, las lesiones cerebrales y otros trastornos mentales comórbidos.

En esta misma línea, para comprender las diferencias entre psicosis y neurosis, podemos citar otras condiciones. Por ejemplo, la esquizofrenia es uno de los cuadros más frecuentes, también está el trastorno psicótico agudo y el trastorno delirante.

Hombre con esquizofrenia
En la psicosis se produce una pérdida del sentido de la realidad.

Aspectos a considerar sobre las diferencias entre psicosis y neurosis

Para resumir, es posible afirmar que psicosis y neurosis tienen elementos similares y diferencias. Por un lado, ambos términos se usan para categorizar enfermedades mentales, pero se distinguen por el tipo de afecciones que engloban.

En el caso de la psicosis, se trata de patologías cuyos síntomas producen la pérdida del sentido de realidad. Por ende, genera problemas en el funcionamiento de quien las padece, ya que acomoda la realidad según sus delirios y alucinaciones. Además, los trastornos psicóticos pueden ser degenerativos y causar otros síntomas como deterioro cognitivo.

Por su parte, en la neurosis encontramos alteraciones del pensamiento y del afecto, pero que no distorsionan la realidad por completo. Si tomamos el ejemplo de la ansiedad, muchos de los pensamientos que la causan pueden tener su origen en experiencias negativas objetivas. El problema aparece cuando el contexto cambia y se mantienen esos esquemas de pensamiento.

Cabe destacar que hay enfermedades que se clasifican dentro de la neurosis, pero que pueden presentar rasgos psicóticos. Tal es el caso de la depresión que en algunos casos cursa con síntomas psicóticos como alucinaciones o delirios. Lo mismo sucede con el trastorno límite de la personalidad, en el que suelen existir ideas delirantes, más no delirios completos. Entonces, es posible decir que rayan en el borde de la psicosis sin llegar a serlo.

Para concluir, debido a lo anterior, las diferencias entre psicosis y neurosis todavía tienden a debatirse en la comunidad científica. Quizá sería posible definir una nueva clasificación que integre a estos cuadros en la que ambos tipos de síntomas estén presentes.

Te podría interesar...
La neurosis depresiva (distimia)
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La neurosis depresiva (distimia)

La neurosis depresiva es uno de los trastornos depresivos caracterizado por presencia de tristeza, pero menos incapacitante en las actividades.



  • Fusar-Poli, P., de Pablo, G. S., Correll, C. U., Meyer-Lindenberg, A., Millan, M. J., Borgwardt, S., ... & Arango, C. (2020). Prevention of psychosis: advances in detection, prognosis, and intervention. JAMA psychiatry, 77(7), 755-765.
  • Rycroft, C., & Carstairs, G. M. (2018). Anxiety and neurosis. Routledge.