Diseño universal para el aprendizaje: oportunidades para todos

El Diseño universal para el aprendizaje tiene en cuenta los diferentes intereses, capacidades y necesidades para adaptarse a los alumnos. Te contamos sus principales ventajas.
Diseño universal para el aprendizaje: oportunidades para todos
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 17 diciembre, 2022

En las aulas de todas las escuelas podemos apreciar rendimientos y habilidades muy distintos. Esto no solo se debe a sus diferentes capacidades; también tiene mucho que ver con el enfoque de enseñanza y con la forma en que los estudiantes acceden al material y muestran lo que saben.

Los estilos académicos tradicionales favorecen la memorización y a aquellos niños que tienen una buena memoria, pero también perjudican a otros alumnos. Así, el Diseño universal para el aprendizaje marca una línea de acción para atenuar este último efecto.

Aunque su nombre pueda llevar a la confusión, este enfoque no busca idear un estilo educativo común y útil para todos los aprendices. Por el contrario, busca ser flexible y adaptarse a las diferentes capacidades y necesidades de cada uno. Así, lo que realmente es universal son las oportunidades de progresar, que se ofrecen a todos los estudiantes por igual.

Si quieres saber más al respecto, te invitamos a seguir leyendo.

Profesora con alumnos en clase
Uno de los objetivos del DUA es activar las diferentes redes cerebrales en los estudiantes.

¿Qué es el Diseño universal para el aprendizaje?

El Diseño universal para el aprendizaje (UDL, por sus siglas en inglés) es un modelo pedagógico que, basado en la neurociencia, la investigación y la práctica educativa, busca adoptar un enfoque inclusivo. El objetivo principal es eliminar las barreras que pueden obstaculizar el aprendizaje y ofrecer múltiples modos de proceder a fin de que todos los alumnos puedan relacionarse con la información de una forma cómoda y efectiva para ellos.

La idea es que todas las personas tengan la oportunidad de aprender y desarrollar su potencial educativo. Y esto, por supuesto, no se logra sin tener en cuenta las diferentes condiciones personales, sociales, económicas o culturales de cada alumno.

Por supuesto, el modelo es especialmente beneficioso para ciertas minorías, como inmigrantes, personas con alguna discapacidad o incluso alumnos con altas capacidades. Pero, en realidad, beneficia a todos los estudiantes, ya que tiene en cuenta sus intereses, sus preferencias, sus habilidades y sus necesidades para mantenerlos motivados y permitirles desarrollarse.

Pensemos en algo tan sencillo como los sistemas de representación (esto es, las diferentes formas en que las personas entienden y procesan el mundo). Hay quienes aprenden mejor mediante imágenes y referencias visuales, otros que prefieren escuchar una explicación en voz alta y otros que necesitan experimentar con sus propias manos. Así, por ejemplo, si un enfoque educativo es muy auditivo, las personas visuales y kinestésicas pueden sentirse muy poco útiles o hábiles.

Más allá de esto, hay niños que necesitan estar en movimiento mientras aprenden (por ejemplo, quienes tienen TDAH) y otros que requieren de apoyos pictóricos (como en el TEA). Otros, como los alumnos con altas capacidades, precisan de autonomía y oportunidades para ser espontáneos, curiosos y llevar la iniciativa. En suma, al igual que los estudiantes son diversos, también deben serlo las oportunidades.

Principios fundamentales del Diseño universal para el aprendizaje

Este modelo busca que los profesores enriquezcan el currículo escolar, flexibilicen el proceso de enseñanza-aprendizaje y enfoquen la docencia, teniendo en cuenta la diversidad desde el inicio hasta el final. Así, tiene en cuenta tres principios básicos:

Implicación y participación

Hace referencia al “para qué aprender”, es decir, a la motivación de los alumnos. Para incentivarla y mantener su interés, es importante crear dinámicas participativas y activas, asignar tareas relevantes y adoptar un enfoque lúdico. Es importante que las actividades sean variadas para que puedan reflejar los intereses y preferencias de cada estudiante.

Representación

Se refiere al modo en que los alumnos pueden acceder al conocimiento. Esto es, el formato en el que la información se presenta. A este respecto, resulta interesante ofrecer diversos soportes como, por ejemplo, instrucciones leídas en voz alta, explicaciones gráficas y opciones de ejercicios prácticos.

En general, deben considerarse posibles discapacidades, falta de conocimiento de la lengua, problemas de aprendizaje y preferencias perceptivas, entre otros aspectos.

Acción y expresión

Este último elemento habla de cómo los alumnos pueden interactuar con el material para construir el aprendizaje y mostrar lo que han aprendido. Así, las evaluaciones han de diseñarse siguiendo diferentes formatos, pues no para todos un examen escrito será la mejor opción. Una prueba verbal, una dramatización, un video o una presentación gráfica pueden ser buenas alternativas.

Profesora con alumnos
El DUA brinda a todos los estudiantes las mismas posibilidades para progresar.

Oportunidades para todos

En suma, el diseño universal para el aprendizaje busca adaptar el modelo educativo a los alumnos, y no al contrario. Se basa en la multiplicidad de opciones, soportes, abordajes y estrategias para dar cabida a los intereses, capacidades y necesidades particulares.

Con esto, se elimina la injusticia que supone utilizar modelos unitarios y reduce el estigma de segregar o diversificar a los alumnos. Si de entrada se ofrecen múltiples opciones, todos podrán tomar aquella que más les sirva y tener así las mismas oportunidades de progreso educativo.

Te podría interesar...
La educación inclusiva: una apuesta segura
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La educación inclusiva: una apuesta segura

De acuerdo con la Declaración de Salamanca de la UNESCO de 1994, la educación inclusiva implica acoger a todas las personas.



  • Alba Pastor, C. (2019). Diseño Universal para el Aprendizaje: un modelo teórico-práctico para una educación inclusiva de calidad. Participación educativa.
  • Navarrete-Torres, A. (2019). Situaciones de aprendizaje desde la inclusión, para Altas Capacidades (Master's thesis). Universidad Internacional de La Rioja.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.