Disfruta del mundo sin límites

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 12 septiembre, 2015
Cristina Medina Gomez · 12 septiembre, 2015

Naces y, sin darte cuenta, te encuentras ante un mundo que está ahí para ti. Para que lo disfrutes sin límites, para que lo aproveches todos los días de tu vida. Tienes ante tus ojos un regalo que no puedes desaprovechar y que solo puedes y debes agradecer.

Lo mejor de todo es que nunca es tarde para aprender esto y nunca has vivido lo suficiente para creer que no es el momento de darle prioridad.

No importan tus años, si crees que los que has vivido han merecido la pena. No importa que te des cuenta tarde, si eres capaz de mirar tu futuro con ganas de vivirlo.

“Tienes la edad adecuada para ser feliz y la energía justa para hacer de tu vida una aventura inspiradora.”

-Anónimo-

El mundo es del color en el que tú lo quieras ver

La vida es una aventura y como tal, sabes que estás en ella para recoger cosas que te van hacer vibrar y para enfrentarte a otras que te van a hacer crecer como persona.

Normalmente, las cosas que te van a hacer crecer serán aquellas que más te duelan o aquellas que supongan los mayores choques emocionales para ti: una muerte de alguien querido, un embarazo, un matrimonio, una ruptura…

Solo tú tienes el poder sobre la actitud con la que mires lo que te sucede

Mujer con prismáticos

La actitud es nuestra mejor arma para enfocar por dónde queremos llevar nuestra vida y hacia dónde queremos ir.

De hecho, una actitud positiva logrará que hasta lo peor de tu mundo sea un poquito mejor. El color de lo que vives puede ser más cálido y alegre si lo deseas con fuerza.

“La vida es corta. Rompe las reglas, perdona rápido, besa lento, ama de verdad, ríete sin control y nunca dejes de sonreír, por más extraño que sea el motivo. Puede que la vida no sea la fiesta que esperábamos, pero mientras estemos aquí: ¡Bailemos!”

-Anónimo-

Actitud, más la posibilidad de los imposibles

 

La posibilidad de un imposible es proporcional a la actitud con la que enfrentes el reto. En otras palabras, es muy beneficioso que despertemos cada día tratando de afrontar la vida cómo lo que es: única, pasajera y nuestra.

Es inevitable pensar que nos suceden cosas que nos bloquean y nos detienen, pero justamente por esa razón el mundo nos ha hecho fuertes: para buscar el control de nuestras emociones y tratar de superar obstáculos, barreras, baches o imposibles.

¿Qué ocurriría si entramos en un bucle en el que la vida no nos importara?

Lo que pasaría es que nos estaríamos perdiendo gran parte de lo que somos y todo lo que podríamos llegar a ser. Llegará la muerte y entonces será cuando nos acordemos de lo que decíamos al comienzo: que el mundo está ahí para disfrutarlo sin límites, para llegar al momento de decir “adiós” y no arrepentirse de nada.

No temas equivocarte, entre las posibilidades del mundo está el error

Decíamos antes que el arrepentimiento solo debería venir de aquello que no hemos intentando, porque ya se sabe que equivocarse forma parte también de las reglas que implanta la vida.

Los errores y sus malas consecuencias, así cómo los acontecimientos negativos que vivimos son, en cierta medida, el precio que tenemos que pagar por la felicidad de nuestros grandes momentos.

Chica equilibrio

El mundo no tiene límites, pero exige equilibrio: nuestras emociones, para ser las que son, necesitan momentos altos y momentos bajos; sin embargo, incluso eso es tu vida y significa que la estás aprovechando.

Como seres humanos que somos estamos condenados a equivocarnos. Pero también a ser libres para entender lo que nos ocurre y actuar sobre ello, para decidir qué queremos dar a los demás de nosotros y cómo hacerlo, para saber ver en el mundo aquello que el resto ve de otra manera y disfrutarlo al máximo.

Por todo ello, porque tú eres capaz de cambiar el color del mundo y superar imposibles, recuerda siempre algo que decía Mario Benedetti: “la perfección es una pulida colección de errores”.

Solo conocerás el error si te atreves a cometerlo…