Disminuir la timidez hasta acabar con ella - La Mente es Maravillosa

Disminuir la timidez hasta acabar con ella

Cristina Pérez 9 septiembre, 2013 en Psicología 8 compartidos
Mujer timida

Este artículo lo titulo “Disminuir la timidez”, porque me parecía poco realista poner “eliminar la timidez” ya que es una cosa que no se puede quitar de la noche a la mañana, necesita su tiempo y sobretodo mucho entrenamiento.

Por ello el mejor momento para empezar a disminuir la timidez es ahora mismo. Sin práctica y sin exponerse a lo que nos produce temor no será posible mejorar.

ALGUNAS IDEAS PARA EMPEZAR A PRACTICAR:

1. Haz una lista: Escribe una lista de las cosas que más timidez te produzcan. Empezando por las que más miedos te ocasionan. Después deberás empezar a practicar empezando por las que menos timidez te ocasionen y una vez hayas superado esas, ir subiendo de nivel hasta llegar a las más temidas por ti.

¿Cómo puedo saber si puedo solucionar mi timidez por mi mismo o debería pedir ayuda profesional? Lo sabrás cuando te empieces a enfrentar. Si tu nivel de nerviosismo o de pensamientos negativos hacen que no te atrevas a enfrentarte de nuevo a las situaciones, es porque necesitas ayuda.

Lo que hace mejorar son esos enfrentamientos y si enfrentarte te deja mal de salud o por lo que sea no te atreves, te estarás impidiendo el avance. Es ahí donde un profesional debe seguir empujándote a que te sigas enfrentando a esas situaciones, aportándote herramientas o técnicas de relajación que harán de trampolín hacia tu meta.

Síntomas donde sería bueno plantearse pedir ayuda: Cuando te has dejado de enfrentar a las situaciones que temes porque piensas que no tiene remedio, o porque te produce un nerviosismo que te deja mal de salud, has tirado la toalla, o llevas tiempo enfrentándote pero pasa el tiempo y no notas ninguna mejoría.

Recuerda que el tiempo no hace cambiar, los cambios se producen porque a través del tiempo tenemos muchas experiencias que nos moldean, si no te enfrentas a esas experiencias no avanzarás.

2. A solas contigo: Haz ejercicios cuando estés solo. Puedes desde coger un periódico y leer en voz alta con tono firme y seguro, hasta grabarte en video como si estuvieras hablando frente a un público.

De esta manera tu mente se prepara y se acostumbra a esa actitud segura y cuando hagas algo parecido en sociedad, ya tendrás una práctica aprendida para hacerlo mejor.

3. Mantén buenos pensamientos sobre ti: Instala en tu mente 3 pensamientos positivos sobre ti, que deberás recordarte en esos momentos en los que te encuentres enfrentándote a situaciones temidas.

Por ejemplo, pensamientos de motivación y valor hacia uno mismo como:

-Aunque me produzca temor puedo hacerlo, creo en mi !!

-Soy una persona con grandes virtudes, me quiero y me acepto tal cual soy independientemente de cómo me salga hoy

-Estoy tranquilo porque sé que soy una persona que vale mucho la pena, ánimo todo saldrá genial!!

4. Actitudes de amor y aceptación hacia uno mismo: El amor está demostrado que cura y cambia. Las personas que crecen en un entorno de amor y aceptación suelen crecer con una sana autoestima y la timidez se suele superar desde bien temprano.

Si a pesar de que no paras de enfrentarte a las situaciones temidas no notas mejoría, llevas años intentándolo y no lo consigues. Podría ser porque no das con la raíz del problema.

La timidez no es siempre igual para todo el mundo, cada caso es único. A unos les puede causar timidez la falta de autoestima, complejo de inferioridad pero a otras puede ser por otra cosa, por perfeccionismo, etc..

PENSAMIENTOS DE INFERIORIDAD

Creerse inferior a otras personas, suele ser una característica de las personas tímidas.

Es un pensamiento irracional porque nadie somos ni más ni menos que otros.

A veces puede parecerlo pero es incierto, sólo que algunas personas saben demostrar y sacan hacia afuera sus virtudes donde pueden ser vistas por todos, en cambio otras, debido al complejo de inferioridad no son capaces de sacar hacia afuera sus virtudes, o bien por timidez o porque ni siquiera han descubierto cuáles son sus puntos fuertes.

Todo el mundo tiene grandes virtudes, pero no siempre son descubiertas. Así que a partir de hoy, empieza a valorarte como te mereces. Disminuir la timidez es una tarea de perseverancia, no desanimarse y seguir enfrentándose a pesar de que las cosas no salgan como deseamos.

Como dice una frase "el éxito no consiste en conseguir cosas, sino más en ser capaz de no desanimarse nunca".

Imágenes cortesía de Fávián Kristóf y Alba Soler

Cristina Pérez

Ver perfil »
Te puede gustar