Distintos perfumes, mayor inteligencia - La Mente es Maravillosa

Distintos perfumes, mayor inteligencia

Pedro González Núñez 2 septiembre, 2016 en Psicología 717 compartidos
Mujer oliendo flores rosas

No sé si tiene razón Christian Dior cuando afirma que “el perfume de una mujer dice más sobre ella que su letra”. Tampoco puedo afirmar que a distintos perfumes, mayor inteligencia, tal y como aseguran algunos expertos. Pero sí puedo decir que los aromas están directamente ligados a la memoria emocional, por lo que no sería descabellado pensar así.

¿A quién no le ha provocado o evocado un olor concreto algún recuerdo de su pasado? Es decir, que el aroma está directamente relacionado con nuestra conducta y estado de ánimo, pues un perfume agradable o desagradable puede lograr incluso que cambiemos nuestra actitud hacia un hecho, situación o persona en concreto.

No obstante, ¿es cierta la afirmación que titula este artículo? ¿Mayor uso de distintos perfumes significa una inteligencia superior? A continuación elaboraré una serie de razonamientos basados en conocimientos y estudios para tratar de desvelar la incógnita.

Aromaterapia y salud

Las personas otorgamos importancia a los olores. No es igual en todos, pero es una realidad verdadera. Nos evocan recuerdos agradables o desagradables, nos producen asco, indiferencia o agrado… tienen un efecto directo en nuestra psique.

Persona tumbada en sesión de aromaterapia

No es extraño que la aromaterapia naciera como método para mejorar la salud mental y física de los pacientes. Las diferentes fragancias pueden provocar y evocar en nosotros distintas sensaciones que mejoran nuestro estado de salud. Máxime al saber que los expertos consideran que el perfume se relaciona con diferentes factores:

  • Factor personal: el factor personal incide directamente en el olor. El estado de ánimo, la salud, el pH de nuestra piel, medicamentos que se ingieren, la propia química del individuo o nuestros mismos gustos afectan.
  • Factor climático: el factor climático también es vital, pues no es lo mismo el efecto de un perfume en regiones o épocas de excelso calor a otras más frías.
  • Factor ocasional: según la ocasión, podemos seleccionar un perfume u otro. No es lo mismo afrontar una reunión de trabajo que una cena entre amigos o un día rutinario de oficina. Nuestro mismo estado de ánimo se verá reflejado en la fragancia que usemos.

Los distintos perfumes de nuestro mundo

En realidad, los olores nos conectan con el mundo. Una ciudad, una zona concreta, un lugar… todos ellos tienen diferentes aromas. Ya sea por la contaminación, el cuidado del lugar, la vegetación, etc., a cada lugar lo asociamos emocionalmente a una fragancia determinada.

Mujer oliendo café

Además, desde un punto de vista histórico, social, físico y antropológico, los olores nos conectan con con nuestro pasado, pero también nos aportan gran información. Una alerta de peligro, una ocasión para luchar, una situación agradable… Los estudios científicos muestran que nos activan emociones de nuestro subconsciente, por lo que gran parte de las decisiones que tomamos están íntimamente relacionadas con el olor, junto a otros factores.

El hecho de que los olores actúen sobre nuestra memoria y subsconciente nos permite hacer relaciones de lo bueno y lo malo según el olor, o lo agradable y lo desagradable, por ejemplo.

Los aromas y el aprendizaje

Así pues, a sabiendas que el olfato está relacionado directamente con la memoria, es una fuente enorme de aprendizaje. Los recuerdos ligados a nuestra memoria muestran que existe una conexión directa con el sistema límbico del cerebro.

Entre las estructuras del sistema límbico encontramos aquellas cuya función consiste en las respuestas emocionales, pero también aprendidas por la información guardada en nuestra memoria. Es decir, que reserva una buena parte de nuestra personalidad.

Cerebro con sistema límbico iluminado

Uno de los órganos del sistema límbico es la amígdala, que conecta un olor a una emoción. Mientras tanto, el hipocampo lo relaciona con un recuerdo guardado en nuestra memoria.

Nuestro sistema límbico es considerado por la ciencia como un cerebro primitivo, pero no funciona de forma independiente. Está en permanente contacto con la corteza cerebral, por lo que juega un papel vital en la toma de decisiones y nuestra propia personalidad.

Así pues, todos los estudios concluyen que el olfato está relacionado con los estados de ánimo, las emociones, los pensamientos y, en definitiva, nuestra propia forma de ser.

¿Es posible que, ya sea de forma consciente, inconsciente o emocional, existan personas que usan distintos perfumes con una finalidad concreta? ¿Convierte este hecho a estos individuos en más inteligentes, ya sea a nivel emocional, intrapersonal, interpersonal, naturalista o incluso corporal-Kinestésica?

¿Es por tanto lógico pensar que aquellas personas que usan distintos perfumes adaptados a situaciones concretas son más inteligentes que quienes utilizan siempre el mismo o directamente no lo hacen? Yo diría que sí.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »
Te puede gustar