Dollterapia: volver a la niñez para tratar la demencia

5 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la trabajadora social Elena García
¿Has oído hablar de la dollterapia o terapia con muñecas? En este artículo te contamos en qué consiste y qué beneficios tiene.

Poco a poco, y en base a una necesidad, han ido surgiendo distintos tipos de terapia no farmacológica para tratar las demencias. Musicoterapia, laborterapia, intervención con animales… Todas ellas tienen un elemento en común: traen recuerdos y emociones del pasado que ayudan al paciente a re-conectar con su vida. Por ello, hoy queremos hablar de un tipo de terapia muy reciente: dollterapia.

Antes de comenzar a tratar más en profundidad este tipo de intervención, debemos aclarar algunos conceptos. La demencia, según la RAE, es el «deterioro progresivo de las facultades mentales que causa graves trastornos de conducta«.

La OMS la define como «un síndrome, generalmente de naturaleza crónica o progresiva, caracterizado por el deterioro de la función cognitiva (es decir, la capacidad para procesar el pensamiento) más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal».

Según Nitrini y Dozzi (2012), la demencia como síndrome se caracterizaría por la presencia de deterioro cognitivo persistente, que interfiere con la capacidad del individuo para llevar a cabo, de manera independiente, sus actividades laborales o sociales. Existen distintos tipos de demencias, las más comunes, según la OMS:

Es cierto que una enfermedad afecta de manera distinta a cada persona. De esta manera, llevar a cabo un plan individualizado y centrado a cada persona es fundamental para garantizar el éxito de una intervención. En este caso, entendemos el éxito como alcanzar los objetivos planteados al inicio de la intervención.

«El bienestar de las personas con demencia es resultado directo de la calidad de las relaciones que mantienen con quienes les rodean».

-Kitwood-

Persona con las manos en la cabeza por demencias

¿Cuál es el origen de la dollterapia?

Este tipo de terapia no farmacológica surge en EEUU. Como dice Rodríguez (2018) Anne Burnnet, directora del The Limes Care Home (centro de enfermos con demencia en Estados Unidos) es la creadora de este nuevo método terapéutico: la dollterapia.

Anne había trabajado con una mujer mayor que había perdido un hijo cuando era joven y siempre llamaba a gritos a su bebé. Un día probó a darle un oso de peluche durante uno de sus episodios y se calmó. A partir de ese momento, utilizó este método con otros pacientes, funcionando tanto con hombres con mujeres.

Beneficios de la dollterapia

Aunque, en muchas ocasiones, el tratamiento farmacológico es inevitable, la intervención con otro tipo de terapia que no use únicamente los fármacos se está normalizando.

En España, y más en concreto en Salamanca, existe un centro pionero en el que se desarrollan diversas intervenciones que buscan un equilibrio entre el uso de la terapia farmacológica y la no farmacológica. Este centro es el Centro de Referencia Estatal de Alzheimer.

Para Carballo, Arroyo, Portero y Ruiz-Sánchez (2013) algunos beneficios de la intervención no farmacológica serían:

  • Mantenimiento y/o estimulación de las capacidades preservadas.
  • Promoción de la autonomía y de la independencia del usuario.
  • Mejora de las relaciones sociales y de la comunicación.
  • Reduce la sensación de soledad y aislamiento.
  • Mejora del autoconcepto y de la autoimagen y, por lo tanto, de la autoestima.
  • Incremento de la calidad de vida del propio usuario y de su entorno más cercano.
  • Empoderamiento del usuario.
  • Desarrollo bimanual y motriz del usuario.
  • Crea un ambiente de calma y positividad durante y después de la intervención.
  • Desarrolla la afectividad del paciente.

Persona mayor con una muñeca

En definitiva, el uso de estas intervenciones tiene un efecto muy positivo en la vida de las personas con demencia e, indirectamente, en la de sus familiares. Además, que no exista una fórmula que revierta la sintomatología de determinados tipos de demencia, como en la enfermedad de Alzheimer, no implica que contemos con un buen margen de intervención para enlentecer el avance del deterioro.

  • Carballo-García, V., Arroyo-Arroyo, M. R., Portero-Díaz, M., & de León, J. R. S. (2013). Efectos de la terapia no farmacológica en el envejecimiento normal y el deterioro cognitivo: consideraciones sobre los objetivos terapéuticos. Neurología28(3), 160-168.
  • Nitrini, R., & Dozzi, S. (2012). Demencia: definición y clasificación. Revista neuropsicologia, neuropsiquiatria y neurociencias12(1), 75-98.
  • Rodríguez, A. (2018). Terapia ocupacional con muñecos en enfermedades de tipo degenerativo: Alzheimer.
  • Tipos de Terapia no farmacológica. Recuperado el 03 de Julio 2019 de http://www.crealzheimer.es/