El duro camino del desamor - La Mente es Maravillosa

El duro camino del desamor

Raquel Lemos Rodríguez 31 octubre, 2015 en Psicología 35 compartidos
Mujer abrazándose frente al mar

Tu relación se ha roto y el mundo se te ha venido encima. Quizás pienses que has sido el culpable o por el contrario, la otra persona o quizás que hayáis sido los dos… De uno u otro modo, buscar culpables en una ruptura es una forma de evitar enfrentarnos a la situación y a los sentimientos que origina emprender el duro camino del desamor.

Ya nada será como antes y eso nos confunde y nos duele como si tuviéramos una espina clavada en nuestro corazón. La experiencia de desamor es un camino doloroso que hay que atravesar tras poner punto y final a lo que un día fue nuestro sueño. Profundicemos en cómo hacerlo.

“Cuando uno transita por un súbito desamor siente que el mundo se termina”

-Alejandro Dolina-

El desamor cuando el amor no se ha acabado

Resulta más difícil dejar una relación cuando aún estamos enamorados y nos encontramos en esa nube de amor que nos envuelve todo que cuando esta ha desaparecido. Porque aquí el amor no ha sido el motivo de la ruptura sino la contribución de otros factores que si hubieran estado de nuestro parte quizás hubieran impedido este fin que tanto nos duele.

Sirena triste por desamor en el mar

Como vemos desenamorarse no es fácil porque no elegimos estar con alguien para luego tomar distancia y romper todo lo vivido con ella. Pero más allá de la decisión de no continuar con una relación a pesar de estar enamorados existe aun otra experiencia todavía más dura y difícil de afrontar: cuando nuestra pareja nos deja o decide finalizar la relación y no tenemos otra opción para elegir.

En este momento quizás pasemos por un periodo en el que no somos consciente de lo sucedido y nos cueste asimilarlo. Pero cuando nos damos cuenta, el mundo se nos cae encima y nos rompemos en mil pedazos. Para reconstruirnos necesitaremos tiempo, pues nuestras heridas tienen que sanar la huella de un amor que no ha continuado como esperábamos…

Deshacernos de nuestro amor

Ser capaces de olvidar nuestro amor o al menos dejar de sentirlo no es tarea fácil, sino un proceso largo que en la mayoría de las ocasiones estará acompañado de nostalgia, tristeza y noches en vela. La cuestión es no culpabilizar ni responsabilidad a nadie ya que cuando nos enamoramos nos estamos arriesgando porque nos exponemos a una serie de circunstancias que no podemos controlar como que la otra persona no nos corresponda o que en algún momento decida no continuar.

A pesar de ello, tenemos que prestar atención porque puede que nuestro inconsciente nos lleve a hacer cosas que no deberíamos hacer en esta situación. Acciones inconscientes que cuanto más incidamos en llevarlas a cabo más dolor nos provocarán como:

  • Mantener un contacto continuo con nuestra expareja. Saber de nuestra expareja no está mal de todo siempre y cuando sea de vez en cuando para cerciorarnos de que esa persona que tanto amábamos está bien. Lo preocupante viene cuando este contacto es día a día porque puede que nos ilusionemos y creamos poder recuperar a esa persona cuando no es así.
  • Obsesionarse por buscar qué hemos hecho mal o dónde hemos fallado para que la relación se haya terminado. Por regla general una ruptura conlleva un cúmulo de variables y detalles que en ocasiones son difíciles de detectar. No suele haber un motivo único. La cuestión es no enredarnos en la culpa y respetar la decisión que la otra persona ha tomado.
  • Tener esperanzas de volver. En un principio tener esperanzas será inevitable porque cualquier detalle será suficiente para ilusionarnos. Ante esto es mejor que nos detengamos para reflexionar e intentar aceptar lo sucedido sin adornarlo. Nos llevará un tiempo no hay duda pero es la mejor opción si no queremos hacernos más daño.
  • Conservar objetos y ropa de la otra persona . Guardar una camiseta o un objeto de nuestra expareja y de vez en cuando olerlo o cogerlo nos ancla en el pasado y no nos permite avanzar. Una recomendación es devolver todo aquello que no haya sido un regalo y estos últimos guardarlos en un lugar seguro hasta que estemos preparados para volver a verlos.

Así, evitar todas estas acciones nos ayudará a asumir la ruptura. Hemos pasado mucho tiempo con esa persona, hemos compartido muchos momentos es normal que nos aferremos a ello y más cuando la decisión de acabar no ha sido nuestra. No obstante esto no es excusa para quedarnos ahí en ese vacío que nos consume y atrapa.

Mujer mirando la horizonte

El camino del desamor es un camino por el que todos hemos tenido que pasar alguna vez. Si aún no lo hemos hecho, ¡mejor para nosotros! Pero si ya nos ha ocurrido, intentemos no cometer los mismos errores una segunda o tercera vez  No permitamos que el desamor nos hunda y nos haga sufrir más de lo que debería.  Aceptarlo puede ser duro y doloroso, pero evitará mucho más dolor del que pensamos.

Imágenes cortesía de Lauri Blanck, Cheryl Lond, Trendhunter

Raquel Lemos Rodríguez

Soy escritora y una apasionada de la música. Rodeada de libros desde pequeña, siento la necesidad de plasmar escribiendo aquello que me inquieta y provoca curiosidad.

Ver perfil »
Te puede gustar