El amor engorda según la ciencia, ¿mito o realidad?

25 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Marián Carrero Puerto
Buenas noticias para las personas solteras: el amor engorda según la ciencia. A lo largo del artículo descubriremos por qué aumentamos de peso cuando estamos en una relación de pareja.

Hoy comenzamos con una buena noticia para los solteros: el amor engorda y lo dice la ciencia. Pero, ¿por qué nos ocurre cuando nos enamoramos? ¿Qué nos hace que aumentemos de peso? ¿Afecta solo al sexo femenino o es también frecuente en el sexo masculino? Profundizaremos en lo que dice la ciencia sobre cómo el amor engorda.

La obesidad se ha definido como una enfermedad multifactorial en la que se produce una interacción entre factores genéticos y ambientales. Los factores ambientales son los que más contribuyen a explicar el incremento en la prevalencia de la obesidad producido en los últimos años, ya que la base genética de la población no puede haberse modificado de forma tan rápida.

En diferentes investigaciones, se han estudiado diversos factores ambientales. Al inducir el aumento de la ingesta energética o la disminución del gasto energético y favorecer así la existencia de un ambiente propicio para subir de peso, podrían tener alguna influencia sobre el padecimiento de sobrepeso u obesidad.

«El amor es tan importante como la comida, pero no alimenta».

-Gabriel García Márquez-

Chocolate con corazón rojo

¿El amor engorda en todo el mundo?

A pesar de la presión social, se ha observado que las personas con pareja o casadas dan menor importancia al aspecto físico que las solteras.

Esta situación, unida al aumento del sedentarismo que se produce a partir del matrimonio o de encontrar pareja, a la dificultad para perder el peso ganado durante el embarazo (en el caso de las mujeres) y al incremento que se ha producido en la edad con la que se producen los matrimonios, puede ser responsable de que estar casado suponga un factor de riesgo para el aumento de peso.

Algunos estudios han señalado que en los países desarrollados, como es el caso de España, el aumento de peso es más frecuente en zonas rurales y en personas con un nivel socioeconómico y/o educativo bajo.

Esto puede deberse a que las  personas con estudios superiores son más conscientes de los efectos negativos que tiene el padecimiento de sobrepeso y obesidad sobre la salud y le dan una mayor importancia al hecho de estar delgado, lo que les lleva a practicar más ejercicio físico y a elegir los alimentos de una forma más adecuada que las personas con un nivel educativo más bajo.

Estudios realizados en Estados Unidos y Turquía han encontrado una menor frecuencia de obesidad en personas solteras que en casadas.

¿Existen  factores que indiquen que el amor engorda?

Según el informe de la “Encuesta XLS Medical EROS – Enamorarse y su Relación con la Obesidad y el Sobrepeso» llevado a cabo por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), el 81% de los participantes en el estudio EROS indicó que el peso sufre o puede sufrir cambios en función del momento en que se encuentra una relación de pareja.

De hecho, en la fase de búsqueda, y en la fase de enamoramiento, el peso de los participantes del estudio se mantuvo bajo (en media alrededor de 59-60 kg), mientras que en la fase de estabilidad se incrementó el peso de los participantes hasta una media de 64 kg, volviendo a bajar a una media de 62 kg en la fase de separación.

Enamorarse puede supone un aumento de peso de 4,5 kilogramos de media.

Pareja comiendo pasta

Las principales causas asociadas a la relación de pareja y la variación de peso -con un grado de influencia más elevado según los participantes del estudio- son:

  • El peso es sensible a la ansiedad estado, ya que una de las medidas más populares para disminuir esta tensión es precisamente comer.
  • Al inicio de una relación se está muy motivado y con los años te acomodas. Dejas de hacer actividades que antes realizabas, como practicar algún deporte.
  •  El deseo de formar familia y los embarazos pueden modificar el peso, sobre todo en el caso de las mujeres.

Estar en pareja de alguna manera nos hace subir en la lista de «comedores sociales». Los eventos cada vez suelen ser más numerosos; en ellos la comida juega un papel importante, casi imprescindible.

Reuniones familiares, cumpleaños, bodas, bautizos, graduaciones, las barbacoas del domingo o las paellas en casa de tu suegra. Infinitud de nuevos eventos en los que la comida es la excusa para compartir tiempo.

Booth KM, Pinkston MM, Poston WS. Obesity and the built environment. J Am Diet Assoc 2005;105(5 Suppl 1):S110-7. Elena, R. R., María, O. A. R., Carolina, P. E., & María, L. S. A. (2011). Factores que contribuyen al desarrollo de sobrepeso y obesidad en población adulta española. Nutrición clínica y dietética hospitalaria31(1), 39-49. Encuesta XLS Medical EROS - Enamorarse y su Relación con la Obesidad y el Sobrepeso. Hetherington MM, Cecil JE. Gene-environment interactions in obesity. Forum Nutr 2010;63:195-203. Hubácek JA. Eat less and exercise more - is it really enough to knock down the obesity pandemia? Physiol Res 2009;58 (Suppl 1):S1-6. Khan A, Khan A. Prevalence and Etiology of Obesity - An Overview. Pak J Nutr 2004;3(1):14-25. Pardo A, Ruiz M, Jódar E, Garrido J, De Rosendo JM, Usán LA. Desarrollo de un cuestionario para la valoración y cuantificación de los hábitos de vida relacionados con el sobrepeso y la obesidad. Nutr Hosp 2004;19(2):99-109. WHO. Expert Comitee on Physical Status. Physical status: The Use and Interpretation of Antrhopometry. Geneva: WHO, 1995.