El amor me cambió la vida - La Mente es Maravillosa

El amor me cambió la vida

Pedro González Núñez 5 enero, 2016 en Emociones 2586 compartidos
Hombre dándole un corazón como símbolo de amor a su chica

El amor me cambió la vida. Y no lo hizo una sola vez, sino todas y cada una de las ocasiones en mi existencia en las que me he enamorado… El amor siempre ha sido capaz de obrar en mí los milagros más insospechados.

Ahora bien, cuando hablo del amor, y de su capacidad para cambiar la vida de las personas, también entra en juego el desamor, quien es un buen desencadenante para destrozar existencias si permites que sea el dominante en tu corazón y tu mente.

Amor y desamor, dos caras de una misma moneda

Por desgracia, en la mayor parte de las ocasiones, el amor también puede acabar unido al desamor. No obstante, no debemos pensar en ello como un problema, sino como una cara de la moneda que no siempre tiene por qué ser la predominante.

“Ni la ausencia ni el tiempo son nada cuando se ama.”

-Alfred de Musset-

Es evidente que cuando te enamoras de una persona, todo parece perfecto y maravilloso. Sientes que vas caminando sin rozar el suelo y todo el mundo es más bonito, bucólico e idílico de lo que antes parecía. De pronto, das con una persona que es perfecta para ti. Te entiende en todo cuanto haces y dices, te apoya siempre, no le huele el aliento y parece que no haya un solo desperfecto en su físico y forma de ser.

Hombre en un puente con un corazón colgando esperando a su mujer

Sin embargo, es obvio que esto no es algo que dure para siempre. Con el paso del tiempo, observas que esa persona que antaño era maravillosa, tiene sus propios problemas, tal vez ronca por las noches y a veces hace cosas que no comprendes.

De todas formas, es importante que no decaiga tu capacidad para el amor por el simple hecho de que la otra persona es un ser humano, con sus miserias y sus grandezas, como todos tenemos.

Aun así, es posible descubrir que el amor de tu vida no es perfecto, o bien sentir cada día que vuestra relación se deteriora, pero no tiene por qué ser óbice para que dejarlo todo. Simplemente debéis luchar con las armas que tenéis para mantener viva la llama.

Pero, si has usado todo cuanto está en tu mano para llevar adelante tu relación, y nada funciona, es cuando llega el momento crítico del desamor, que te cubre por doquier como un oscuro manto de ébano y hace que todo sea mucho más triste, desolado y deprimente. Y ahí llega el momento en el que te habrás dado cuenta de que el amor ha cambiado tu vida. Esa es la ocasión en que te fijarás si de verdad eres capaz de reponerte y mirar hacia el futuro con esperanza.

El amor es apertura, mientras que el desamor te encierra en ti mismo

El desamor puede provocar que te encierres en ti mismo, retomando fuerzas para ser más desconfiado, prudente, protector y alarmista. La próxima vez que el amor se presente ante tu puerta, irás con pies de plomo, con tu coraza bien pertrechada… y tal vez pierdas una oportunidad maravillosa.

Porque el amor es apertura, felicidad, alegría y esperanza. Y si un desamor logra que no vuelvas a confiar por miedo a que te hagan daño, en realidad eres tú la persona que más daño se está haciendo a sí misma, ya que no estás siendo sincera con tu corazón, y estás denostando a otros seres por puro miedo, aunque tal vez todo en tu alma te pide a gritos que te arriesgues.

Pareja en el parque enamorada

Por eso el amor es capaz de cambiarte la vida. Porque cuando vives con el amor muy presente, no tienes tanta preocupación de protegerte, pero sí estás totalmente abierto a ser feliz, dar tu corazón a quien se lo sabe ganar y lo merece, y mirar hacia el futuro con esperanza mientras vives un presente feliz y luminoso.

Vivir en el amor y permitir que te cambie la vida no significa estar permanentemente enamorado, sino estar dispuesto a vivirlo, recibirlo y sentirlo con cada poro de tu piel. Dejar que el amor te cambie la vida significa no cerrarse en banda a las experiencias que éste te guarda, sino dejar que aparezca en tu corazón y lo llene de dicha y felicidad, aun cuando te han hecho daño.

No te quedes únicamente con lo malo y vivas tras una coraza de miedo y falsedad. Deja que el amor entre en tu corazón y cambie tu vida, porque hay mucha gente buena y cariñosa que está dispuesta a hacerte feliz.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »
Te puede gustar