El amor, un naufragio químico

Edith Sánchez · 22 diciembre, 2014

¿Sabías que detrás de la sensación del enamoramiento hay todo un cóctel de sustancias actuando en nuestro organismo? Quizás esta sea la razón por la cual llamamos “química” a esa sensación indescriptible y sobrecogedora que a veces experimentamos al conocer a una persona.

A continuación te contaremos cuáles son las sustancias que nuestro organismo libera y qué efectos tienen. En otras palabras, hablaremos sobre los componentes químicos del amor.

Dopamina. Generalmente los biólogos se refieren a ella como la “droga del placer” y esa denominación no podría ser más precisa. De hecho, sustancias como la heroína hacen que nuestro organismo libere grandes cantidades de dopamina, lo cual genera la sensación de placer absoluto en el sujeto.

Nuestro cuerpo libera esta sustancia de forma natural al realizar actos que tienen que ver con nuestra supervivencia: comer, dormir, tener sexo, etc. La dopamina también se produce cuando se activan los llamados “mecanismos de recompensa”; estos constituyen elemento clave en las adicciones a los juegos de azar, algunos malos hábitos y, desde luego, en el amor. Esta droga natural es la responsable de que la persona enamorada sienta que “camina en las nubes”.

Noradrenalina. También conocida como norepinefrina, es la sustancia que provoca la sensación de euforia y excitación. Los signos más evidentes de que la noradrenalina está actuando en una persona son: aumento en el ritmo cardíaco, sensación de que los sentidos de agudizan, enrojecimiento de la cara, dilatación de las pupilas y transpiración.

La noradrenalina se libera en grandes cantidades en situaciones donde la vida corre peligro, pero también el cuerpo recibe dosis de esta sustancia antes y durante el acto sexual. La noradrenalina (junto con la adrenalina) son las que causan la típica sensación de pérdida de noción del tiempo cuando se está enamorado.

Serotonina. Este neurotransmisor tiene la función de inhibir la ira, el sueño, el apetito y otros mecanismos. Su efecto en el cuerpo produce la sensación de bienestar, aceptación y buen humor. Las personas experimentan un aumento en el nivel de serotonina justo después del acto sexual. En cambio, el frío y la falta de luz solar hacen que estos niveles bajen, ocasionando la sensación de cansancio permanente y depresión.

Oxitocina. Es la hormona responsable de la sensación de confianza entre los individuos. En una relación amorosa, el momento donde “se establecen lazos afectivos” es un claro indicador de que se está liberando oxitocina en el cuerpo. El contacto físico entre dos personas libera pequeñas dosis de esta hormona. Es por eso que a mayor confianza entre ellas, mayor será la interacción física: abrazos, tomarse de la mano, acariciarse, etc. Se ha observado que el consumo de chocolate también provoca un aumento en los niveles de oxitocina.

 

¿Cómo puedo utilizar la química del amor a mi favor?

 

Conocer el mecanismo neuroquímico del cuerpo durante el enamoramiento nos ayudará a comprender mejor algunos comportamientos. La pérdida del apetito sexual, la disminución en la frecuencia de los obsequios, la incómoda sensación de “ya no es como antes” y muchos otros comportamientos se pueden entender como simples procesos de resistencia química que van desarrollando las personas.

¡Disfruta de todas las sensaciones que produce la química del amor, sin dejar que esta nuble tu visión!

Imagen cortesía depixabay