El cerebro de los neandertales

Este artículo fue redactado y avalado por Guillermo Bisbal
· 14 diciembre, 2018
Entre el cerebro de los neandertales y de los humanos existen ciertas similitudes y diferencias, las cuales pudieron ser determinadas porque los primeros se extinguieron y nosotros perseveramos

Los neandertales (Homo neanderthalensis) son una especie extinta del género Homo que convivieron con los seres humanos (Homo Sapiens) durante mucho tiempo. Fue durante casi toda la segunda mitad del Pleistoceno, entre 230.000 y 28.000 años atrás. Se extendían en toda Europa, en Oriente Próximo y Medio, y en Asia Central.

Los estudios paleontológicos indican que los neandertales y los humanos tienen un origen común, por lo que comparten algunos rasgos morfológicos y tenían capacidades cognitivas similares. Además, también hay pruebas que ambas especies se han cruzado a lo largo de su historia generando descendientes híbridos. Esto genera que en la actualidad nuestro genoma humano tenga un 2% de neandertal.

Ahora veremos cuáles son las características morfológicas de los neandertales, centrándonos en su cerebro, y además, explicaremos cómo esto pudo influir en su extinción.

Morfología de los neandertales

Anotómicamente, los neandertales eran más fuertes que los Homo Sapiens, con un pecho y cadera más anchos. A pesar de esta robustez, tenían extremidades más cortas. Su cráneo se caracterizaba por su doble arco superciliar, frente estrecha, ausencia de mentón y una capacidad craneal algo más grande que la humana.

Estas características craneales dan pistas sobre el aspecto de su rostro que pudo tener: nariz prominente, pómulos hundíos y una mandíbula superior algo saliente. La nariz prominente se puede explicar como una mejora adaptativa para resistir las duras glaciaciones de su época.

Familia neardental

Los neandertales eran omnívoros, tal como los son los humanos. Dependiendo de su habitat explotaban una amplia variedad de alimentos. Que iban desde grandes mamíferos hasta peces y mariscos, sin descartar vegetales y frutas recolectadas.

Por otra parte, los estudios anatómicos de los restos encontrados de los neandertales arrogan pistas sobre la posibilidad de que contaran con un lenguaje articulado. Además, gracias a multitud de excavaciones se sabe que tenían una capacidad organizativa compleja, rendían culto a los muertos, cuidaban de sus enfermos, fabricaban herramientas e incluso creaban arte.

El cerebro de los neandertales

El cerebro de los neandertales es más grande que el de los seres humanos. Además, el crecimiento del cerebro también es más lento que el nuestro. Esto es muy peculiar: se necesita mucha energía para mantener el funcionamiento de un cerebro tan grande. Por lo tanto necesitaba una gran cantidad de nutrientes y cuidados durante la infancia para asegurar su desarrollo.

Esto quiere decir que, a pesar de la diferencia de tamaños, el cerebro de los neandertales y el de los humanos maduraban de manera similar. Por lo que el patrón de crecimiento entre ambas especies tuvo que ser heredado por un antepasado en común. Esta característica ha sido muy importante para la adaptación del ser humano, y ahora sabemos que también para los neandertales. Debido a que más tiempo de desarrollo perite tener un cerebro más grande y por tanto con mejores capacidades mentales.

Esta similitud entre el desarrollo cerebral humano y neandertal fue descubierta gracias al minuciosos análisis de los restos de un infante neandertal que fue hallado en la cueva de El Sidrón, Asturias y tiene 49.000 años de antigüedad.

Otra diferencia entre el cerebro de los neandertal y el de los humano es la forma. Nuestro cerebro es proporcionalmente esférico como una pelota de fútbol, mientras que el de los neandertales era algo más alargado como una pelota de rugby. Las consecuencias de esta diferencia anatómica en la forma del cerebro son desconocidas hasta el momento.

A pesar del gran tamaño del cerebro de los neandertales, su cerebelo es más pequeño que el de los humanos. Este pequeño detalle pudo marcar una gran diferencia entre ambas especies. Debido a que el cerebelo es una parte muy importante del cerebro, porque regula capacidades cognitivas, tales como: la concentración, la memorización, la flexibilidad cognitiva y la comprensión y producción del lenguaje.

En cambio el lóbulo occipital de los neandertales era más grande que la de los Homo Sapiens antiguos. Por lo que los neandertales pudieron haber tenido mejor capacidades visuales, debido a que esta región del cerebro se encarga de procesar las imágenes que recibimos.

Cráneo de un humano y cráneo de un neardental

Explicación de extinción de los neandertales

La extinción de los neandertales es uno de los grandes misterios de la historia. Los factores más importantes que se barajan son la expansión del Homo Sapiens en Eurasia y los paulatinos cambios climáticos.

El análisis de los restos neandertales encontrados en varios yacimientos, desde Rusia hasta España, han revelado que esta especie Homo se extinguió hace 40.000 años, siendo la península Ibérica el ultimo hábitat de los neandertales.

Algunos investigadores consideran que el cerebro de los neandertales pudo ser una de las tantas razones de su extinción. Específicamente su reducido cerebelo. A diferencia de los Homo Sapiens, los neandertales contaban con una menor capacidad cognitiva y social, por lo que no se adaptaban tan fácilmente a los cambios del entorno. Por tanto, los seres humanos antiguos tenían mayor oportunidad de supervivencia por el mayor tamaño de su cerebelo.

  • Rosas, A. & Aguirre, E. (1999). Restos humanos neandertales de la cueva del Sidrón, Piloña, Asturias. Nota preliminar. Estudios Geológicos, Vol. 55, N° 3-4. Madrid: Instituto de Geociencias (CSIC-UCM).
  • Pearce, E.; Stringer, C.B. & Dunbar, R. (2013). New insights into differences in brain organization between Neanderthals and anatomically modern humans. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, Vol. 280, N° 1758. Londres: The Royal Society.