El colapso: la frenética serie que nos sitúa en la quiebra total de nuestro sistema

01 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
Ocho capítulos rodados en plano secuencia que te dejará sin aliento. El colapso es una serie apocalíptica que resulta demasiado familiar y cercana. No te la puedes perder.
 

El colapso es una serie de la productora audiovisual independiente Les Parasites. La serie imagina una sociedad posterior al colapso del sistema actual, donde todos deben luchar por su supervivencia. Los colapsólogos lo predicen para los próximos años; sin embargo, si el colapso realmente sucediera mañana, ¿cómo reaccionaríamos?

Cada uno de los ocho episodios filmados en plano secuencia tiene lugar en un lugar diferente y presenta a individuos que luchan contra el colapso de nuestra civilización industrial. Impresiona el realismo de las situaciones y el ritmo de los capítulos, que no necesitan mucho más de 20 minutos para sumergir al espectador en la trama.

En la estación de servicio, los conductores luchan por las últimas gotas de gasolina. En el supermercado, los clientes deambulan por los estantes casi vacíos. Menos espectacular es la llegada a una casa de retiro donde los cuidadores ya no saben cómo alimentar a sus residentes y donde el miedo dispara el drama. Sin embargo, esta angustia que proyecta la serie, ¿inspira la acción y el compromiso?

El colapso

La serie no especifica en qué consiste exactamente el colapso. La idea era que sucedería con bastante rapidez para centrarse en sus consecuencias y despertar un sentido de urgencia a lo largo de los capítulos.

En este mundo posterior al colapso, donde el estado ha perdido toda forma de autoridad, solo prevalece la ley de los más fuertes. Los más ricos se las arreglan, los otros se ven obligados a valerse por sí mismos y cooperar con diversos grados de éxito: la escasez de recursos transforma a todos en posibles saqueadores o asesinos.

 

Sin embargo, no solo es el argumento lo que resulta motivante en El colapso. Es la tensión creada por el plano secuencia lo que provoca que no puedas dejar de ver los capítulos en una sola noche, pese a las consecuencias del insomnio.

El colapso: ¿seríamos así en la realidad?

El atracón audiovisual se produce porque queremos saber cómo le está yendo a la gente. Y es entonces cuando el efecto de la realidad de la ficción funciona por completo: el colapso es tan realista que uno imagina que sucederá así. El problema es que es una historia que relata el individualismo y la violencia. Cada personaje se ve empujado a hacer cosas totalmente inmorales, que en otras circunstancias no haría o no justificaría.

Es ahí cuando entiendes que El colapso no es una serie de ciencia ficción más. Que no propone como relate una distopía que nos suena lejana. Es más, nos resulta extrañamente familiar. Los debates políticos en los que nadie habla de medio ambiente o si lo hace es para criticar las ideas del contrario. Aparece también el científico que habla de parar la catástrofe ya, de forma radical. Como pasa en la realidad, nadie lo escucha.

Nadie quiere cambiar su comportamiento individual. Los gobiernos, sostenidos por el pueblo, no harán nada por protegernos. Ellos ya tienen una alternativa. El espectador sabe todo esto; es lo que produce más miedo. La familiaridad con algunas situaciones, el extraño “déjà vu” de muchas recetas de cambio climático dejadas en visto.

 

Pero, ¿la narrativa transmitida a través del miedo es propicia para involucrar a los ciudadanos en el cambio individual y colectivo? Con esta pregunta surge otra, ¿realmente tenemos tiempo para diseñar alguna?

Las ideas que hicieron rodar El colapso

Les Parasites es un colectivo fundado por antiguos alumnos La Escuela Internacional de Creación y Producción Audiovisual (EICAR) en París. Para mantener su independencia, Les Parasites se financia principalmente con una cuenta Tipeee. Produce cortometrajes y los distribuye de forma gratuita.

Gracias a esa independencia, ha podido realizar obras como Artificial Love o la La Boucherie Éthique, esta última relacionada con el cambio climático y la ganadería, lo que supuso un buen altavoz para los problemas ecológicos que se dan en el sector.

El tema del cambio climático y sus consecuencias ha sido de interés para esta productora francesa, Les parasites, durante mucho tiempo. En octubre de 2018, realizaron para YouTube una entrevista cruzada entre uno de los fundadores de la colapsología Pablo Servigne y el astrofísico Jacques Blamont.

Para estos directores comprometidos, es hora de dejar de hacer el avestruz frente a la amenaza climática. El último episodio de la serie es una crítica feroz a la política de pequeños pasos y a la brutal indiferencia de las personas respecto este tema.

En El colapso, sus directores parecen rodar una historia basada en la teoría de Olduvai, que establece que la civilización industrial colapsará alrededor de 1930. Desde ese punto de partido, los capítulos despiertan en el espectador una sensación de urgencia y desasosiego.

 

En la serie se ve a las personas más inclinadas hacia la ayuda mutua que otros clásicos post-apocalípticos, como Mad Max o The Road. Porque no se trata de una competición. El colapso ya está en marcha y nuestra única opción es elegir cómo lidiar con eso. En España, esta serie puedes verla a través de la plataforma Filmin.