¿Por qué sigue existiendo la violencia?

Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa Laura Llorente
30 mayo, 2019
La violencia es intrínseca a la condición humana. Esto nos supone gran malestar como sociedad. Entre las múltiples teoría sobre el origen de la violencia y del mal, están las nietzscheanas y hegelianas. En este artículo exponemos parte de ellas. 

Los derechos humanos tienen como principal función proteger a los individuos y garantizar la satisfacción de sus necesidades vitales. Sin embargo, en épocas de guerra o en situaciones de violencia, de poco sirven dichos derechos, ya que nadie está a salvo de ser herido, dañado o violentado por el prójimo.

La teoría hegeliana sobre la historia se basaba en que los principios de tesis y antítesis (sucesos de la historia) finalmente se resolvían en lo que vino a llamar síntesis. La síntesis armonizaba los contrarios. Sin embargo, parece que Hegel, tanto en su teoría sobre la historia como en su teoría sobre el amo y el esclavo, era demasiado optimista.

Desde el prisma actual por el que podemos ver acontecimientos pasados y presentes y predecir futuros en base a la experiencia, postular que la historia avanza por su lado malo no es ninguna locura. La negatividad nos lleva “hacia delante” desde el principio de los tiempos.

Ya incluso en el Génesis podemos ver que Dios utilizó la forma violenta de echar del paraíso terrenal al ser humano por haber probado del conocimiento. El conocimiento solo debe poseerlo Dios. La mujer pecó de soberbia al comer la manzana del árbol de la sabiduría. La historia continúa con dolor: los hermanos Caín y Abel, donde Caín significa ‘posesión’ y Abel representa la inocencia, nos revelan el enigma de todas las tragedias: la posesión y el afán de poder.

Estatua de Abel

El espíritu de dominación y pulsión de muerte

Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que el afán de posesión es puro deseo de dominación. Cuando alguien no posee algo que desea, ha de buscarlo en algún lado. Es cuando nos encontramos que lo que esa persona anhela es posesión de otro y solo podrá obtenerlo quitándoselo.

Es precisamente esta pulsión de poseer la que lleva al ser humano hacia la violencia y le insta a matar. De ahí que Freud lo conceptualizara como «pulsión de muerte». La posesión no es más que el deseo de dominar al otro para quitarle lo que tiene. Si el portador del objeto de deseo del dominador se niega a darle lo que quiere, será asesinado.

La voluntad de poder, el espíritu de posesión y el deseo de dominación conducen a ese principio vital de aumento del que hablaba Nietzsche. Para conservar lo que se tiene, hay que expandirse.

En este mundo violento, ¿quién gana?

Para Adolf Hitler su espacio vital era Occidente; solo Alemania representaba la cultura y la fortaleza. Alemania tenía la voluntad de poder y ningún otro gobernador, ningún otro país, poseía lo que tenía Alemania. De esta idea nació su necesidad de expandirse y de matar para aumentar su imperio.

Como ya hemos dicho, cuando se desea algo, muchas veces hay que dominar al otro para poseerlo. En este caso, y como ya postuló Hegel, gana el que tiene menos miedo a morir.

El deseo de dominio es espiritual y, por lo tanto, motivador. Sin embargo, el miedo a morir es carnal y convierte al ser humano en un simple animal mamífero. El que sigue luchando mantiene su condición de hombre.

El mundo es de los amos. Ellos tienen el poder bélico y mediático necesarios para conquistar el mundo. Pueden apropiarse del mundo porque la gente tiene miedo. Y quien tiene miedo, no intenta sublevarse.

“Nosotros representamos el espíritu de Occidente”.

-Adolf Hitler-

Hombre en alto mientras otro destruye su apoyo

La voluntad de poder y la violencia

Para Nietzsche, en el hombre prima la voluntad de poder, lo cual es positivo y vital. La voluntad de poder arroja al ser humano hacia el mundo de la vida y no del trabajo. La voluntad existe porque es el constante devenir; se quiere a sí misma y no solo quiere conservar lo que tiene, sino que lucha por aumentarlo.

Es en este enfrentamiento que se produce entre lo que se tiene y lo que se desea, entre el amo y el esclavo, donde el esclavo se somete porque tiene miedo a morir y de esta manera queda reducido a cosa. Solo conservará su condición de hombre aquel que tenga menos miedo, que desee más cosas y que se atreva a dañar al otro para conseguirlas.

Esta teoría de la violencia postula que esta existe porque existió y existirá. Es consustancial al hombre y, por desgracia, está en su naturaleza.

  • De Zan, J. 2009: La Filosofía social y política de Hegel. Buenos Aires: Ediciones del Signo.